'Cuatro XXXX', parejas al desnudo

Después de 18 años, el productor Rubén Lara repone la obra 'Cuatro XXXX', con Claudia Lizaldi, Mauricio Ochmann, Marcus Ornellas y Alejandra Ambrosi, entre otros

COMPARTIR 
17/06/2013 23:37 Nancy Méndez / Fotos: Especial

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de junio.- Dos parejas desconocidas se desnudan al mismo tiempo sobre el escenario, sin mirarse ni saberse presentes, esperando hallar en el otro el amor perdido, la correspondencia y la pasión. Ambas reflejan las relaciones jóvenes, quizá plenas de amor o sólo pasajeras, de cuatro seres solitarios, extraviados, quienes se buscan a sí mismos y parecen no hallarse ni en sí, ni en los otros.

Éste es uno de los atractivos de Cuatro XXXX, escrita por Mauricio Pichardo, dirigida por Claudia Ríos, producida por Rubén Lara y representada, a partir del 20 de junio, en el Teatro 11 de Julio.

Tras la tercera llamada, cuatro actores desnudos, no sólo en cuerpo, sino en emociones, detallarán a cada personaje como un ser humano cotidiano que manifiesta sus deseos, sueños, alegrías, tristezas, y las problemáticas que se presentan al relacionarse con los demás.

“Siempre y cuando se hable de la naturaleza del ser humano, no hay nada atrevido. El ser humano es complejo y uno de los elementos de esta obra es que tiene relaciones sexuales. A lo largo de mi carrera me he caracterizado porque haya buen gusto, sin vulgaridad y lo que siempre se asome sea el ser humano en su condición, en diversas situaciones. Eso es lo que quiero que se retrate.

“Son dos parejas destrozadas porque no se encuentran espiritualmente, y a veces queda la opción de la cama, pero en ocasiones ni el sexo es suficientemente bueno como para mantenerlos unidos y en comunicación”, afirmó Claudia Ríos en entrevista con Excélsior.

A escena después de 18 años

La obra Cuatro XXXX fue realizada a manera de taller en 1995, hace 18 años, con Ari Telch, Consuelo Duval, Amara Villafuerte y Odiseo Bichir, quienes tuvieron un éxito rotundo y generaron controversia por sus desnudos.

“No vi la puesta anterior, así que la inicié sin ningún tipo de prejuicios o preconcepción de cómo tenía que ser el montaje. Es una obra muy bien escrita y vigente, pues las parejas son actuales. Habla de una mujer, quien hace todo porque la quieran y que no se ha dado cuenta que debemos ser queridas por lo que somos, y no por lo que hacemos por un hombre; de un hombre que parece muy liberal, pero que es muy celoso.

“También de otra mujer que parece superficial, porque siempre ha sido considerada por su cuerpo y no por su intelecto y que en realidad quiere un hogar; y de otro hombre que parece cínico y abusivo, pero que en realidad es un ser muy frágil, angustiado y necesitado de cariño. Ve con equilibrio y justicia a ambos géneros, hombres y mujeres”, explicó la directora, quien actualmente también lidera la puesta Julio César, de William Shakespeare, en el Centro Cultural del Bosque.

Claudia Lizaldi en un desnudo no incómodo para la gente

Después de su faceta como conductora, Lizaldi desea explorar a fondo la actuación a través de Cuatro XXXX con el papel de Diana, una escritora en busca del amor.

“Es la típica mujer que es como mamá, que tiene un sentido de protección ante sus parejas; las apoya y quiere que salgan adelante a pesar de que en esta relación que tendrá con el personaje de Roberto ve miedo en él. Es una mujer conciliadora, fuerte, pero no se atreve. La obra es un texto muy inteligente y profundo”, señaló Lizaldi, quien junto a sus compañeros se desnudará en una de las escenas características de este montaje.

“Es un desnudo que tiene que ver todo con la obra, no es incómodo para la gente, es natural, bonito y cuidado por la directora. De hecho, hay diálogos que son más fuertes que el desnudo en sí”.

Mauricio Ochmann y Osvaldo de León recrearán a Pablo, un hombre sensible, temperamental, con matices bien definidos, quien se percata que no es liberal del todo. 

“El texto llegó a mis manos hace cinco años y me encantó. Los personajes están muy bien diseñados, no hay buenos ni malos, son etapas del ser humano y se identificarán con alguno de ellos. 

“Acerca del desnudo, es como en la vida: uno se mete en la cama a hacer el amor y se encuera; sin embargo, más allá de eso la obra es deliciosa porque se trata de la relación de pareja que es tan compleja; de los miedos, las inseguridades y el fondo de cada personaje”, expresó Ochmann. 

Una estrella del Bicentenario

Para la modelo Fernanda Vizuet ésta es una oportunidad de subirse a los escenarios después de trabajar con el productor televisivo Pedro Torres en los spots de Estrellas del Bicentenario, en los que se destacaban las bellezas naturales y tradiciones de México. 

Realizará los dos personajes femeninos en alternancia con sus compañeras: Celina y Diana. 

“En el caso de esta edecán, Celina, al igual que Roberto, pareciera que se aprovecha del otro para conseguir lo que quiere, pero es por la educación y un pasado no tan lindo que tuvo en su casa, pero no sólo es drama, se van a reír también con estos personajes”, dijo Vizuet. 

Esmeralda Pimentel, quien alterna a Celina, precisó que la puesta tiene todos los elementos para que el público se identifique. 

“Cuando me hablaron del desnudo tenía muchas dudas, pero cuando leí la obra en realidad es sólo un fragmento. Serán escenas bien bonitas y me siento muy segura, porque tenemos un equipo respetuoso, que nos ayuda a sentirnos protegidos. Es un desnudo que me ha liberado como ser humano, pues ha reforzado mi confianza”.
Pablo Lyle (Verano de amor, 2009, y Cachito de cielo, 2012) y Marcus Ornellas (Me quiero enamorar, 2009, y Dos hogares, 2011) forman el personaje de Roberto, un hombre que se ha dejado llevar por la corriente de la vida y que tiene suerte con las mujeres. 

“Este papel me quita el estereotipo del chico bueno, pues Roberto tuvo una infancia dura y una manera distinta de buscarse la vida”, señaló Lyle. 

Ornelas, quien se enfrenta al teatro profesional con la obra, añadió: “Roberto no es un vividor, pero las mujeres le han facilitado la vida. El desnudo es consecuencia de lo que les ocurre a estos seres y la forma en la que está montado es bellísima”. 

El nuevo reto de Alejandra Ambrosi

Alejandra Ambrosi, quien regresó a México tras vivir en Venezuela para protagonizar la eserie Dulce amargo, que transmite Cadenatres, se integró a esta obra de teatro como Diana, luego de trabajar con Claudia Ríos en la teleserie, también de Cadenatres, El 8° Mandamiento

“Claudia y yo hablábamos mucho de teatro cuando estábamos en El 8° Mandamiento, así que teníamos una deuda pendiente. Una vez que leí el texto vi que los personajes estaban muy bien construidos, eran complejos, tienen muchos arcos dramáticos y es una obra bien padre, porque habla de la intimidad y la fractura en la pareja. 

“Son relaciones que después de dos años de estar juntos, tienen un momento de decadencia y se espejean todo el tiempo: no interactúan entre ellas, pero comparten el mismo espacio escénico y eso es muy interesante a nivel dramático. Ambas se reflejan como espejo, aunque en distintos casos. Es un retrato de cómo se construyen y destruyen las relaciones”, concluyó.

cmd

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red