Quien hace negocio con los derechos de autor debe pagar las regalías a los autores.

COMPARTIR 
Humberto Musacchio 03/03/2014 00:00
Quien hace negocio con los derechos de autor debe pagar las regalías a los autores.

Roura y De Largo Aliento

Vuelve a la carga Víctor Roura, uno de los grandes periodistas culturales de México. El sábado, en la Feria del Libro del Palacio de Minería presentó a su más joven criatura, el mensuario De Largo Aliento, un tabloide de excelente formato, con un limpio juego tipográfico y una primera plana con sendos retratos a color de José Emilio Pacheco y Juan Gelman y una caricatura de Octavio Paz ejecutada por Mange. En esta entrega inicial firman los textos de portada Karla Zanabria, Jorge Pech Casanova y José David Cano, y se anuncia en interiores a Juan Veledíaz, Andrés de Luna, Sergio Raúl López, Gabriel Trujillo Muñoz, Federico Arana, David Magaña Figueroa, José Noé Mercado, Fernando de Ita, Jaime Avilés, Malú Huacuja del Toro, Jenaro Villamil, José Reveles, Viridiana Villegas Hernández, Juan Miguel de Mora, Eusebio Rubalcaba y David Ojeda. Otros firmantes son Salvador Ávila Beltrán, Daniel Cisneros, Pablo Fernández Christlieb, Carlos Herrera de la Fuente, Eduardo Monteverde, Ignacio Trejo Fuentes, Hugo García Michel, Juan Pablo Newman, José de Jesús Sampedro, Ethel Krauze, Juan Domingo Argüelles, José Felipe Coria y varios más que ya los quisiera cualquier publicación para un día de fiesta. Damos la bienvenida a De Largo Aliento.

La FIL, Colofón y Saviano

Para presentar un libro de Edgar Allan Poe, hace seis meses la firma Colofón apartó una sala para 40 personas, lo que es razonable. Sin embargo, a última hora le llegaron de España 200 ejemplares de CeroCeroCero, el más reciente libro de Roberto Saviano editado por Anagrama, y decidió cancelar el lanzamiento del libro de Poe y en la misma sala realizar la presentación el del autor italiano perseguido por la mafia. Para hacer los comentarios del caso se invitó a Sergio González Rodríguez, quien accedió; a Carlos Loret de Mola, que no pudo aceptar por hallarse en Sonora; y a Carmen Aristegui, quien difícilmente hubiera aceptado sentarse a la misma mesa que un locutor de Televisa. No tuvo necesidad de hacerlo, pues los organizadores de la FILPM comunicaron a Colofón que por tratarse de personajes tan populares como Saviano y Carmen la pequeña sala resultaría insuficiente y se corría el riesgo de que se produjera un tumulto de indeseables consecuencias, por lo cual la FILPM no aceptaba el cambio de programa. Carmen lo entendió y en sus emisiones anunció que no iría a la Feria. Una tal Paola Tinoco amenazó con que se aceptaba el cambio o jamás volverían a la Feria las editoriales que Colofón distribuye. Los responsables de la FILPM se mantuvieron en lo dicho y la señora tuvo que tragarse su coraje, pero hubiera sido irresponsable poner en riesgo la integridad de los asistentes de la Feria para cumplirle el caprichito a la empresa española.

TV y derechos de autor

Todo indica que las empresas preponderantes en televisión satelital o por cable deberán retransmitir los canales abiertos y que tendrán que hacerlo con un pago. Hay lógica en esa medida, pues quien hace negocio con la señal debe pagarla, y debe pagar también derechos de autor, no sólo a las empresas dueñas o usuarias de los programas, sino a los autores mismos, pues el caso está en la misma lógica: quien hace negocio con los derechos de autor debe pagar las correspondientes regalías a los autores. Es más, aun en el caso de que la retransmisión no fuera negocio, también deberán pagar a los autores por sus derechos, pues la ley establece claramente que es el uso, no la eventual ganancia, lo que genera beneficios y obliga a pagar regalías. Por lo menos, con firme apoyo en la ley, ése es el criterio de la Sociedad General de Escritores de México y el Instituto Federal de Telecomunicaciones deberá tenerlo presente.

Llega a 25 años el Fonca

Fue una iniciativa de Octavio Paz que contó con un amplio respaldo y hoy, a 25 años de su fundación, el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes ha dado su apoyo contante y sonante a unos ocho mil creadores, según informó su director, Moisés Rosas. Si no están todos los que son, lo cierto es que sí son todos los que están. Se trata de hombres y mujeres que desarrollan una labor creativa con el respaldo de las llamadas becas del Fonca. A quienes critican esta forma de apoyo estatal, Rafael Tovar les ha recordado que nuestros artistas y pensadores representan la mejor cara que México puede mostrar al mundo. Lo que se gasta en impulsar su trabajo no es dinero tirado, sino una juiciosa inversión que nos beneficia a los que disfrutamos de la producción cultural, que a fin de cuentas somos todos, pues por múltiples vías se socializa el esfuerzo de nuestros creadores. Hay que apoyar la continuidad del Fonca y de paso pedirle que ofrezca un amplio informe de resultados. Hay mucho de que enorgullecerse.

Desaire a De la Colina y desquite

La Cineteca Nacional programó dentro de la Feria de Minería la conferencia José de la Colina en el cine mexicano. Como la Cineteca no se dignará avisarle a De la Colina, éste dijo que “se trata de una de tantas torpezas propias de la dirección de la apodada Cineteca Nacional… un cine comercial más, aunque se pretenda de lujo”, pues “se trata —agrega— de un conjunto de salas de exhibición en el que no existe ni siquiera una de ellas dedicada, al menos un día a la semana, a exhibir, salvo rara excepción, los filmes realizados antes de los años noventa”, y compara a la Cineteca con una biblioteca que sólo tuviera o diera a leer libros de publicación reciente.

Breviario…

Ayer, un buen número de músicos de jazz se reunió en la glorieta de la Diana, en Paseo de la Reforma, y con Calacas Jazz Band al frente caminó hasta la Columna de la Independencia donde fueron lanzadas al viento las cenizas de su llorado colega Enrique Nery, fallecido el pasado 22 de febrero. @@@ En medio de la mortandad que ha causado el actual brote de infuenza, el jueves a las 19 horas se presenta en la Librería Gandhi de Miguel Ángel de Quevedo (México, DF), el libro El enigma de los virus. El caso de la influenza A/H1N1, de René Anaya. Los comentarios correrán a cargo de Pepe Gordon, periodista cultural y comentarista de temas científicos; de María Isabel Salazar Sánchez, científica del IPN, y de Luisa Fernanda González, editora de la revista Ciencia y Desarrollo, del Conacyt.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red