En Michoacán, vacuna contra autodefensas; PF capacita a civiles

En el municipio de San Juan Nuevo Parangaricutiro, Michoacán diseñan un nuevo prototipo de Policía Comunal

COMPARTIR 
22/12/2013 08:33 Miguel García Tinoco/Corresponsal

MORELIA, 22 de diciembre.— Ante el temor por la llegada de grupos de autodefensa, la población indígena del municipio de San Juan Nuevo Parangaricutiro puso en marcha hace unos días un nuevo modelo de Policía Comunal, con el apoyo de la Policía Federal (PF).

“Desde abril, la población pidió una policía municipal integrada sólo por habitantes locales, para evitar la llegada de personas de otros lugares”, explicó en entrevista el presidente municipal Vicente Guerrero Ruiz.

De acuerdo con el alcalde, la Policía Federal se encargará de capacitar a la nueva guardia ciudadana que, se pretende, sea integrada por 250 personas. Las autoridades locales también tramitan fondos federales a través del Subsidio para la Seguridad de los Municipios (Subsemun).

Además de operativos de seguridad, integrantes de la PF ofrecen acciones de labor social desde el pasado 19 de diciembre, cuando arribaron a la localidad.

Este municipio michoacano colinda con Uruapan y Tancítaro, éste último ha sido noticia por la reciente irrupción de civiles armados.

La localidad es conocida por el turismo religioso que se desarrolla alrededor del santuario del Señor de los Milagros y por la empresa forestal con reconocimiento internacional “Comunidad Indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro”.

Michoacán prueba la Policía Comunal

En este municipio michoacano se diseña un nuevo prototipo de Policía Comunal.

En un año en el que los grupos de autodefensa irrumpieron en nueve municipios michoacanos —ocho activos, pues en uno de ellos se las desactivó—, esta comunidad indígena se organiza para evitar el ingreso de guardias civiles armadas a la localidad, pues rechazan su forma de operar.

“No queremos ninguna gente extraña que venga a meterse y querer defender algo que hasta el momento, hemos visto, ha estado en paz; no queremos que nadie venga a interrumpir la tranquilidad del pueblo”, aseguró Ambrosio Ruiz Soto, comisariado ejidal.

La Policía Federal apoyará a la comunidad en la capacitación de la nueva corporación, que estará integrada únicamente por gente de la demarcación, que se considera una especie de blindaje para que los oficiales se entreguen a su labor, señaló Vicente Guerrero Ruiz, presidente municipal de San Juan Nuevo.

“Había policías de fuera y muy pocos del pueblo; en el mes de mayo, abril, la población pidió que a raíz de lo que estaba pasando en otros municipios (inseguridad) dijeron que no querían que pasara aquí; opinaron que querían pura policía nativa, del pueblo.” 

Francisco Gutiérrez, síndico de San Juan Nuevo, indicó que habrá una marcada diferencia entre los grupos que se hacen llamar comunitarios y velan supuestamente por la seguridad de la población y lo que será la Policía Comunal. “Queremos estar legalmente constituidos y que sea a través de las instituciones. No queremos caer en una ilegalidad”.

Actualmente la localidad indígena tiene 40 policías municipales, quienes se fusionarían a la nueva corporación. “Pretendemos ampliar muy bien la convocatoria y tener esa parte atractiva, con la coordinación de la Policía Federal; va a haber más prestaciones, más de las que actualmente tiene la policía municipal”, informó el síndico.

Las autoridades municipales proyectan que la Policía Comunal esté integrada por máximo 250 efectivos; no descartan que el gobierno federal apoye económicamente a la corporación, pues detallaron que buscarán ser beneficiados con el Subsidio para la Seguridad de los Municipios (Subsemun). “Se está viendo la posibilidad de gestionarlos a través de las instancias correspondientes del estado y la Federación”, indicó el alcalde.

Se prevé que en dos meses, aproximadamente, se tengan los primeros resultados y recibir las solicitudes de los aspirantes a la Policía Comunal.

La actual corporación municipal también recibiría capacitación de la Policía Federal, aún se desconocen cuándo iniciarían la instrucción. “Hemos platicado ya (...) algunos mandos nos comentaron que darán el respaldo para capacitar”.

Desde el pasado 19 de diciembre efectivos de la Policía Federal llegaron a esta localidad indígena para resguardar la seguridad de los ciudadanos; los elementos locales continúan su labor normal, especificó el alcalde; “todos están normales, trabajando”.

San Juan Nuevo Parangaricutiro colinda con Uruapan y Tancítaro; este último es de los municipios más recientes donde ingresaron autodefensas.

Labor social

Adicional a los operativos de seguridad, elementos de la Policía Federal se apostaron en la plaza principal de San Juan Nuevo a realizar acciones de labor social.

Desde las primeras horas de ayer, decenas de ciudadanos de todas las edades acudieron al centro de la localidad para solicitar una ficha de atención dental, médica y veterinaria, o a recibir despensas.

Esperanza Rodríguez, originaria de la localidad, confesó no contar con los recursos económicos para acudir al médico, pese a que desde hace varias semanas la aqueja un malestar en el vientre. “Está bien que vengan, para nosotros la gente necesitada... yo por ejemplo no tengo dinero para acudir al doctor aquí, y ni pensar que pudiera ir a Uruapan o a Morelia”.

Soledad Martínez, además de la atención  médica, recibió una despensa, que “mucha falta me hacen estos productos y me da gusto que nos apoyen”, expresó la mujer de 70 años.

Para Alejandra Cázares, la llegada de la PF le brinda una sensación de seguridad, principalmente ahora que espera familiares como parte de las fiestas de fin de año. “Nos sentimos más seguros, están cuidando todo el pueblo con bastantes policías federales. Sí nos sentimos con el apoyo y la tranquilidad de que cualquier cosa que pase aquí están ellos para hacer frente a la inseguridad.”

Comunidad autosustentable

San Juan Nuevo Parangaricutiro es una comunidad indígena que desde hace décadas se organizó para conformar una empresa forestal reconocida nacional e  internacionalmente por su manejo sustentable.

Actualmente, de la Comunidad Indígena de Nuevo San Juan Parangaricutiro se desprenden varias empresas que brindan trabajo a la gente de la comunidad, explicó Ruiz Soto.

“Primero tuvimos lo que es la empresa forestal y en seguida surgieron nueve empresas más: fábrica de muebles, destiladora de resinas, tienda comunal, conjunto de huertas (250 hectáreas), embotelladora de agua, que es también de nosotros, y está en puerta unas hectáreas de invernadero para producir jitomate.”

Las empresas generan 900 empleos directos y 400 indirectos.

Además, uno de los principales atractivos turísticos es el santuario del Señor de los Milagros, considerado el tercero más visitado del país. La iglesia es punto de atracción de cientos de visitantes que durante todo el año acuden a cumplir mandas, lo cual genera ingresos para artesanos y comerciantes.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios