El SNTE cumple 70 años y borra su historia

Elimina de su sitio web registro de todos los líderes. Borran de la página oficial cualquier mención de Elba Esther Gordillo. El actual líder se ha dedicado a impulsar la unidad para evitar fracturas y divisiones internas

COMPARTIR 
22/12/2013 04:49 Lilian Hernández

CIUDAD DE MÉXICO, 22 de diciembre.- Este jueves 26 de diciembre el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cumple 70 años de vida, pero de su historia no hay ningún registro en la página oficial del gremio.

Los nombres de los líderes que precedieron al actual presidente del sindicato, Juan Díaz de la Torre, simplemente no aparecen, fueron omitidos del sitio web y no hay manera de conocer quiénes han dirigido el sindicato más grande de América Latina y que en siete décadas ha sido un aliado del gobierno en turno.

En el apartado ¿Quiénes somos? El sindicato sólo señala que es una organización sindical surgida por acuerdo del Congreso Nacional de Trabajadores de la Educación celebrado en diciembre de 1943 en el Palacio de Bellas Artes.

35 Mil maestros tenía el SNTE en 1943.

Sin embargo, la página oficial del SNTE decidió borrar a sus pasados secretarios generales y a quien fuera presidenta del gremio por casi 25 años, ya que en ninguna sección del sitio hay alguna mención de ellos.

De hecho, parece que el sindicato optó por ocultar todo lo relacionado a Elba Esther Gordillo, luego del escándalo de la detención en febrero de este año, de modo que todas las frases de la ex lideresa que antes sobresalían en el sitio con letras mayúsculas o en colores atractivos fueron borradas.

Y en ese intento de hacer omiso lo que ocurrió en febrero de 2013, Juan Díaz emite un mensaje destacando que el presente año “ha sido uno de los más constructivos para el SNTE”, porque la discusión y aprobación de la reforma educativa abrió un proceso de “nuevos desafíos para nuestra organización sindical”.

Retoman el diálogo

En medio del encarcelamiento de Gordillo Morales, de la aprobación de la reforma y sus leyes secundarias, y ante las inconformidades que brotaron dentro del sindicato, ocasionando con ello una desestabilidad entre los agremiados, fuentes del mismo sindicato dijeron a Excélsior que a lo largo de 2013 Díaz de la Torre tuvo que pedir a sus secretarios seccionales de los estados evitar a toda costa que la bases se manifestaran contra dicha reforma; a fin de retomar la relación con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Fue así como, en 2013, la dirigencia nacional del gremio se dedicó a hablar de unidad, orgullo y compromiso, pese a la tensión interna que había y de la que temían se profundizara precisamente en su 70 aniversario.

Incluso, los discursos del presidente del SNTE revelan la turbulencia que ocasionó la detención de Gordillo Morales en medio del rechazo a la reforma educativa, pues en la mayoría de ellos les pide a los agremiados mantener la unidad, así como comprender que están en una etapa de reestructuración.

Para abundar al respecto y saber por qué no aparecen en el sitio oficial los líderes que ha tenido el gremio durante siete décadas, Excélsior solicitó hace un mes una entrevista con su dirigente, pero debido a “la apretada agenda” de Díaz de la Torre fue imposible el encuentro con el líder magisterial a quien también se le habría solicitado hacer un balance a 70 años del SNTE.

Un claro ejemplo de que se ha dedicado a evitar las divisiones internas lo dejó entrever el pasado 27 de noviembre al encabezar la ceremonia del 70 aniversario “Unidad y Fraternidad” de la sección 17 en el Estado de México, donde convocó a los maestros a ser responsables y evitar la traición.

No hay pretexto, es unidad, es orgullo, es compromiso y es trabajo institucional: a eso los convoco, no hay traición, no hay timoratos, hay responsabilidad histórica frente a lo que tenemos que hacer. Las actuales condiciones no admiten conciencias temerosas ante los cambios, debemos asumir el reto que implica su condición, tomar en nuestras manos el lugar estratégico que la historia nos está demandando”, aseveró en aquel acto.

