Hallan restos de bisonte en construcción de vivienda en Guerrero

El INAH indicó que se encontraron piezas dentarias, fragmentos de vértebras y huesos largos pertenecientes al periodo Pleistoceno Tardío (11mil años a.C)

COMPARTIR 
05/06/2014 20:44 Notimex

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de junio.- Restos de especies como el bisonte y el pecarí, pertenecientes al periodo Pleistoceno Tardío (11mil años a.C), fueron hallados durante las excavaciones y el nivelado de terreno en el poniente de la ciudad de Chilpancingo, Guerrero, previo a la construcción de una vivienda.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que fue el dueño del predio quien reportó al arqueólogo Miguel Pérez Negrete, del Centro INAH-Guerrero, la existencia de restos óseos en su terreno.

Luego, se solicitó autorización al Consejo de Arqueología del INAH para realizar un rescate arqueológico, labor que quedó a cargo del arqueólogo Antonio Hermosillo Worley.

Después del análisis de los restos hallados, entre piezas dentarias, fragmentos de vértebras y huesos largos, se concluyó que pertenecen a diversos ejemplares de megafauna.

Antonio Hermosillo explicó que fue en la última glaciación cuando se poblaron dichas latitudes.

Durante el hallazgo también se localizaron restos fósiles de gonfoterio, especie emparentada con los elefantes actuales, así como diversos tipos de anfibios, caracoles y peces, en un estrato solidificado.

Tras ser trasladados al Laboratorio de Paleofauna del Centro INAH-Morelos, los restos sugirieron que en el área existió un antiguo cuerpo de agua donde convivieron varias especies de animales, ya que estaban depositados en un estrato arenoso.

Se busca obtener la mayor cantidad de información y recuperar evidencia que nos permita hacer una reconstrucción paleoambiental de la región”, indicó Hermosillo Worley, quien encabeza el equipo de investigación integrado por los arqueólogos Guadalupe Dionisio Guerrero, Edgar Pineda Santa Cruz y Gustavo Gámez Goytia.

Durante el periodo Pleistoceno, el angosto corredor intermontano que ocupa Chilpancingo, era un valle lacustre donde deambulaba la megafauna hasta su extinción por los cambios climáticos derivados de la última glaciación, hacia el año 10 mil a.C.

jgl

Relacionadas

Comentarios