Hacienda: ganarán la apuesta que querían perder

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 27/05/2014 00:49
Hacienda: ganarán la apuesta que querían perder

Este es el tercer informe de una apuesta que crucé públicamente en FOROtv y que quiero perder. Me encantaría que me derroten porque eso significaría que la economía mexicana está mejor, lo cual es positivo para el país. La apuesta es la siguiente. El gobierno de Peña y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, pronosticaron el año pasado que la economía crecería 3.9% durante 2014. Hace ya más de dos meses, frente a los datos que iban saliendo, dije que no había manera de alcanzar este número y que el crecimiento estaría por debajo de 3%. Junto con Gerardo Esquivel, le apostamos una cena a Raúl Feliz, Andrés Antonius y Luis De la Calle, todos ellos economistas y colaboradores de Es la hora de opinar, quienes pensaban que sí creceríamos por arriba de 3 por ciento.

¿Cómo vamos? Pues bien para la apuesta, pero mal para el país. Ya la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) realizó lo inevitable: ajustar a la baja su pronóstico. Ahora pienso que Esquivel y yo tenemos una gran probabilidad de ganar la cena:

Comunicado de prensa de la SHCP del 23 de mayo de 2014: “Hoy, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó el dato de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del primer trimestre de 2014, el cual se ubicó en 1.8% en su comparación anual. Con base en cifras ajustadas por estacionalidad, el PIB creció 0.3% contra el trimestre anterior. Con base en esta información y en la evolución económica reciente, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estima que durante 2014 el crecimiento real del PIB será de 2.7 por ciento”.

El asunto no es trivial y, por tanto, la apuesta no tiene nada de frívola. Al disminuir de 3.9% a 2.7%, el gobierno está recortando en 31% lo que había esperado que creciera la economía mexicana. Se trata de muchos miles de millones de pesos. ¿Cuántos?

Imaginemos que la economía es como un pastel. Lo que queremos es que ese pastel sea lo más grandote posible para que nos toque más a los que nos lo comemos. Eso significa que, con nuestro trabajo, hay que irlo aumentando cada año. Pues bien, a finales de 2013 la economía mexicana tenía un tamaño de 16.7 billones de pesos corrientes de acuerdo con el INEGI (billones en el sentido castellano, es decir, millones de millones de pesos). De ese tamaño era el pastel. La Secretaría de Hacienda pronosticaba que creceríamos en 3.9% que equivalen a 652 mil millones de pesos. Ahora predice que el pastel sólo crecerá en 2.7% o unos 452 mil millones de pesos. El recorte de 1.2 puntos en el crecimiento equivale nada menos que a 200 mil millones de pesos. Si el pastel se repartiera entre los 120 millones de mexicanos que somos, la caída en la expectativa de crecimiento equivaldría a una rebanada de mil 672 pesos por cada uno de los habitantes del país.

La SCHP no fue la única en bajar la semana pasada su pronóstico de crecimiento económico para México. También lo hizo el banco central:

Informe trimestral enero-marzo de 2014 del Banco de México publicado el 21 de mayo de 2014: “La desaceleración económica que se registró a finales de 2013 y principios de 2014 hace inevitable una revisión a la baja del pronóstico de crecimiento para 2014 en su conjunto. En particular, el intervalo de pronóstico para la tasa de variación del PIB en 2014 se ajusta de uno de entre 3.0% y 4.0%, a uno de entre 2.3% y 3.3% […] En este contexto, se estima que en el horizonte de pronóstico prevalezcan condiciones de holgura en la economía, de modo que no se prevén presiones de demanda sobre la inflación ni sobre las cuentas externas del país”.

Por su parte, los empresarios organizados del país también reaccionaron frente al ajuste de Hacienda:

Comunicado del Consejo Coordinador Empresarial del 26 de marzo: “Consideramos que la autoridad fiscal actúa con prudencia al emitir un pronóstico acorde al escenario perfilado por los distintos indicadores económicos, así como respecto a las expectativas de la mayoría de los analistas y del sector privado. Esto debe generar un proceso de reflexión, que la estimación oficial sea un piso mínimo que nos mueva a la acción. 2.7% de crecimiento es insuficiente frente a las necesidades y el potencial de México. Hay que ir por más”.

Tienen razón: hay que ir por más. Pero, por lo pronto, la probabilidad de que Esquivel y yo ganemos la apuesta del crecimiento de 2014 parece estar cercana al 100%. Una verdadera lástima porque, insisto, me hubiera encantado perderla. Es más: todavía espero que así sea.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red