Con frases similares se ha dirigido a los maestros de todo el país, enfatizando que son un gremio que en 70 años ha sabido adecuarse a las circunstancias, porque “hay disposición, capacidad y responsabilidad”, pero sobre todo, según Díaz de la Torre, porque el SNTE “siempre ha mostrado la apertura al cambio y a las transformaciones”.

 

 

Traiciones y lucha del poder salpican la sucesión sindical

 

En las siete décadas de vida del SNTE, las sucesiones de sus dirigentes nacionales han estado salpicadas de traición, de lucha por el poder y de acusaciones, con tal de ocupar el máximo cargo del gremio que agrupa a más de un millón 500 mil trabajadores de la educación.

Especialistas en temas sindicales coinciden en que los tres cambios más recientes en la dirigencia del gremio son prueba fehaciente de que quienes se decían los maestros más leales a su líder sindical y que se ganaron la confianza de ellos, siendo incluso secretarios particulares, pasaron de aliados a Judas.

Juan Díaz, líder del SNTE, asumió la dirigencia cuando detuvieron a Elba Esther Gordillo, y tras ese hecho jamás volvió a referirse a ella como la maestra, sino como “la compañera”.

Luego de que Gordillo lo convirtió en el encargado de las finanzas del sindicato por haberse ganado su confianza y ser amigo de su yerno Fernando González Sánchez, Díaz asumió su cargo y enterró a su ex presidenta en el olvido.

Antes del escándalo en el que se vio envuelta Elba Esther, Díaz de la Torre empezó a estar junto a Gordillo en los consejos nacionales, desplazando al secretario general Rafael Ochoa.

Incluso la presidenta del SNTE declaró enfrente de Juan Díaz que cuando ella dejara el cargo, quien ocuparía su lugar tendría que ser un maestro preparado, con visión innovadora y modernizadora de la profesionalización del magisterio en alusión al actual presidente del gremio.

Tras su detención se cumplió la sucesión que ella misma había estimado, con la gran diferencia, de que Juan Díaz se deslindó de su antecesora, pues en ningún momento abogó por su inocencia, señalando que la ley era quien tendría que actuar para juzgarla.

Algo similar pasó con las designaciones de Gordillo y Carlos Jonguitud, quienes pagaron con la misma moneda a sus líderes, luego de haber sido parte del círculo más cercano del dirigente nacional.

El ocaso del liderazgo de Jonguitud Barrios estuvo salpicado de traición por parte de Gordillo, quien después de haber sido su más cercana colaboradora y su protegida, terminó destituyéndolo en 1989 mientras las movilizaciones de la CNTE le dieron fuerza a la maestra para destronarlo.

Recuentos desglosados en el libro Los socios de Elba Esther, de Ricardo Raphael, relatan que ante las marchas de la coordinadora que exigía ciento por ciento de aumento salarial y que a Jonguitud se le había salido de las manos ese movimiento, estaba consciente de que era momento de renunciar.

Era un hombre cuyo carácter político había sido forjado por el régimen priista. Muy bien sabía que no tenía posibilidad alguna de oponerse a una decisión presidencial”, relata Raphael en el primer capítulo de ese libro.

El predecesor de Gordillo terminó su liderazgo de una manera similar a la que lo obtuvo. Investigaciones históricas del Instituto Nacional de Antropología e Historia dan cuenta de que luego de orquestar acusaciones contra el dirigente Carlos Olmos y lograr que las bases aprobaran su desconocimiento al frente del SNTE, dos años después, en 1974, Jonguitud tomó las riendas de la organización gremial, manteniéndolas hasta 1989 como el primer líder vitalicio del sindicato, cuando, ya enfermo, Elba Esther Gordillo aprovechó sus logros y acercamiento a Jonguitud para ser la elegida por el presidente Carlos Salinas de Gortari como la nueva secretaria general del SNTE.

