Buscan modelo de movilidad para el Distrito Federal

Equipo mexicano compite por el Audi Urban Future Award 2014; DF, Seúl, Berlín y Boston

COMPARTIR 
26/06/2014 04:11 Francisco Pazos
Un equipo del Distrito Federal compite con otros de Seúl, Boston y Berlín para desarrollar el mejor modelo de movilidad

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de junio.- Especialistas de cuatro ciudades de Europa, Asia y América competirán para diseñar el modelo de movilidad más creativo que cambie la experiencia en cómo se mueven sus habitantes.

La manera en cómo viaja la gente de las ciudades alrededor del mundo es tan variada como sus culturas y desarrollo social, sin ello, los modelos difícilmente cumplirán con sus objetivos.

Lisa Füting, gerente de Proyecto del Audi Urban Future Award, explicó a Excélsior que el desarrollo de estos proyectos forma parte de una iniciativa que comenzó en 2010, mediante la cual se ha cuestionado el rol que juega la movilidad en el desarrollo de las ciudades. “Lo importante es percibir la movilidad no sólo desde una perspectiva tecnológica sino también cultural y sociológica. Realmente queremos entender las ciudades”.

Agregó que las primeras experiencias que recopiló el proyecto en ciudades como Estambul o Bombay demostraron que cada urbe se mueve de una forma única, por lo que no existe una solución general.

“Debemos ver los detalles específicos porque estamos viendo continentes diferentes. Al trabajar con los equipos nos damos cuenta que la movilidad en Seúl es completamente diferente a la de la Ciudad de México:  son retos y hábitos distintos”, dijo.

Consideró que el caso del DF es relevante ya que se encuentra en un proceso de cambio en cuanto a la movilidad de sus habitantes, aunque no se cuente con una base de datos confiable.

Estimó que el primer reto será reunir los datos de movilidad, flujos de tránsito y deseos de viaje de los habitantes para poner en marcha proyectos que mejoren los desplazamientos e incrementen la calidad de vida.

“No existe un censo de movilidad y de flujo actualizado. Así que primero queremos entender cuál es la base de la movilidad en la Ciudad de México y quién se está transportando de un punto a otro. Con la recopilación de datos podemos obtener una visualización en tiempo real del flujo de tránsito que luego nos ayude con este trabajo”, indicó Füting.

La recopilación de datos será el reto fundamental para el equipo mexicano, consideró José Castillo, líder del grupo, quien aseguró que la información es la base del éxito para el desarrollo y puesta en marcha de modelos, políticas públicas y decisiones individuales de viaje.

Para Castillo, el tamaño de la ciudad, incluida su Zona Metropolitana, en la que se llegan a concentrar hasta 22 millones de personas y nueve millones de vehículos, engendra la dimensión de la solución que requiere para reducir las distancias y liberar sus vialidades.

“Hoy en día cualquiera que tenga acceso a las redes sociales tiene más información sobre cómo nos desplazamos. Contribuir a esta construcción colectiva de datos para transformar la movilidad es lo que nos mueve en este proyecto”, explicó el también académico de Harvard.

El equipo mexicano, el cual también lo integran Carlos Gershenson, investigador de la UNAM, y Gabriella Gómez-Mont, jefa del Laboratorio para la Ciudad del GDF, puso su mira en uno de los proyectos urbanos más complicados: el corredor Reforma-Santa Fe.

“Lo que estamos trabajando es cómo transformar la movilidad individual y la infraestructura actual que es el automóvil en una especie de sensor. Que el auto pueda ser pensado para otros usos, como movilidad compartida, flotillas, dar o pedir un aventón, seguridad y costo-precio”, detalló.

Los resultados del Audi Urban Future Award 2014 se darán a conocer en noviembre próximo, el proyecto ganador entre DF, Seúl, Berlín y Boston podría desarrollarse como un modelo piloto con apoyo de la tecnología de la armadora alemana.

Útil integrar al automóvil

En el grupo de especialistas mexicanos que participan en el Audi Urban Future Award 2014 no se niega la importancia de reforzar los sistemas de transporte público pero también de integrar al automóvil particular en la transformación de la movilidad.

En la Ciudad de México, el uso no racional del auto particular ha sido señalado como uno de los elementos que motivaron la congestión de las vialidades y la reducción de la velocidad, que hoy puede ser menor a 20 kilómetros por hora.

“No decimos que la gente no debe tener un automóvil, sino que se debe de utilizar de una forma más eficiente, efectiva y consciente de los impactos y los costos de tiene para la sociedad”, dijo José Castillo, líder del equipo mexicano.

Señaló que la respuesta debe generarse mediante el uso del vehículo particular a través de la donación voluntaria de datos que orienten la decisión de los automovilistas en relación al modo de transporte que usará.

“Otro elemento fundamental es que se integre con otras modalidades de transporte, desde la caminata y los ciclistas a los Centros de Transferencia Modal y entender la inserción del automóvil en el ecosistema de la movilidad urbana en su conjunto”, dijo.

Durante el desarrollo del proyecto, el equipo mexicano buscará que al menos 50 mil conductores ofrezcan datos sobre los trayectos que realizan en el corredor Reforma-Santa Fe.

Comentarios

Lo que pasa en la red