A 22 días del derrame, el lecho del Río Sonora sigue teñido de cobre