Narendra Modi es el nuevo premier indio

El nacionalista obtuvo 278 de los 543 escaños que forman el Parlamento y que le permitirán gobernar con mayoría absoluta

COMPARTIR 
17/05/2014 05:57 EFE, AFP y Reuters

NUEVA DELHI, 17 de mayo.- El nacionalista hindú Narendra Modi, del Bharatiya Janata Party (BJP), logró una aplastante victoria en las elecciones generales de India, al alcanzar al menos 278 de los 543 escaños que forman el Parlamento, lo que le permitirá gobernar con mayoría absoluta.

“Aunque tenemos una clara mayoría, espero que todos los partidos colaboren para conducir al país, porque un gobierno no pertenece a ningún partido, sino a la nación”, dijo Modi ante sus seguidores en Vododara, distrito por el que se presentaba en el estado de Gujarat.

Cuando al mediodía de ayer comenzó a mostrarse favorable para el BJP el recuento de votos, los seguidores de Modi se lanzaron a las calles de ciudades como Nueva Delhi para celebrar la victoria al ritmo de tambores y trompetas y entre el estruendo de los petardos.

Una multitud se agolpó ante la sede del BJP en la capital india, donde grupos de música tradicional animaban el ambiente y no faltaron un par de elefantes con el símbolo del partido pintado: la flor de loto azafrán y verde.

“Viva Modi” era el grito más repetido, entre una muchedumbre con gorros del partido ganador y camisetas con la imagen del candidato y el lema en inglés “I Modified India”, un juego de palabras para anunciar cambios en el país.

“Modi va a unir a la nación, va a ser la fuerza que mueva al país, va a hacer que la cultura india avance”, aseguró Sadhuram Mishra, un apasionado seguidor del líder del BJP, que con megáfono en mano no cesó de lanzar vítores.

A falta de la presencia del líder del BJP en Nueva Delhi, los que sí se dirigieron a sus seguidores fueron el presidente del partido, Rajnath Singh, y la mano derecha de Modi, Amit Shah, y el jefe de campaña en el estado más importante de India en número de escaños, Uttar Pradesh, donde logró casi la totalidad de los 80 asientos en disputa.

El ambiente de júbilo de los incondicionales del BJP contrastaba con la desolación en la sede del derrotado y gobernante Partido del Congreso, donde sólo una nube de cámaras de televisión esperaba a pleno sol que aparecieran Sonia Gandhi y su hijo Rahul, dirigentes de esa formación política.

El Congreso, de la dinastía Nehru-Gandhi, que ha gobernado India prácticamente desde su independencia en 1947, es el gran derrotado de los comicios, al obtener el peor resultado de su historia con un máximo de 44 escaños, 162 asientos menos que en 2009.

Asumiendo la derrota, Rahul Gandhi, líder de campaña del Partido del Congreso y delfín político de la dinastía Gandhi, apareció finalmente para reconocer ante las cámaras que su formación “lo hizo bastante mal” y asumir su responsabilidad personal en lo sucedido.

La madre de Rahul y presidenta del partido, Sonia Gandhi, aceptó el pésimo resultado “con humildad” y declaró que no han recibido el apoyo que esperaban y que respetan “la decisión” de los votantes.

Sin necesidad de coaliciones

El BJP gobernará sin necesidad de coaliciones al superar 50% de los escaños, algo que no se producía en India desde los comicios ganados en 1984 por Rajiv Gandhi tras el asesinato de su madre Indira, ocasión en la que en el Congreso obtuvo 415 asientos.

La debacle electoral del Congreso es mayor si se comparan los 44 escaños obtenidos en estos comicios con el peor resultado de la formación hasta la fecha, en 1999, cuando el partido de la dinastía Nehru-Gandhi alcanzó 114 asientos, más del doble que los actuales.

Por otra parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, telefoneó a Modi, el nuevo primer ministro de India, para felicitarlo por su victoria y lo invitó a visitar Washington con la promesa de que su gobierno le concederá un visado pese a habérselo negado varias veces en la última década.

En su llamada con Modi, Obama se comprometió a “trabajar de cerca con él para hacer realidad la extraordinaria promesa de la alianza estratégica entre Estados Unidos e India”, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en un comunicado. Pakistán y Gran Bretaña también lo felicitaron.

 

Promete lograr un rápido crecimiento

El nacionalista hindú Narendra Modi, futuro primer ministro de India, celebró la aplastante victoria de su partido en las elecciones legislativas y prometió que “el siglo XXI será indio”.

Narendra Modi, de 63 años e hijo de un vendedor de té, dijo que trabajará por todo el pueblo indio en un primer discurso ante sus partidarios en su circunscripción de Gujarat.

“La fiebre de la elección ya ha pasado y la gente ha dado su veredicto, que dice que necesitamos llevar a India hacia adelante para cumplir los sueños de los 1,200 millones de indios”, declaró desde Vadodara.

“Quiero que el siglo XXI sea indio. Esto tomará diez años, no mucho”, prometió.

El anuncio de los resultados provisorios, que mejoran el resultado del BJP anticipado por los sondeos, motivó festejos en la sede del partido nacionalista hindú desde la mañana de ayer.

El ganador de las legislativas aceptó por otra parte la invitación del primer ministro británico David Cameron a Reino Unido, en donde el dirigente nacionalista hindú fue durante mucho tiempo persona non grata.

El triunfo del BJP remodela el paisaje político indio, transformando al partido nacionalista hindú en una potencia política nacional, poniendo fin a diez años de poder de la dinastía Gandhi-Nehru, desgastada por un crecimiento económico endeble y una corrupción creciente.

“Es el amanecer de una nueva era. El loto floreció en India”, declaró el presidente del BJP, Rajnath Singh, en referencia al símbolo de su partido.

Modi prometió durante la campaña instaurar un poder fuerte capaz de reactivar la economía de India, el segundo país más poblado del mundo, con 1,237 millones de habitantes.

Tras una década de crecimiento superior a 8%, el Producto Interno Bruto (PIB) de la tercera economía asiática (después de China y Japón) está en fase de desaceleración, con una expansión de 5% en 2012/2013.

Un giro internacional

La victoria del partido nacionalista hindú hacía temer el inicio de una época difícil entre India y Pakistán, por el papel de Modi durante el enfrentamiento intercomunitario de 2002 cuando éste era presidente del Estado de Gujarat.

En este conflicto murieron mil personas, en su mayoría musulmanes, ante la aparente pasividad de la policía.

La llegada de Modi al poder obligará a un giro radical a los grandes países occidentales, que lo boicotearon durante casi diez años a causa de esos disturbios.

Modi recibió también las felicitaciones del jefe del Departamento de Estado estadunidense, John Kerry, el presidente francés, François Hollande, el primer ministro británico, David Cameron, y el primer ministro, paquistaní, Nawaz Sharif.

Sharif, quien desde su elección en mayo de 2013 intenta mejorar las relaciones con su vecino indio, le dio “sus felicitaciones y sus mejores deseos”.

 

Relacionadas

Comentarios