Medicinas 3D, la nueva cura

El Proyecto Cyborg desarrolla e imprime virus a la medida para combatir enfermedades

COMPARTIR 
15/04/2014 03:21 Aura Hernández
"Cuando veo hacia 10 o 20 años adelante, veo a la tecnología en todas partes, cambiando a la medicina.” Andrew Hessel experto de Autodesk

CIUDAD DE MÉXICO.- Imagina que con un programa de computadora y una impresora de tercera dimensión (3D) fuera posible crear un virus capaz de atacar enfermedades como el cáncer o el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Aunque puede sonar como un tema de película, ya se trabaja en ello.

Andrew Hessel, académico de Autodesk y vocero de TED Talks, es el encargado del  Proyecto Cyborg cuya misión es crear una plataforma y aplicaciones enfocadas en la biotecnología.

“La mayoría del grupo son programadores que están construyendo programas de computadora que hagan más fácil hacer diseños de moléculas y de sistemas vivos, también tenemos gente que está creando aplicaciones para esa plataforma”, explicó a Excélsior.

El software en desarrollo podría permitir visualizar moléculas y así diseñar un virus. Al ser creado el adecuado para una persona y su enfermedad, se manda a una impresora de ADN donde se produce.

Hablemos de cáncer

“En 40 años no hemos resuelto el cáncer, deberíamos  estar avergonzados. Para mí la solución es muy fácil porque es como una infección de tu cuerpo. Necesitamos hacer mejores medicamentos, más fácilmente y más baratos para cada individuo porque ningún cáncer es igual”, destacó.

Una de las enfermedades en las que se ha puesto a prueba el Proyecto Cyborg es justamente el cáncer. Se creó un virus para una mujer con una leucemia muy agresiva, y se logró ayudarla.

A 18 meses de trabajar en este proyecto, consideró que el principal reto es el diseño del virus porque éste debe funcionar únicamente en una persona y una de las barreras que sin duda encontrarán es cambiar la mentalidad de la gente que ve estos procesos y piensan que no se puede, que habrá problemas con la regulación y que los inversionistas no lo entienden.

“Va a cambiar la forma en la que hacemos medicina, en la misma forma en que las impresoras 3D están actualmente cambiando la manufactura”, confió.

 

Buscan tratamientos menos costosos

La meta es que esta plataforma, que actualmente está cerrada a unos cuantos colaboradores, en el futuro sea gratuita a tal punto que se puedan tener laboratorios caseros, será una tecnología muy democrática.

Reveló que las farmacéuticas están muy atentas a esta nueva forma para crear medicinas. “El monopolio ya no puede ser controlado, creo que lo que veremos es la caída de los monopolios y  la aparición de biotecnología”, añadió.

Otro factor importante serán las impresoras de ADN porque, entre más jugadores haya en el mercado los precios bajarán. Actualmente mandar a imprimir un virus cuesta cerca de mil dólares, el próximo año estiman que el costo baje a 100 dólares y en adelante puede llegar a costar hasta un dólar, lo que convertirá a esta forma de hacer medicina en una “de las más poderosas y menos caras del mundo”.

Creando cuadros

El evangelista de la biología sintética quiere entrenar a una nueva generación de diseñadores para así crear más programas y cambiar la forma de hacer medicamentos en no más de dos décadas.

Ello porque al tratarse de un método en cierta forma digital es más fácil que se propague con rapidez, como sucedió con casos como Facebook.

Aunque el cambio de mentalidad tardará, Hessel dijo que, considerando tendencias como el Internet de las Cosas (IOT) o los dispositivos vestibles, es probable que haya detectores de virus en cada cuarto o una aplicación en el celular que permita toser en él para identificar la enfermedad y al día siguiente recibir la medicina o vacuna.

“Los quiero alentar a explorar y aprender sobre esto y que experimenten desde la escuela. La vida es lo más importante, la humanidad será mejor con menos enfermedades", concluyó el especialista.

 

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red