El aborto es una práctica horrorosa, afirma la Arquidiócesis

Se sumó al rechazo del Papa Francisco en torno a la práctica del aborto, el cual calificó como "una práctica horrorosa, pues acaba con la vida de los más indefensos"

COMPARTIR 
19/01/2014 16:20 Notimex

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de enero.- La Arquidiócesis Primada de México se sumó al rechazo del Papa Francisco en torno a la práctica del aborto, el cual calificó como "una práctica horrorosa, pues acaba con la vida de los más indefensos".

Ante algunas declaraciones del Papa Francisco y que, afirmó, fueron interpretadas "equivocadamente" por algunos, en el sentido de que el pontífice "daría carpetazo al tema del aborto", la Arquidiócesis respaldó la postura del papa Francisco en contra de esa práctica.

El Santo Padre frenó drásticamente todas las especulaciones y ratificó la postura histórica de la Iglesia Universal en contra del aborto", subrayó en el editorial de su semanario Desde la Fe.

Destacó que la Iglesia ha pugnado siempre por un debate de altura sobre ese tema, donde todas las voces sean escuchadas, "hasta alcanzar una verdadera solución a los problemas de las mujeres, que siguen siendo marginadas y subvaloradas".

Por ello, subrayó que tampoco dejará de insistir en que es más importante desarrollar políticas públicas de educación y de responsabilidad que "medidas criminales que además de terminar con la vida de niños inocentes matan el alma de las mujeres que abortan".

Y a "quienes quieren llevarse" al Papa Francisco a su terreno, insinuando que ha cambiado de opinión, la Arquidiócesis dijo: "se equivocan. El Papa no traicionará la fe ni la moral de la Iglesia. No va a legitimar el aborto", expuso al parafrasear al arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar.

Por separado, el cardenal Norberto Rivera Carrera pidió a los feligreses no caer en un doble extremo ante los pecados personales y los pecados sociales, a reconocer "nuestros pecados y miserias".

En ocasiones nos resistimos a reconocer nuestros pecados y nuestros males, embriagados por nuestra soberbia creemos estar más allá del bien y del mal, queremos convencernos a nosotros mismos que vamos por el camino correcto, cuando hay tantas cosas que urge enderezar en nuestra vida y en la vida de nuestra sociedad", explicó.

De esta forma, Rivera Carrera llamó a reconocer que "estamos necesitados del Salvador, porque las salpicaduras del pecado del mundo nos llegan a cada uno en lo personal y a nuestra sociedad".

Además de no reconocer el pecado, advirtió que hay "otro extremo muy peligroso" que es "exhibir y reconocer nuestros pecados y nuestros males, remarcarlos para exasperar, para llegar a la violencia, para caer en la depresión, para llegar a quitarnos y quitar a los demás la esperanza".

El prelado recordó que es bueno acudir al psicoanalista, al psiquiatra o al psicólogo para muchos de nuestros males, pero si de verdad queremos sanar de nuestros pecados, sólo hay uno que quita el pecado, Cristo Jesús.

Durante la misa se oró por la justicia y la paz, así como por quienes practican la solidaridad internacional, en pro de la cancelación de las deudas de los países pobres, y de que "podamos también luchar por la justicia".

jgl

Comentarios

Lo que pasa en la red