Se desinfla el Tucom azul

COMPARTIR 
Francisco Garfias 13/02/2014 01:11
Se desinfla el Tucom azul

Ernesto Cordero va hasta el final de la contienda interna por la jefatura nacional del PAN. No declina por nadie. Lo dejó claro en la reunión que sostuvo, la noche del martes, con Josefina Vázquez Mota, asegura garganta azul.

A ese encuentro, que supuestamente sentaría las bases para lograr una “candidatura de unidad” para evitar la reelección de Gustavo Madero, asistieron, entre otros, Ernesto Ruffo y don Luis H. Álvarez.

Se celebró en las oficinas que la excandidata presidencial tiene en la Ciudad de México.

En otras palabras, si hay “candidato de unidad” contra Madero tendría que ser el senador calderonista.

Testigos de ese cónclave azul dicen también que la excandidata presidencial del PAN nomás no da color sobre si contiende o no por la jefatura nacional. Es la puntera en las preferencias. Lo dicen las encuestas. Pero no tiene operadores al interior del partido y así es difícil ganar una elección en la que participan los militantes.

Panistas consultados por este reportero aseguran que Josefina no muestra mucho entusiasmo frente a la posibilidad de dirigir el partido. No descartan que, al final, asuma una postura neutral con el consabido argumento de que es por el bien del PAN.

Un tercer aspirante, Juan Manuel Oliva, miembro del dividido Yunque, ni siquiera asistió a la mencionada reunión.

Casi todos —incluido este reportero— nos fuimos con la versión de que el exgobernador de Guanajuato sí estaba entre los “conspiradores antimaderistas”.

Pero ya dejó claro que no estuvo.

Cordero, eso sí, se reunió ayer con el otro integrante del Yunque que ha declarado sus intenciones de contender: el ex titular de la Conagua, José Luis Luege.

Por espacio de una hora charlaron los dos en la Brasserie Lipp del Hotel Marriot de Polanco, antes de que se iniciara el acto donde el expresidente Calderón presentó su Fundación Desarrollo Sustentable. Juan Carlos Romero Hicks, otro aspirante declarado, se les unió 15 minutos antes de que se levantaran de la mesa.

Felipe Calderón, por cierto, tuvo el cuidado de desmentir públicamente las versiones de su inminente regreso a la política para ayudar a Cordero a convertirse en presidente del PAN.

“El único regreso que tengo es el día de mañana a Boston”, declaró el expresidente quien, dicen sus allegados, no tiene la menor intención de meterse en el proceso interno del azul. ¿Será?

Felipe, eso sí, le deseó a Peña Nieto éxito en su estrategia en Michoacán.

Ni un maderista destacado asistió al evento en el que Calderón presentó su fundación. Ni Molinar ni Villarreal ni Villalobos ni Preciado. Tampoco panistas que colaboraron en el Pacto por México, como Santiago Creel o Alejandro Zapata.

Escala la tensión en Tabasco por el bloqueo de los pozos petroleros derivado de la cascada de reclamos de indemnizaciones provocados por el incendio de Pozo Terra 123, en Nacajuca.

Pemex ya amenazó incluso con suspender los millonarios proyectos que tiene en la entidad, si el gobierno perredista de Arturo Núñez mantiene su “actitud totalmente omisa” frente a manifestaciones de “claro tinte político”.

La gota que derramó el vaso fueron los señalamientos que atribuyen a César Raúl Ojeda, secretario de Gobierno, en el sentido de que los bloqueos no son competencia de las autoridades estatales.

José Luis Fong, subdirector de producción de la región sur de la empresa, advirtió que Pemex no va a poder invertir en ese ambiente de tensión y conflicto. Los recursos puede ir a otro estado, dicen.

No estamos hablando de cacahuates. La petrolera destinó 60 mil millones de pesos a sus actividades en Tabasco, cantidad que se reduciría a la mitad si no se solucionan los conflictos que tiene paralizada la producción.

La visita al Senado de Anthony Wayne, embajador de Estados Unidos, provocó jaloneos entre senadores que integran comisiones relacionadas con política exterior.

Otra vez pusieron a la panista Gabriela Cuevas, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, en la mira. Dicen que convocó al representante de Washington en México sin agenda y sin tomar en cuenta a las otras comisiones, en particular la de América del Norte.

Hablamos con Gabriela. Nos mandó copia de la convocatoria a la reunión con Wayne, enviada el pasado 6 de febrero. El documento trae acuse de recibo de todos los senadores de la citada comisión, incluida su titular, Marcela Guerra.

Al encuentro con Wayne asistieron también Emilio Gamboa, Jorge Luis Preciado y Raúl Cervantes.

Gabriela quedó sorprendida de la disposición del diplomático.

No sólo el encuentro se alargó media hora más de lo previsto, sino que Wayne se prestó a un formato de pregunta-respuesta, donde ningún bilateral tema quedó sin tocarse.

La panista, por lo demás, abogó por los 17 mil niños que anualmente son deportados de la Unión Americana. Le dijo al embajador que 70% viajan solos y 30% tienen menos de 11 años. Le expuso también que en algunos condados de aquel país “los dan en adopción”.

Uno que respira más tranquilo es el senador panista por Aguascalientes, Martín Orozco, a quien el Poder Judicial local le seguía un proceso por ejercicio indebido de la función pública.

Orozco ya no tendrá que ir a firmar cada 15 días a los juzgados del Cereso local. La Suprema Corte de Justicia le concedió el amparo para suspender el proceso jurídico. Podrá retomarse hasta que concluya su encargo como legislador en 2018.

El Tribunal Supremo dio así un revés al juez Alfredo Quiroz García, a quien Orozco acusa de haberle fabricado delitos.

El citado juez lo obligaba a firmar cada dos semanas y solicitar permiso para salir de la entidad, “sin importarle el fuero constitucional al que tiene derecho como senador”.

                www.elarsenal.net

                http://panchogarfias.blogspot.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red