El subcampeonísimo Bejarano

COMPARTIR 
Adrián Rueda 19/05/2014 00:10
El subcampeonísimo Bejarano

Si el Cruz Azul es famoso por quedar siempre en segundo lugar del futbol, motivo por el cual se ha ganado el mote de subcampeonísimo, en la política hay alguien que no desentona con esa filosofía: René Bejarano Martínez.

El esposo de la dirigente formal de Izquierda Democrática Nacional, la senadora Dolores Padierna, ha comenzado su ataque para acelerar los tiempos político-electorales rumbo a las elecciones intermedias del próximo año.

El profesor de las ligas sigue queriendo espantar con el petate del muerto a quienes se dejen, a fin de que le entreguen sus canicas para negociar por ellos las posiciones más suculentas con las otras tribus y con el Gobierno del DF.

Aunque se promueve como uno de los líderes más fuertes, nada más hay que echarle un ojito a “sus” posiciones para entender que está en picada y que su final como cacique está a la vuelta de la esquina.

En el PRD nacional tiene la segunda posición a través de Alejandro El Sombrita Sánchez Camacho, al cual difícilmente se le juntan los cables para articular alguna frase coherente, pero es fiel como can y por eso está ahí.

Nadie lo respeta ni lo toma en serio, empezando por sus propios compañeros, precisamente porque es inofensivo, su jefe lo hizo secretario general del partido a nivel nacional.

O sea, segundo lugar (que en las próximas elecciones ni siquiera podrá sostener).

En la Cámara de Diputados el coordinador es Silvano Aureoles, de Foro Nuevo Sol, corriente pequeña; la número dos es Aleida Alavés, una diputada de IDN con bajísimo perfil que sueña con ser delegada en Iztapalapa.

O sea, también en San Lázaro la corriente de Bejarano tiene el segundo lugar.

Se podría pensar que a lo mejor cedió lo demás para echarle el resto a fin de que su esposa Lola liderara en el Senado, solamente que ahí quedó detrás de Miguel Barbosa.

O sea, en la Cámara alta, también segundo lugar.

Si a nivel federal es un segundón, era de esperarse que en el DF —“su fuerte”— impusiera su ley, pero en la Asamblea Legislativa tiene a Ariadna Montiel, cuestionada exfuncionaria capitalina, como secretaria general de la Comisión de Gobierno.

O sea, en segundo lugar y con la mitad de los diputados con los que inició la legislatura.

Y ya ni hablar del PRD capitalino, donde Bejarano no pudo imponer como presidente a Enrique Vargas y sólo le alcanzó —y eso porque Miguel Ángel Mancera se tocó el corazón— la secretaría general.

O sea, también el segundo lugar.

Y si de la administración del GDF se trata, sólo le dieron la Secretaría de Desarrollo Rural  en la persona de Hegel Cortés, sólo que esa dependencia es catalogada como una cartera de “asuntos sin importancia”.

O sea, otra vez segundón; él mismo es segundo de su esposa en la IDN, y hay que tener en cuenta que a los subcampeones nadie los recuerda, sólo existen los que ganan el primer lugar.

Por eso es increíble que con sus subcampeonatos  y con años de no ganar nada, el “sub-campeonísimo de las ligas” quiera seguir espantando alegando glorias pasadas.

Eso sólo pasa en el PRD.

CENTAVITOS… El que sigue pasando aceite con el videoescándalo de Nelson Toledo es el diputado Alejandro El Chino Robles, pues el presunto ilícito se cometió en el interior de su módulo como diputado de la ALDF. Aunque legalmente no tiene problema alguno, como Nelson es hermano de su jefe político, el delegado Mauricio Toledo, a El Chino le preocupa que el escandalito pueda ser usado para vetarlo el año entrante como candidato a diputado federal… La que ya se siente en la silla presidencial del PRI capitalino es Laura Arellano, quien a todo el mundo dice que ya es la nueva jefa y que se está acercando a la gente. Primero hay que ver si se queda, pues nadie la ha nombrado, y después ver qué entiende por “acercarse a la gente”, porque hasta el momento sólo ha hecho un par de actos cerrados con unos cuantos militantes cercanos a su jefe, Joel Ayala, para no arriesgar; dicen que los cuauhtemistas ya le pusieron el dedo y van por ella.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red