El maratón... de la vida

COMPARTIR 
Ciro Di Costanzo 30/08/2014 00:54
El maratón... de la vida

Bien se dice que la vida es como un maratón. Lo suscribo. Tiene sus altas y sus bajas.

Hay veces que nos toca correr de bajadita y es la ocasión de acelerar.

Pero a veces tocan las subidas, y es momento de apechugar. Hay, incluso, veces que la subida nos agarra cansados o sin la suficiente energía. Bajamos la velocidad. En no pocas ocasiones se sufre. Lo importante es no rendirse. Nunca claudicar. Nunca darse por vencido. Habrá momentos complejos en los que sientes que el cuerpo no da más. No obstante, eso se resuelve si el foco está en la meta y no en el obstáculo.

Quizá los primeros kilómetros son las piernas. Pero los últimos, son el corazón y la mente lo que te permite seguir y desplazarte.

Como la vida.

Aperitivo: la pared:
la educación

Hay quien comenta que, algunas veces, por ahí del kilómetro 30, aparece la temida “pared”. Es la descripción que se hace en un momento en la que la mente recibe las alarmas del cuerpo y reacciona contra la voluntad, intentando frenarlo. Ése es el momento en que opera no sólo la hidratación, sino también la mente. No obstante, la reacción inicial es de parálisis.

En un momento similar se encuentra la educación en México, desde hace varios años. A pesar de que no es un secreto de que la mayoría de los problemas del país se pueden resolver con una educación de calidad, aplicada de manera universal entre la población. Más  allá de la cantidad de recursos que aportamos a la educación en este país, que son inmensos, basta ver los datos que dieron a conocer México Evalúa y Mexicanos Primero: más de 50 mil millones de pesos se malgastan en pagos de maestros que no dan clase. Quizá se pregunten ¿pero bueno, entonces en qué carajos se los gastan?

Pues ahí le va, por un lado se gastan en nóminas irregulares, es decir, en maestros “comisionados” o  aviadores, que sólo se presentan a cobrar su cheque.

Pero es que también hay los que están en nómina, pero no se sabe ni su ubicación ni su función. Esos rondan casi en 600 mil “maestros”. Cierto que hay jubilados, como es natural. Pero también hay... ¡muertos!, que ¡cobran!

Otros que laboran en otro lugar, o los que están ausentes, o de plano hay escuelas que sí tienen presupuesto, pero en realidad no tienen presencia física, ¡no existen!

¿Se imaginan ustedes, cuántas escuelas reales, libros, desayunos, maestros de primer nivel, computadoras, infraestructura, se podría pagar con eso para beneficio de los niños y las familias?

Y es que, además, resulta que este desastre que describo es sólo a medias, pues resulta que en amplias zonas del país los “maestros”... ¡se negaron a responder!

En Oaxaca 60% se negó a responder. En Michoacán y Chiapas, algo similar. Esto quiere decir que ni siquiera sabemos, ¡cuántos maestros hay! ¿Qué es esto? ¿Un sistema educativo? Es el maratón... de la educación nacional. En plena subida y sin tenis.

Piatto forte: La Bestia y la inmigración ilegal

Los operativos en el tristemente célebre tren llamado La Bestia, éste que lleva en su lomo a miles de inmigrantes a EU, han sido intensos. La ofensiva comenzó desde que las autoridades estadunidenses pusieron el grito en el cielo cuando se dieron cuenta de la espeluznante cifra de menores que llegan solos a los estados fronterizos de EU. Sólo de octubre del año pasado a julio de este año fueron más de 60 mil niños. No obstante, feroces operativos de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración, los ha mantenido a raya, a grado de que el mes pasado han llegado la mitad de niños que en junio. Hoy, cada vez más frecuente, La Bestia pasa sin pasaje en su techo. Las autoridades calculan que los migrantes centroamericanos que abarrotaban el tren van de los 600 hasta los mil, sorteando los peligros e incertidumbres propias del trayecto, desafiando a delincuentes y autoridades perniciosas para poder llegar a EU en búsqueda de una vida mejor, y en donde no pocas veces encontraban la muerte. No obstante, al éxito y la intensidad de los operativo, los expertos calculan que mantener la presión podría resultar contraproducente.

Esto por varias razones. En primer lugar, las condiciones de nuestra frontera sur son bastante limitadas y plantean un panorama de alta porosidad. Esto implica que si no pueden recorrer el país en el tren, probablemente se lanzarán por rutas no conocidas, ni convencionales, a un costo humano mucho mayor. Si ya de por sí La Bestia era un trayecto infernal, sólo piensen que será de ellos sin tren. Porque de que van a seguir pasando, van a seguir pasando. Quizá disminuyan, pero van a seguir pasando, por la simple hambre. ¿Recuerdan cómo nos quejábamos de la Patrulla Fronteriza? ¿No acabaremos pareciéndonos?

El maratón... de la sobrevivencia.

Dolce: Maratón de la Ciudad de México

Serán dos mil policías quienes resguardarán la seguridad este domingo en el Maratón de la Ciudad de México. 20 mil corredores. Una fiesta de la ciudad capital, una derrama económica en materia de turismo y una iniciativa poderosa en contra de la obesidad. Sí, una sociedad que hace ejercicio es una sociedad libre y feliz. Felicidades a Horacio de la Vega, quien encabeza el Instituto del Deporte en el DF, así como al jefe de Gobierno  Miguel Ángel Mancera por fortalecer el evento y sea una fiesta  deportiva de nivel internacional. Enhorabuena.

Café, desde luego. Pero también pasta y carbos, carbos.

¡Nos vemos en la meta !

                Twitter:@CiroDi

Comparte esta entrada

Comentarios