Leyes absurdas

Los magistrados sienten que si bien no tienen que recibir un bono vitalicio, cuando menos debería cubrir los dos años que están impedidos...

COMPARTIR 
Ana Paula Ordorica 23/05/2014 01:01
Leyes absurdas

Con el tema del haber de retiro para los magistrados del tribunal electoral tenemos una muestra más de lo absurdas que son algunas de nuestras leyes, que, al buscar evitar un acto —en este caso la corrupción— terminan queriendo tapar un error legal con carretadas de dinero.

El artículo 101 de la Constitución prohíbe a “las personas que hayan ocupado el cargo de Ministro de la Suprema Corte de Justicia, Magistrado de Circuito, Juez de Distrito o Consejero de la Judicatura Federal, así como Magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral [...] dentro de los dos años siguientes a la fecha de su retiro, actuar como patronos, abogados o representantes en cualquier proceso ante los órganos del Poder Judicial de la Federación”.

Por este párrafo de la Constitución es que los magistrados del Tribunal Electoral consideraron, en un primer momento, que era adecuado que se les diera un monto de retiro que ascendía a 700 millones de pesos para los siete integrantes por el resto de sus vidas.

Lo absurdo de la ley es que se redacta con el fin de evitar que durante su encargo como magistrados en el Tribunal Electoral incurran en conflictos de interés en aras de tener un empleo saliendo de su periodo en la institución.

Sin embargo, como en lugar de que la prohibición constitucional se focalice en la rama en la cual se desempeñan como magistrados electorales, que sería en materia de derecho electoral, ésta abarca todo lo que tiene que ver con ejercer como abogados ante tribunales federales, acaba siendo demasiado injusta. Y la corrección se ha buscado hacer vía esta pensión.

Así, aun cuando han declarado que renuncian a ese haber de retiro, los magistrados sienten que si bien no tiene que ser un bono vitalicio, cuando menos debería cubrir los dos años que están impedidos a desempeñar varias funciones laborales. Pero para no continuar con el escándalo, han anunciado que renuncian a este monto por completo y punto.

¿Por qué en lugar de querer darles esa pensión millonaria, los senadores no propusieron o intentaron modificar este artículo 101 constitucional para que la prohibición a los exmagistrados fuese a no desempeñarse en temas legales que tengan que ver con materia electoral?

Leyes absurdas no justifican respuestas absurdas de los legisladores. La respuesta para corregir una prohibición demasiado dura con quien se desempeña como magistrado del tribunal electoral debe de enfocarse a la Constitución, no a darles más dinero.

Los magistrados del tribunal electoral son funcionarios que ya están bien pagados y eso está muy bien. Lo que les hace falta es tener mejores reglas para cuando se retiren. Reglas que sólo les prohíban desempeñarse en el área en la que estuvieron activos como magistrados. En este caos, derecho electoral.

Ese cambio debería ser el enfoque de la discusión y no si el haber de retiro les corresponde o no.

                @AnaPOrdorica

Comparte esta entrada

Comentarios