Zetas dominan trasiego de migrantes a punta de bala

La matanza de San Fernando, Tamaulipas, en la que mataron a 72 migrantes, fue un mensaje para los coyotes que no quieran pagar al grupo criminal; masacran por intimidación, revela un reporte divulgado por InsightCrime

COMPARTIR 
05/05/2014 07:04 José Carreño figueras
En la masacre de San Fernando, Tamaulipas,  descubierta el 23 de agosto de 2010, murieron  72 migrantes.
En la masacre de San Fernando, Tamaulipas, descubierta el 23 de agosto de 2010, murieron 72 migrantes.

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de mayo.- Las masacres de migrantes cometidas por Los Zetas fueron básicamente un mensaje a los coyotes y traficantes de personas de pagar tributo a la pandilla de criminales o atenerse a las consecuencias.

“Migrar por México tiene tarifa, y la cobran Los Zetas, indicó un reportaje de la publicación virtual salvadoreña El Faro, divulgada por la organización InsightCrime, basada en Washington.

“Los coyotes o migrantes que quieran burlar ese peaje se enfrentarán a esos ‘cavernícolas’ ¿Qué manera más poderosa de demostrarlo que 72 cadáveres apilados en un gusano de colores tristes?”, se preguntó Óscar Martínez, el autor del artículo.

“Todo parece adquirir lógica cuando se piensa que Los Zetas pretendían consolidar un mensaje entre los coyotes y los migrantes”,  añadió al subrayar que las masacres de migrantes en México, en las rutas hacia Estados Unidos, serían la fórmula para cambiar los códigos de conducta en ese mundo.

De acuerdo con el reportaje, El Faro pudo reconstruir algunos hechos en el lado salvadoreño, incluso el que el hombre que guiaba a seis de los migrantes salvadoreños, Érick Francisco Escobar, se gastó en cocaína para uso personal buena parte del dinero del adelanto que le habían pagado.

Ese dinero hubiera servido para pagar el impuesto de Los Zetas, de acuerdo con el informe.

El texto cuestionó la idea, adelantada en su momento por las autoridades mexicanas, de que la masacre de San Fernando, descubierta el 23 de agosto de 2010, fue porque los 72 migrantes muertos habían rehusado incorporarse a Los Zetas.

“La historia de los seis migrantes salvadoreños que acabaron asesinados, que se supone pagaron por el pequeño detalle de que su coyote decidió consumir más cocaína y alcohol del que podía financiar, habla de otra lógica”, apuntó el texto.

     El ecuatoriano Luis Freddy Lala Pomadilla, quien sobrevivió herido a la matanza cuando Los Zetas lo dieron por muerto y fue quien alertó a las autoridades mexicanas, declaró ante las autoridades que Los Zetas preguntaron a sus prisioneros si alguno quería sumarse a ellos; un joven levantó la mano y dijo que sí, “pero igual lo mataron”, relató.

     “El que no paga, no pasa”, reiteró el texto.

     La matanza en el municipio de San Fernando puso al descubierto una banda de traficantes de personas en El Salvador, encabezada según el reportaje por Carlos Teos, que era ejecutivo de un equipo de futbol profesional y de autobuses de pasajeros.

 A pesar de testimonios en su contra, Teos y Escobar fueron absueltos por un  juez suplente en  San Salvador. La fiscalía interpuso un recurso y espera que la Sala de lo Penal revierta el fallo y se abra un nuevo juicio.

Pero tal vez como colofón al reportaje, el mismo texto consignó que “lo único que queda de los familiares de las víctimas, es el testimonio que ya rindieron” pues quienes declararon recibieron amenazas telefónicas.

“A todos les dijeron que los iban a desaparecer, a asesinar, relataron a las fiscales antes de largarse de sus casas hacia otro lugar”, consignó.

“La organización más violenta”

Una investigación para la Universidad de Guerra de EU subraya el nivel de sadismo de Los Zetas.

Los Zetas desertaron a fines de los 90 de las fuerzas de élite de México, conocidas como el Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales. Los sueldos más altos, el acceso a drogas y la mejor alimentación convencieron a 31 convenencieros de color kaki a convertirse en guardaespaldas de Osiel Cárdenas Guillén, jefe del cártel del Golfo establecido en Matamoros, Tamaulipas.

Cárdenas adquirió el sobrenombre de El Mataamigos  porque ordenó que sus sicarios persiguieran y ejecutaran a enemigos reales o imaginarios de quienes sospechaba que estaban planeando su muerte. A pesar de que Los Zetas, duros como clavos, formaron círculos de protección en torno a su jefe, un informante reveló su paradero. La traición permitió que los militares capturaran al narcotraficante el 14 de marzo de 2003.

