Eligiendo las batallas

COMPARTIR 
Los Mikos 06/05/2014 00:00
Eligiendo las batallas

Queridos humanos, siguiendo con el análisis de su comportamiento, me llama la atención un dato sobre la seducción que ejercen sobre ustedes los eventos deportivos, por encima, incluso, de los eventos históricos que se supone han logrado que su presente sea el que es.

Es bien sabido que llegada esta época cercana a la Copa del Mundo, el mundial, el torneo más importante de fut o como sea que se le pueda decir, porque es probable que no sepan ustedes que el nombre que le ponen a esa justa es casi intocable por alguien que haya osado no pagar los millonarios derechos que piden los dueños, es decir, si no pusiste una suma millonaria en manos de quienes manejan el futbol en este planeta no puedes referirte al juego, sino es con revoltijos de palabras para no salir raspado; otra cosa bien sabida es que, cuando algunas semanas los separan del partido inaugural, un montón de gente se gasta un montón de dinero en las fotos de los jugadores con pegatina atrás, así es, las estampitas del álbum que nos muestra a los seleccionados (no oficiales) de cada país calificado, y no paran, intercambian, compran y trafican con sus calcomanías, trajeaditos de oficina, gente bien, pudiente, inteligente y preparada, metidaza en los tapados en la hora de la comida para conseguir la uno, en una encarnizada batalla.

Una batalla más trascendental se festeja cada año el 5 de mayo, casi complemento de los montones de días feriados que les gustan tanto a ustedes humanos flojonazos, se trata de la Batalla de Puebla, que se dio después de los excesos de la dictadura santannista y las batallas de la guerra de Reforma, México se encontraba en bancarrota sin poder saldar sus deudas con otros países. En 1862 las armadas de España, Inglaterra y Francia desembarcaron en Veracruz dispuestas a cobrar sus préstamos. Después de negociar con el representante de México, España e Inglaterra se retiraron.

Napoleón III, Emperador del segundo Imperio Francés, quería establecer una monarquía favorable para Francia y, asimismo, quería disolver el gobierno Constitucional Mexicano. Las fuerzas francesas al mando del general Lorencez se componían de siete mil soldados que salieron hacia la Ciudad de México.

El presidente Juárez le dio la orden al general Ignacio Zaragoza de detener el avance de las fuerzas armadas francesas en los fuertes de Loreto y Guadalupe cerca de la ciudad de Puebla. Zaragoza contaba con sólo dos mil hombres.

El 5 de mayo de 1862, los cañones resonaron y los rifles dispararon y más de mil soldados franceses cayeron muertos. Los mexicanos habían ganado la batalla, pero no la guerra. Sin embargo, esta fecha es la que simboliza el valor mexicano ante una armada tan formidable.

Recuerden humanos lo importante que es elegir nuestras batallas y también, claro que nos pueden seguir y enterarse de todas las barbaridades que descubrimos semana a semana en su planeta, a través de nuestra emisión televisiva todos los domingos, por ahí de las 22:30 horas Tierra y la ya clásica repetición de la madrugada por Cadenatres.

Además pueden buscarnos en la página oficial del canal www.cadenatres.com.mx y en las redes sociales como Facebook Grupo Oficial Mikorte Informativo o sigan a un servidor en Twitter: @monuelchangose.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red