En 1977, Gordillo se convirtió en la primera secretaria general mujer de la sección 36 del SNTE en el Estado de México, por decisión de Jonguitud, quien detrás de la elección decidió que ella fuera la nueva dirigente de esa sección.

“A velocidades insospechadas, se volvió la mejor alumna de Carlos Jonguitud”, señala Los socios de Elba Esther, en el que se explica que gracias a la protección que le daba Jonguitud, la maestra creció en su carrera política dentro del PRI y del SNTE, logrando ser parte de la dirección del gremio, aprendiendo el manejo de las cuotas, de los recursos entregados al sindicato y de las negociaciones con los gobernadores.

Pero al darse cuenta de que “su pupila” lo estaba rebasando, Jonguitud decidió bajar su influencia en la vida política, lo cual en realidad ocasionó que ella fuera quien lo sacara del liderazgo del SNTE.

Manuel Sánchez Vite fue otro de los secretarios que supo ascender rápidamente hacia cargos importantes dentro del sindicato, lo cual le dio poder político para colocarse en puestos de elección popular, pues con el respaldo del gremio fue gobernador de Hidalgo, senador, diputado y presidente nacional del PRI.

Dentro del sindicato escaló rápidamente en nombramientos importantes dentro de la organización, pues empezó como secretario general de la sección 9 y dos años después fue nombrado secretario de propaganda del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE y, en 1952, secretario general del mismo hasta 1955, cargos que le dieron las bases para desenvolverse en la política mexicana, con puestos públicos que desempeñó bajo el respaldo del PRI.

Para Carlos Ornelas, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, especializado en temas educativos, las maniobras hechas por quienes se convirtieron en los líderes del SNTE revelan que “sus dirigentes han sido corruptos, pero no son tontos, tienen historia y experiencia”, porque se integraron al CEN, donde adquirieron el conocimiento básico del sistema sindical y educativo “para usarlo en beneficio de sus camarillas”.

La lealtad en el SNTE, dijo, se ha convertido en la carta fuerte para la traición y el olvido de quienes les dieron la protección y el impulso para ascender en el gremio.

 

 

“Hoy el sindicato está en fase de reestructuración”

 

En 1943 había 35 mil maestros afiliados al SNTE; hoy suman un millón 500 mil los profesores que constituyen el sindicato más grande de América Latina, el cual, a 70 años de su creación, se mantiene como uno de los gremios más consolidados, pese a las caídas de líderes corruptos, de divisiones internas y de conflictos con grupos disidentes del magisterio.

Este año, precisamente cuando su ex presidenta Elba Esther Gordillo fue detenida  por las acusaciones de delincuencia organizada y lavado de dinero, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) está de fiesta por su 70 aniversario.

Siete décadas en las que ha sufrido turbulencias que pusieron en riesgo la unidad del gremio, en las que sus líderes han sido sustituidos por sus propios aliados más cercanos y en las que grupos disidentes han intentado destruir a “los profesores charros”.

DISCIPLINA. Según investigadores, ni los cambios abruptos en el SNTE por órdenes de los presidentes han roto las lealtades. Ahora se está revisando lealtades.

Sin embargo, ni los cambios de sus secretarios generales de manera abrupta por orden del Presidente en turno han roto las lealtades de sus agremiados; pues entre ellos permea una cultura corporativista que logra contener la indisciplina y que con dinero conserva la lealtad.

De acuerdo con investigadores y académicos especializados en educación y en temas sindicales, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ha logrado mantener poder durante siete décadas, por diversos factores, pero especialmente se debe a que el gobierno lo necesita para mantener la gobernabilidad, lo tiene como aliado y lo mismo ocurre con los gobernadores.