Ezequiel Tony Tormenta y  Eduardo Costilla, El Cos, integrantes de la troika que tomaba las decisiones, estaban desorientados, y con mayor razón debido a que cayeron bajo el ataque del cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán Loera. Al ayudar a defenderse de los invasores, Heriberto Lazcano Lazcano, El Lazca, emergió como el jefe de Los Zetas, quienes, como en una estructura de Frankensteins, gradualmente enfilaron su venganza contra sus amos del cártel del Golfo. Luego entraron en alianzas situacionales con la organización rival de los Beltrán Leyva, ex aliados del poderoso cártel de Sinaloa. Con una mezcla de éxitos y fracasos estos paramilitares trataron de importar cocaína de Colombia.

Gracias a la instrucción que recibieron de los exkaibiles, comandos extremos del ejército guatemalteco, Los Zetas emprendieron la carnicería de sus víctimas con énfasis en las decapitaciones, en las castraciones y en desollar los cuerpos. Un estudiante especialmente apto en estas técnicas macabras fue Miguel Ángel Treviño Morales, El 40, quien al igual que El Lazca mostró las características de un desorden de personalidad sádico. Esta sicosis involucra la agresión, la manipulación y el “enfrascarse” en la manipulación y aplicación de sufrimientos inenarrables a los demás.

Al igual que el dominante cártel de Sinaloa, los narcotraficantes tradicionales de México pusieron el énfasis en el aspecto económico de su negocio. Y con excepción de El Mataamigos”, el cártel del Golfo también puso las utilidades por encima del derramamiento gratuito de sangre. La tendencia creciente de Los Zetas para actuar con brutalidad contra sus víctimas fue malo para el negocio y además crispó las relaciones entre El Golfo y Los Zetas.

Cárdenas Guillén nunca enseñó a Los Zetas el negocio de la droga. Mientras intentaban importar narcóticos siguieron forjando su reputación como la más cruel, la más ágil, la más intolerable agrupación criminal del continente americano.

     Para asegurarse de una amplia cobertura en la prensa escrita y  electrónica, estos decapitaban a múltiples enemigos y acomodaban sus cuerpos de manera conveniente para los camarógrafos de TV y los fotógrafos de los diarios.  En diciembre de 2008, Los Zetas capturaron y ejecutaron a ocho oficiales del ejército y soldados rasos en Guerrero. Las imágenes de los cadáveres sin cabeza que yacían uno al lado del otro corrieron como pólvora por todo el mundo a través de la televisión y de YouTube.

 Los Zetas también se hicieron adeptos a usar Google, Facebook, Twitter y otras redes sociales para alertar a las autoridades y al público en general de su despiadada brutalidad.

Se hicieron maestros en la preparación de un “guiso” o estofado. La simple receta implicaba meter a un niño o a un adulto dentro de una olla para cocinar cerdos, en realidad un barril de petróleo de 208 litros, rociarlo con gasolina y poner a cocinar a su víctima. En julio de 2009 asaltaron la casa del jefe de la policía de Veracruz y en un lapso de 5 minutos se abrieron paso a balazos hasta el interior de la casa y mataron al jefe de policía, a su esposa, a su hijo y a un policía. Entonces prendieron fuego a la residencia incinerando a los tres hijos pequeños que quedaban con vida, eran tres niñas.

No es de sorprender que la Casa Blanca los haya etiquetado como una amenaza global comparable a la Camorra, la sociedad secreta del sur de Italia, a la mafia Yakuza de Japón, y al Círculo de los Hermanos de Europa del Este.

Su brutalidad es tal que desalienta a los desertores e, irónicamente, ayuda al reclutamiento de jóvenes que gravitan hacia la pandilla de bandoleros más cruel del país.

Los Infantes de Marina de México, una rama de la armada, han eliminado del escenario a los líderes dominantes de esta pandilla: a El Lazca lo mataron el 7 de octubre de 2012 y también detuvieron a El 40 Treviño Morales el 15 de julio de 2013. Y como secuela de estas acciones, los cada vez más balcanizados y crueles zetas han asumido un perfil más bajo.

Hombres y mujeres más jóvenes, con frecuencia desconocidos para los agentes de la ley, usan aún la reputación de la organización para sus objetivos.

Esta imagen ha facilitado que se diversifiquen en empresas criminales que incluyen la extorsión, las ejecuciones a sueldo, los secuestros, la trata de personas, los préstamos impagables, el contrabando, el lavado de dinero, el tráfico de armas y el robo de hidrocarburos a Pemex.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red