Un holograma para el rey

COMPARTIR 
Lucero Solórzano 26/05/2014 00:00
Un holograma para el rey

Hoy le tengo una primicia. Seguramente usted recuerda una película mexicana titulada El estudiante, dirigida por Roberto Girault y escrita y coproducida por Gastón Pavlovich, en 2009. Con una recaudación de más de 40 millones, una cifra muy importante para una cinta mexicana, El estudiante se convirtió en una película que fue de menos a más, creciendo por la recomendación que de ella iba haciendo el público que la veía.

El manejo de la historia y sobre todo, del personaje, llamó la atención de Tom Hanks y Tom Tykwer, que buscaron a Pavlovich para que con esa exitosa experiencia previa participara de la producción de su siguiente proyecto juntos. Hay que recordar que ya habían colaborado en la versión cinematográfica de la novela El atlas de las nubes (Cloud Atlas, 2004) de David Mitchell, en la que Tykwer codirigió con los hermanos Wachowski, y Tom Hanks fue coproductor e interpretó varios personajes.

El proyecto no se antoja nada fácil. Se trata de la adaptación de otra novela, ahora de Dave Eggers: Un holograma para el rey (A Hologram for the King, 2012).  Es una película independiente que inició rodaje hace varios meses en Marruecos y cuya posproducción se realiza en Alemania; su estreno se espera para el primer semestre del próximo año. Son tres productores y las empresas involucradas son  Primeridian y Playtone (Estados Unidos),  XFilme (Alemania), y Fábrica de Cine, dirigida por Gastón Pavlovich con capital mexicano, y con una tercera parte de la responsabilidad legal, y propietario de esa misma proporción de las “acciones” de la cinta. Todos se encuentran muy satisfechos y entusiasmados con los resultados que se han ido obteniendo, y que podrían llevar a Un holograma para el rey a contender en festivales de cine.

La novela de Eggers plantea una historia fascinante y está enmarcada por muy positivas críticas. Gira en torno a un empresario estadunidense especializado en la tecnología de los hologramas, que pasa de los cincuenta, ahogado por deudas, presionado por sus acreedores, y agobiado por la incertidumbre para enfrentar gastos como la colegiatura de su distante hija universitaria. Su matrimonio va en picada, y una mañana se descubre un pequeño bulto en el cuello. No podría estar peor… hasta que recibe una invitación a presentarse ante un rey en Arabia Saudita, que quiere que le diseñe un modelo holográfico muy particular, y su destino da un giro de 180 grados.

Para dar vida a este hombre apesadumbrado, pero en plena transición, nadie mejor que Tom Hanks, quien se enamoró del personaje, que para un actor de su nivel y en la edad por la que atraviesa, es un verdadero garbanzo de a libra.  El protagonista de Forrest Gump, cuyas películas han producido más de 4 mil 500 millones de dólares, tan sólo en Estados Unidos, se identifica con este relato sobre un padre, esposo y hombre de negocios en crisis que siente que todo está perdido, y que de pronto se encuentra con la que él considera puede ser la última oportunidad de su vida.

Ya la semana pasada los tres productores dieron a conocer la primera imagen de la filmación, en la que se puede ver a Hanks de traje y corbata y con un portafolios en la mano, caminando en actitud de absoluto desconcierto por un desierto desolado, imagen que se difundió en todo el mundo.  Igualmente Gastón Pavlovich viajó al Festival de Cannes para iniciar un acercamiento al ambiente cinematográfico internacional e iniciar negociaciones para su promoción, venta y distribución.

Estaremos pendientes de este Holograma para el rey.

Comparte esta entrada

Comentarios