Investiga el Senado corrupción interna

Médico denuncia que uno de sus jefes le exigió parte de su salario para que pudiera seguir laborando; la Contraloría, a cargo de las pesquisas

COMPARTIR 
28/05/2014 09:36 Leticia Robles de la Rosa
Médico denuncia que uno de sus jefes le exigió parte de su salario para que pudiera seguir laborando; la Contraloría, a cargo de las pesquisas.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de mayo.- El Senado abrió un proceso de investigación por presuntos actos de corrupción en torno a una presunta rasurada de nómina en su departamento de Servicios Médicos, cuya principal afectada aún no señala a los responsables.

La Contraloría Interna recaba la información para castigar al responsable o responsables de una supuesta acción de corrupción hecha pública por la doctora Alma Rosa Luna Martínez, quien acusa a uno de sus superiores de pedirle un porcentaje de su salario, y que, al no querer entregarlo, la castigó laboralmente.

La acusación de la médica es indagada ya por la Contraloría Interna del Senado, que recoge datos.

La investigación debió detenerse por una semana, pues Luna Martínez, quien como médico dictaminador especializado tiene un ingreso bruto mensual de 38 mil 735.58 pesos más prestaciones, hasta anoche no se había presentado a la Contraloría a señalar al o a los responsables.

De acuerdo con información recabada por Excélsior, la Contraloría, a cargo de Marco Antonio Loaiza Montaño, en calidad de encargado, ya citó a comparecer a los involucrados, incluido el jefe de Servicios Médicos, el doctor Juan Francisco Omaña Villa, quien por poco más de 14 años tuvo una relación profesional cordial con la doctora Luna Martínez, hasta que hace tres años se distanciaron de manera notoria, según el relato de trabajadores del Senado.

38 mil 735.58 pesos es el salario bruto mensual percibido por la denunciante.

En febrero pasado, este diario reveló el caso del exdirector de Comunicación Social del grupo parlamentario del PAN en el Senado, Fernando Bretón, quien fue denunciado por su excolaboradora Lilia Yolanda Arriola, de haberle solicitado 64% de su salario para dejarla trabajar.

Fue también en las páginas de Excélsior del pasado 29 de abril cuando se conoció públicamente el caso de la doctora Alma Rosa Luna Martínez, quien hace tiempo hizo saber al secretario general de Servicios Administrativos, Rodolfo Noble, las irregularidades en el área médica del Senado y que hace tres años le intentaron quitar la mitad de su salario.

De inmediato, la Mesa Directiva del Senado solicitó que se clarifiquen los hechos, por lo cual se dio vista a la Contraloría para que sea ella la que esclarezca el caso, lo cual comenzó a hacer desde la primera semana de mayo.

De acuerdo con los antecedentes laborales de los dos principales involucrados en el caso, la doctora Alma Rosa ingresó al Senado en 1997; fue hasta 2010, ya con Rodolfo Noble como secretario general de Servicios Administrativos, cuando se incorporó al Servicio Técnico de Carrera, con el nivel CFTC3, con el puesto de médico dictaminador especializado, adscrita a la Unidad de Servicios Médicos del Senado.

Sus percepciones mensuales ascienden a 25 mil 998 pesos después de impuestos y descuentos y recibe un vale mensual de mil 600 pesos para despensa, con derecho a estímulos semestrales; le fueron otorgados después de 10 años de no tener un ascenso económico significativo.

Juan Francisco Omaña Villa ingresó al Senado en 1994, en la presidencia de Fernando Ortiz Arana; desde 1998 es jefe de la Unidad de Servicios Médicos con un salario neto mensual de 80 mil 800 pesos más prestaciones como automóviles, teléfono celular, vales de despensa y prestaciones de mando medio. En los últimos tres años ha sido relacionado en dos escándalos.

Según relato de diversos trabajadores del Senado con más de 15 años de trabajar ahí, los problemas entre Omaña y Luna Martínez empezaron hace tres años.

jpg

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red