Es una organización sindical que, por el número de afiliados dispersos en el país y de la confianza que deposita la gente en los maestros, ha sabido ganar terreno político, haciéndose “amigo de los presidentes y gobernadores”, quienes incluso han llegado a esos puestos de elección popular por el apoyo electoral del gremio.

Sólo por ese aspecto, señalan expertos en el tema y ex funcionarios de la SEP, el sindicato es un monstruo de mil cabezas, un depredador, que durante sus 70 años de existencia ha buscado beneficios a cambio de ser un aliado del gobierno federal y de los estatales, porque conoce las normas de obediencia, de subordinación, las recompensas que pueden recibir y traiciones que pueden tener si no se ajustan, porque son reglas no escritas, que se cumplen.

En las siete décadas, dijo el especialista de la UAM Carlos Ornelas, el gremio “sí se ha debilitado”, pero el gobierno federal no lo extermina porque “es parte del ADN de los priistas pensar que lo pueden controlar”.

De ello también da cuenta una investigación del académico de El Colegio de México Alberto Arnaut en el texto El SNTE: de la federalización centralizadora a la federalización descentralizadora, en donde señaló que con el apoyo del gobierno en turno, el gremio magisterial no sólo monopolizó los intereses laborales, sino que también “sus intereses profesionales y políticos”, invadiendo un segmento importante de la dirección técnica y administrativa de la educación en los gobiernos federales y estatales.

UN MONSTRUO. El sindicato en 70 años es un depredador que ha buscado beneficios a cambio de ser un aliado de gobernadores y del gobierno federal.

Pero además de ocupar cargos públicos dentro de la SEP y las secretarías de las entidades, el académico Arnaut puntualizó que desde su origen el sindicato no sólo intervino en la defensa del salario y el respeto a las condiciones de trabajo de sus miembros, también “en el control de las condiciones de trabajo e incluso la permanencia en sus puestos de confianza”.

La influencia en el panismo

El sindicato penetró las decisiones de las autoridades educativas, logrando con ello mayor poder político y mayor control de las plazas magisteriales, llegando al extremo de influencia durante los dos sexenios panistas, cuando Vicente Fox y Felipe Calderón le brindaron su respaldo total a la maestra Gordillo con cuotas políticas en puestos estratégicos dentro de la SEP, el ISSSTE y la Lotería Nacional.

No obstante, el académico de la Universidad Autónoma del Estado de México Aldo Muñoz detalló que, cuando la presidenta del SNTE parecía ser la más intocable, su aprehensión tambaleó a la organización gremial, aunque el desequilibrio que vivieron los integrantes del Comité Ejecutivo Nacional y los dirigentes estatales con sus bases no logró causar una crisis dentro del sindicato.

El SNTE siempre ha tenido bajas, ha tenido problemas, pero realmente nunca ha estado en crisis”, aseveró Ornelas.

Han pasado 70 años de su origen, y hoy esa organización gremial se encuentra en una fase de reestructuración, de reorganizar sus cuadros, de revisar lealtades y de recomponer el camino, pues con la caída de quien llevaba casi 25 años al frente del sindicato se vieron obligados a tener reacomodos para mantener su unidad, coinciden los académicos de la UAM y de la Autónoma del Estado de México.

Una de las acciones principales para conservar la calma entre las bases magisteriales y evitar las divisiones se muestra en las constantes giras de su actual presidente, Juan Díaz de la Torre, quien desde que sustituyó a Gordillo Morales tuvo que armar una intensa agenda de visitas por todas las secciones sindicales del país, a fin de tranquilizar a los docentes y pedirles que eviten las divisiones.

Reconocen debilidad

Aunque Díaz de la Torre no ha reconocido públicamente que la detención de Elba tambaleó la unidad.

Lo anterior para Ornelas es una señal de debilidad política, surgida a raíz de que en diciembre de 2012 el SNTE decidió oponerse a la Reforma Educativa propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto.

Aunque no es perceptible para muchos, ahí surgió una debilidad dentro del sindicato”, explicó el académico e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Sin embargo, el profesor de El Colegio de México Manuel Gil Antón, subrayó que, por tratarse de una estructura corporativa de control, que tiene estrategia política y que conoce la operación de la educación en el país, recuperará la fuerza que la caracteriza para ser un sindicato que ofrece mayor gobernabilidad al Ejecutivo federal y a los gobiernos estatales.

Cumple 70 años cuando regresa un partido que entiende que la relación corporativa con ese sindicato es muy importante. Cuando Emilio Chuayffet (titular de la SEP) dice que la Reforma Educativa estuvo orientada a recuperar la rectoría de la educación, me parece que hasta el momento ha estado orientada a recuperar la rectoría en el sindicato”, afirmó Gil Antón.

La desestabilización surgió en febrero de 2013 con la caía de “la maestra”, hoy en menos de un año, “vemos a un gran colaborador de la propia Elba Esther, Juan Díaz de la Torre, que ahora es una persona que se recibe en Los Pinos con derecho de picaporte”.

 

LOS CONVENIOS

  • La SEP y el SNTE firmaron el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica y que fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el 19 de mayo de 1992.
  • El 8 de agosto de 2002, la SEP y el SNTE firmaron el Compromiso Social por la Calidad de la Educación.
  • El 15 de mayo de 2008 el gobierno federal a través de la SEP y el SNTE firmaron la Alianza por la Calidad de la Educación, con la que iniciaron el concurso de plazas docentes.

1.5 Millones de afiliados tiene el sindicato más grande de América Latina.

 

 

Ex cajera del magisterio pide se dicte sentencia

 

Sin haber ofrecido una sola prueba y haberse negado a declarar, la ex cajera del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) Nora Guadalupe Ugarte pidió a un juez cerrar el proceso que se sigue en su contra y “dictar prácticamente sentencia” en la causa penal donde también es procesada su ex jefa Elba Esther Gordillo por delitos del crimen organizado y lavado de dinero.

La petición fue aceptada por el Juzgado Sexto de Distrito de Procesos Penales Federales en la Ciudad de México, a cargo del juez Alejandro Caballero Vértiz, quien otorgó un plazo de diez días más a la testigo protegido de la PGR para ofrecer pruebas adicionales en el expediente.

Sin embargo, a juicio del abogado de Gordillo, Marco Antonio del Toro, la acusada “no ofrecerá ningún tipo de prueba”, debido a que Ugarte Ramírez y la Procuraduría General de la República (PGR) “tienen un pacto” para que lo más pronto posible se dicte sentencia en el caso de la mujer en cuestión, quien después de su detención, en febrero pasado, admitió ante el ministerio público haber desviado sumas millonarias del sindicato de maestros a las cuentas de los familiares más cercanos de Gordillo Morales, como sus hijas Maricruz Montelongo y Mónica Arriola.

“Lo que sucede aquí es una situación sui géneris, es un testigo protegido que ya tiene un pacto y lo que quieren es llegar a sentencia casi que inmediatamente, sin participar en el proceso, sin haber ofrecido una sola prueba, básicamente es un tema como pactado”, sentenció el abogado al señalar que frente al acuerdo del juez Sexto de Distrito interpuso un recurso de apelación porque, desde su perspectiva, no es procedente declarar el cierre del proceso en el caso de Ugarte Ramírez, debido a su calidad de testigo protegido.

Nos inconformamos porque no es un coacusado normal, porque cuando hay varios coacusados en una causa y uno promoviera que se quiere adelantar para irse a sentencia, diría yo que está en su derecho a hacerlo; sin embargo, es una testigo protegido que ya hizo un pacto con PGR y lo que pretende es llegar a sentencia para afinar como una especie de precedente, que la condenen, que ya pactó”, indicó a Grupo Imagen Multimedia.

- Isabel González

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios