Sólo amigos?

COMPARTIR 
La Critica 22/08/2014 00:00
Sólo amigos?

Por Adrián Ruiz

Pese a que la amistad es la piedra angular para una buena relación sentimental, hay veces en las que esta línea no puede ser cruzada, a veces vale la pena arriesgarse y otras no. Este es el vértice de una comedia protagonizada por Daniel Radcliffe, quien encarna a un joven común y corriente, con sus respectivos residuos amorosos, los cuales le hacen desencantarse del estado del enamoramiento; sin esperarlo, tal como ocurre en estos casos, conoce a una chica con la que la empatía es casi inmediata. La conexión ondea las vibras sensoriales, sin embargo esto no puede llevarse a cabo. La razón: ella tiene novio.

Segundo acto, nuestro protagonista, con algunas consecuencias fortuitas, continúa estrechando vínculos y momentos felices con su nueva “amiga”, pero la convivencia, la química y el cruzar la llamada zona de amistad se hace aun más latente. Tal vez ambos experimentan esta sensación. Bajo estas líneas se rige una premisa con la que más de uno se puede sentir identificado. Pasa cotidianamente y lo hemos visto en La boda de mi mejor amigo o Cuando Harry conoció a Sally. El encanto en esta ocasión es que las situaciones son más verosímiles o tal vez más contemporáneas, aunque el resultado final tal vez esté destinado a la intrascendencia. Algunas de las razones son un núcleo no del todo sólido, algunas situaciones se tornan inverosímiles y algunos personajes con sustancia no son desarrollados del todo, véase al mejor amigo del protagonista.

La vulnerabilidad masculina es una de las riquezas de este filme; nos evoca la aún fresca 500 días con ella, filme que en su momento advirtió no ser una “comedia romántica” en su prefacio. Aún tenemos vívidas aquellas imágenes en las que literalmente Joseph Gordon Levitt arrastraba la cobija por Summer. El papel del actor demostró con solvencia la depresión postrelación, evidenciando que el género masculino también sufre. En esta ocasión, Radcliffe ofrece un papel que genera empatía, cierta vulnerabilidad, pero no resulta ser tan redondo como lo alcanzado por Gordon Levitt. La encrucijada no oxigena en todas sus manifestaciones.

Un rato divertido, entretenido, mas no entrañable es lo contenido en una  cinta que conecta con el corazón y con el cerebro pero no de una forma memorable ni mágica.

 

Dirige:

 Rogier Stoffers.    

Actúan:

Daniel Radcliffe.

Zoe Kazan.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red