Hija truena a procu; cesan a Humberto Benítez de la Profeco

Después de un escándalo que involucró a la hija del ahora ex procurador, el presidente Enrique Peña Nieto consideró que el daño a la imagen y prestigio de la institución ameritó su salida

COMPARTIR 
15/05/2013 23:04 Carlos Quiroz

CIUDAD DE MÉXICO, 16 de mayo.- La Secretaría de Gobernación (Segob) anunció el cese de Humberto Benítez Treviño como procurador federal del Consumidor, derivado del escándalo del 26 de abril pasado, protagonizado por su hija, Andrea Benítez, quien valiéndose de su parentesco ordenó el cierre de un restaurante en la Ciudad de México.

En conferencia de prensa, Miguel Osorio Chong, titular de la Segob, explicó que la remoción fue determinada por el presidente Enrique Peña Nieto, quien consideró que fueron dañados la imagen y el prestigio de la institución.

El pasado 4 de mayo fueron sancionados cuatro funcionarios de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) quienes, a petición de la joven, clausuraron el establecimiento.

Osorio Chong dio cuenta del seguimiento que sobre el caso hizo la Función Pública:

“Es importante destacar que estas investigaciones determinaron que el titular de la Profeco no ordenó ni participó en los hechos. Sin embargo, el Presidente de la República, al considerar que este caso ha dañado la imagen y prestigio de la institución, ha ordenado la remoción”, explicó.

Despiden a titular de la Profeco

Como un mensaje para todos los servidores públicos que tienen responsabilidad en el gobierno de la República, que además de cumplir sus funciones en el marco de la ley están obligados a desempeñarse con ética y profesionalismo, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, informó ayer sobre el cese de Humberto Benítez Treviño, como Procurador Federal del Consumidor.

El encargado de la política interior del país señaló que la decisión fue tomada por el presidente Enrique Peña Nieto, debido al daño que sufrió la imagen y el prestigio de la Profeco, tras el escándalo originado por el cierre de un restaurante en la Ciudad de México el pasado 26 de abril, luego de que la hija de Benítez Treviño así lo solicitara.

Osorio Chong, dio cuenta del seguimiento que hizo sobre el caso la Función Pública sobre el desempeño de los servidores públicos que participaron en el operativo que a la postre derivó en la clausura del local y por lo cual cuatro funcionarios de Profeco fueron suspendidos.

“Es importante destacar que estas investigaciones determinaron que el titular de la Profeco no ordenó ni participó en los hechos, y que en consecuencia no tiene responsabilidad administrativa en los mismos.

“Sin embargo, el Presidente de la República, al considerar que este caso ha dañado la imagen y prestigio de la institución, ha ordenado la remoción del cargo del Procurador Federal del Consumidor”, señaló en conferencia.

Osorio agregó que a fin de evitar que se vulnere la autoridad y eficacia de la Profeco ante prácticas que atentan contra los derechos de los consumidores del país, se ha tomado la decisión.

Igualmente hizo un reconocimiento a la trayectoria de Humberto Benítez Treviño en diferentes órdenes de gobierno y responsabilidades legislativas.

Reacciones

La senadora panista, Mariana Gómez del Campo Gurza, dijo ayer que la destitución del titular de la Profeco no es un acto que los mexicanos debamos aplaudir, “toda vez que era obligación del Gobierno Federal cumplir con la ley”.

Indicó que la remoción del cargo de Humberto Benítez Treviño llega 19 días tarde, y, al mismo tiempo, consideró que su salida obedece a la presión ciudadana ejercida a través de las redes sociales.

“Ante un acto flagrante como el que protagonizó la hija del ex funcionario, Andrea Benítez, quien el pasado viernes 26 de abril envío a un grupo de verificadores de la dependencia a que clausuraran un restaurante ubicado en la colonia Roma, en represalia por no haberle asignado la mesa que ella solicitó, era necesario que el Presidente de México actuara de inmediato ante lo evidente de los hechos”, aseveró Gómez del Campo.

Por último, la senadora del PAN señaló que el caso no debe ser aislado, sino una muestra de que ningún servidor público, del partido que sea, debe quedar impune ante un delito.

Por su parte, el diputado Alejandro Ojeda Anguiano, del Grupo Parlamentario del PRD, señaló que el ahora ex procurador federal fue omiso en la atención de las miles de quejas promovidas en contra de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así como a los planteamientos hechos por la Asamblea Legislativa, para revisar los cobros excesivos por el  consumo de energía eléctrica.

El también presidente de la Comisión Especial Sobre el Suministro y Cobro de Energía Eléctrica, demandó a la CFE una explicación técnica y apegada al consumo doméstico real promedio, y que no se le diga al quejoso que simplemente tiene que pagar.

La ALDF no es una oficina de quejas, comentó el legislador perredista, pero nos hemos dado a esa tarea desde la Legislatura pasada, porque ni en la CFE ni en la Profeco han dado una respuesta satisfactoria a los quejosos sobre los cobros excesivos de energía.

 

Un capricho de su hija le cuesta caro

La pronta acción de verificadores de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) a una solicitud de la hija del titular generó polémica en redes sociales, una disculpa pública y una promesa de investigación.

El viernes 26 de abril, Andrea Benítez, hija del jefe de la Profeco, Humberto Benítez, amenazó con clausurar del restaurante Maximo Bistrot en la colonia Roma, en la Ciudad de México, porque no le asignaron la mesa que quería, aunque no había hecho una reservación.

“Me empezó a amenazar y me dijo que su papá era el procurador y que le iba a hablar”, dijo Gabriela López, dueña del restaurante, ese día.

Según López, un par de horas después de que la hija del funcionario se fuera del lugar, llegaron inspectores de la Profeco y comenzaron a colocar sellos de clausura.

La velocidad con que se realizó el procedimiento es distinta a la que cualquier ciudadano se enfrentará si acude a una oficina de la procuraduría a presentar una denuncia.

La Profeco atiende dos tipos de solicitudes de personas que consideran no han recibido un servicio adecuado: una denuncia o una queja.

En el caso de la hija del procurador, el trámite, si es que existió, podría clasificarse como una denuncia, un procedimiento que va dirigido contra proveedores de servicios que pueden afectar a otros consumidores.

Tal denuncia, que se puede hacer mediante una llamada telefónica y donde el cliente no está obligado a presentar prueba alguna, debe ser analizada por las autoridades de la procuraduría.

En Twitter, el tema se convirtió en tendencia, donde los usuarios hicieron comentarios sarcásticos y críticas. Horas después, Humberto Benítez ofreció sus disculpas por lo ocurrido.

Comentarios

Lo que pasa en la red