Un raspón al Ejército

COMPARTIR 
Francisco Garfias 16/01/2014 01:52
Un raspón al Ejército

Michoacán no sale de la nota principal. La descomposición que se vive en esa entidad lastima el rostro reformador y democrático que el régimen se empeña en mostrar al mundo.

Peor aún: el Ejército salió raspado por el “forcejeo” —así lo llamó el secretario Miguel Ángel Osorio Chong— de soldados con civiles en la localidad de Antúnez, municipio de Parácuaro, durante la refriega con las autodefensas hace tres días.

¿Saldo oficial? Dos muerto. ¿Saldo inicial de la CNDH? Cuatro muertos. ¿Saldo de Noroña? 12 muertos. Saldo en las redes sociales: estratosférico.

Suma de todo: confusión, incertidumbre.

El martes nos anunciaban una partida de 250 millones de pesos adicionales para atacar el problema de violencia que azota la entidad. La cantidad parece ridícula si la comparamos con los miles de millones de pesos que se otorgaron a Guerrero por los desastres naturales.

No alcanza para gran cosa. Es un axioma que los criminales manejan recursos muy superiores.

También nos anunciaron que ya tenemos comisionado para la Seguridad y el Desarrollo de Michoacán. Es una designación, un decreto del Presidente de la República que proyecta al mexiquense Alfredo Castillo, hasta ayer titular de la Profeco, como uno de los hombres de confianza de Peña Nieto.

El nombramiento no garantiza, ni con mucho, el regreso a la normalidad en el estado, pero sí refleja la inutilidad —¿o complicidad?— de las autoridades locales frente a extorsiones, secuestros, saqueos, asesinatos, tráfico de drogas, quema de vehículos…

Es la insoportable realidad de Michoacán que, hoy por hoy, es lo más cercano a un “Estado fallido”.

Paralelamente supimos de la captura del líder templario Joaquín Negrete Arriaga, alias El Allegretti. Dicen que participó en emboscadas en las que fallecieron policías federales. Lo presentan como alguien muy importante en el seno de la organización delictiva.

Muy bien. Pero se necesita mucho más para cambiar la percepción de lo que sucede en la tierra de Lázaro Cárdenas.

¿De perdida La Tuta, no?

Ya lo decía ayer Josefina Vázquez Mota en el artículo Un país con miedo y sin ley que publicó en su blog personal.

“El miedo que se ha apoderado del país no dará tregua simplemente ignorando en los discursos las realidades que enfrentamos. Sólo el cumplimiento cabal de la ley y la fortaleza institucional, darán certeza y lograrán transformar el miedo en confianza”, asevera la ex candidata presidencial del PAN.

Otro gravísimo problema es la proliferación de las llamadas autodefensas que proyectan la imagen de que el estado vive una guerra civil. Noticiero tras noticiero los vemos trepados en camionetas luciendo tremendos Ak-47 que quién sabe de dónde sacaron.

¿Quién los financia?

En la izquierda sospechan de Óscar Naranjo, ex jefe de la Policía Nacional de Colombia y asesor de Peña Nieto en materia de seguridad, es el promotor de la idea de armar a las autodefensas para combatir al crimen organizado.

“Es el mismo esquema que se utilizó en aquel país: pero ya los rebasó el tema. Crearon un Frankenstein que ahora no pueden controlar ”, dijo ayer en la tribuna de la Comisión Permanente el diputado Ricardo Mejía de Movimiento Ciudadano.

El botón de muestra: Osorio les pidió que depusieran las armas y regresaran a sus localidades. Lo mandaron a volar.

Legisladores del PRD y de MC, por cierto, propusieron que el Congreso integre una comisión investigadora de lo sucedido en la localidad michoacana Antúnez, municipio de Parácuaro. Pero el PRI no quiso ni oír hablar del asunto. Condicionó su apoyo al punto de acuerdo a la exclusión de ese tema.

El resolutivo de la Permanente, presentado por las diputadas del PRD, Verónica Juárez Piña y Roxana Luna, y apoyado unánimemente, solicita al gobierno federal información sobre la presunta agresión del Ejército contra la población civil en Antúnez, ocurrido entre la noche del 13 y la madrugada del 14 de enero.

El texto exhorta a la CNDH a que investigue esos hechos.

Ernesto Cordero le quiere amarrar las manos a Gustavo Madero. Su voz se sumó al nutrido coro de los que solicitan la separación —no destitución, como se manejó en algunas notas—del jefe nacional del PAN, para que la contienda interna tenga piso parejo.

Al dar a conocer la postura que asumirá en el Consejo Nacional de este sábado —continuación del que se suspendió el pasado 30 de noviembre por falta de quórum—, el senador y aspirante a la presidencia del azul hizo otras peticiones.

Exigirá la intervención “temporal y plena” de las cuentas bancarias de los grupos parlamentarios azules en ambas cámaras, con el propósito de garantizar que los recursos de éstos no se distraigan en fines electorales o para beneficiar a candidatos.

¿Será que no confía en los coordinadores parlamentarios Jorge Luis Preciado, Senado, y Luis Alberto Villarrreal, Cámara de Diputados, que puso su rival Madero?, es pregunta.

En su cartita a Santaclós, de siete puntos, pide también la conformación de una comisión especial del Consejo Nacional que se encargue de investigar la negociación de asignaciones presupuestales a estados y municipios, entre otras cosas.

La cultura no es una prioridad para el gobierno federal. Un amigo muy bien enterado nos anuncia “nuevos recortes presupuestales” en Conaculta, el INBA, el INAH, Churubusco, Imcine. No dice cuánto, ni cómo, pero sí jura que no habrá purga de empleados. “Los planes y programas sí se ajustarán”, subraya.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios