Chuchos querían rescatar a Ebrard

COMPARTIR 
Adrián Rueda 27/03/2014 00:00
Chuchos querían rescatar a Ebrard

A finales de febrero, apenas unas semanas antes de que el escándalo de la Línea 12 lo mandara a la lona, el alto mando de la tribu perredista Nueva Izquierda visitó en sus oficinas de La Condesa a Marcelo Ebrard para ofrecerle las perlas de La Virgen.

Jesús Ortega, Guadalupe Acosta Naranjo y el propio Carlos Navarrete buscaron al exjefe de Gobierno a fin de proponerle un acuerdo que, según ellos, lo pondría en los cuernos de la
Luna.

Quienes conocen los detalles de la visita aseguran que Los Chuchos le propusieron a Ebrard hacerlo diputado federal y jefe de la bancada perredista en San Lázaro en 2015, dándole espacio para sus cercanos, además de respetarle sus posiciones en el DF.

Y como cereza del pastel le aseguraron que en 2018 sería el candidato presidencial del PRD, como ha sido su sueño desde hace ya varios años.

La zanahoria estaba puesta sobre la mesa, pero la respuesta de Marcelo dejó boquiabiertos a los propios Chuchos: “Déjenme pensarlo y les aviso”.

Esa propuesta no pasó desapercibida en el edificio del Antiguo Ayuntamiento, hasta donde llegó la versión, y aprovechando la indecisión de Ebrard, en el GDF decidieron desactivarlo, pegándole donde más le iba a doler: su Línea Dorada del Metro.

Los operadores de Miguel Ángel Mancera le propusieron a su jefe actuar rápido para contrarrestar la intentona de Los Chuchos de apuntalar al “mejor alcalde del mundo” como su opción más viable para 2018, pues el actual gobernante también suspira por la candidatura.

Fue así como salió a la luz el fiasco que resultó ser la Línea 12 de Marcelo, que lo mandó a la lona con todo y sus excolaboradores, pues no hay ningún cercano que no haya salido salpicado en las sospechas de corrupción.

Con este golpazo, Ebrard no sólo dejó de ser atractivo para Nueva Izquierda, que en verdad quería rescatarlo, pues lo veían como un activo para 2018, sino que el Movimiento Ciudadano está repensando su invitación a recogerlo en el partido.

Y es que, aunque aún lo quieren en sus filas, los muchachos de Dante Delgado opinan que en el DF, donde querían que los hiciera fuertes, quedó prácticamente desactivado y ya no vale la pena tanto darle todo lo que pedía por firmar con ellos.

Marcelo quería los mejores espacios en San Lázaro y algunos lugares clave para él en el Distrito Federal, pero ya le mandaron el mensaje de que les sigue interesando, sólo que de momento ni en Jalisco ni en Veracruz puede disponer de nada.

Así como le pegó a Marcelo lo del Metro, también Los Chuchos salieron raspados, pues buscaban su apoyo a Navarrete para el PRD nacional —cosa que por supuesto no necesitan— y que a cambio de la candidatura presidencial los ayudara a apoderarse del DF.

Claro que eso no es tan grave para la tribu Nueva Izquierda, que ahora tendrá que voltear a ver de nuevo a Mancera y tratar de construir con él la candidatura presidencial, también a cambio del DF.

Así que lástima Marcelito, quien la tenía, era suya y la dejó ir.

CENTAVITOS… Una encuesta realizada por la delegación Miguel Hidalgo sobre los probables sucesores de Víctor Hugo Romo para 2015 revela datos muy interesantes, que no necesariamente son muy halagadores para los empleados del delegado. Y es que entre los favoritos para el relevo no aparecen con buenas  posibilidades ninguno de los delfines de Romo, sino al contrario, ya que el más conocido y con  mejor imagen, después del delegado, es el diputado Roberto Candia. Muy atrás aparece su encargado de Desarrollo Social, Ulises Labrador Hernández, y casi al fondo David Razú, encargado de Gobierno. De Romo, por ejemplo, ha escuchado hablar 72.3 por ciento; de Candia, 45.3, y de Ulises 18. Los demás, incluido al PAN, son los de menos, pero el dato que debe preocupar a los muchachos de Romo es que Candia tiene buena imagen y 33.6% lo ve como candidato; a Agustín Barrios Gómez, el 14, y a Ulises sólo el diez. Parece que la cosa en Miguel Hidalgo está cantada.

Comparte esta entrada

Comentarios