Mujeres tarahumara se organizan contra violencia de género

Víctimas de agresiones por parte de sus parejas, activistas indígenas difunden la idea de que los golpes y violaciones no son normales

COMPARTIR 
06/01/2013 06:10 
Mujeres tarahumara se organizan contra violencia de género

CHIHUAHUA, 6 de enero.- Al igual que en las grandes ciudades, como Chihuahua y Juárez, las mujeres de la Sierra Tarahumara son víctimas de la violencia de género, pero, en esta región los casos son extremos, ya que se han presentado casos de madres de familia atadas a árboles como animales, u otras que han sido lesionadas con un hacha.

Para el Instituto Chihuahuense de la Mujer (ICHIMUJE), el caso se tornó sumamente delicado, al descubrir que no se puede dar el mismo tratamiento a una mujer indígena que a una que habita en una zona rural.

Las acciones sin embargo han resultado exitosas para atender a personas y familias violentadas.

Actualmente, mujeres de la región combaten el maltrato mediante la construcción  de refugios en la sierra para proteger a quienes han sufrido algún tipo de violencia.

Relatan su tragedia

A principios de diciembre pasado, un indígena tarahumara asesinó a su esposa de 12 años de edad, asestándole una herida con una pillaca o arma blanca en el tórax.

La Fiscalía del estado de Chihuahua reportó que los hechos se dieron en la comunidad de Calabacillas, en el Rancho Tosánachi, en el municipio de Guadalupe y Calvo.

El padre de la menor declaró que la pareja discutió, pero que no pudo hacer nada para evitar el ataque.

En otro caso, en noviembre pasdo, la asistente o enlace jurídico en la sierra tarahumara de Chihuahua del senador Javier Corral Jurado fue asesinada en su vivienda, junto con su hijo de 14 años de edad.

Edna Delfina Rodríguez, de origen indígena, de 38 años, y su hijo de 14, fueron acribillados por un grupo de sujetos armados en su casa, en el municipio de Bocoyna.

Fueron asesinados de un balazo en la cabeza.

En defensa propia

Una mujer tarahumara asesinó a su esposo, cansada de ser golpeada. Fue liberada luego de permanecer un año en prisión y comprobarse que cometió el delito en legítima defensa.

El juicio fue llevado de manera irregular, sin intérprete, y su abogado no aportó las pruebas en defensa de la mujer rarámuri, por lo que la sentenciaron por el delito de homicidio en riña.

En 2012, fue liberada Graciela Mancinas Motochil, de 25 años, quien había sido indebidamente sentenciada a tres años de prisión. Esto luego que una abogada tarahumara intervino a su favor.

Originaria del municipio serrano de Urique, en las Barrancas del Cobre, Graciela relató que su esposo, Julián Vega, la maltrataba constantemente luego de emborracharse y drogarse, y una noche la quiso ahorcar, por lo que lo lesionó con un cuchillo.

La directora del Instituto Chihuahuense de la Mujer, Ema Saldaña, relató a Excélsior crueles episodios de violencia de género.

Tal es el caso de una mujer agredida con un hacha por su esposo, dejándola gravemente herida.

La mujer fue trasladada a Chihuahua, a un refugio especial, pero la indígena no se adaptó a las condiciones de vida urbanas, y tuvo que ser regresada a su comunidad, con el riesgo que su esposo la volviera a agredir.

Agresiones extremas

Dentro del Instituto Chihuahuense de la Mujer, las víctimas comentan, con dolor, el caso de una de sus compañeras que permaneció atada a un árbol en el patio de la casa de su esposo.
La rarámuri fue rescatada con lesiones físicas y sicológicas por trabajadoras sociales de la región, quienes se han dedicado a difundir los derechos de las mujeres en toda la sierra de Chihuahua.

Estos casos alertaron al Instituto de la Mujer, porque a pesar de tener los medios para ayudar a las mujeres maltratadas, la situación con las tarahumaras es completamente distinta a las de la zona urbana.

Muchas de las víctimas de estas conductas fueron llevadas a albergues y refugios en Chihuahua o Ciudad Juárez, pero no se adaptaron al tipo de vida occidental.

La labor fue dura, desalentadora e incluso  frustrante. De inmediato se dieron cuenta que la situación de las mujeres rarámuri maltratadas en la sierra es un caso peculiar.

Ellas tienden a ser extremadamente tímidas, reservadas y consideran que la violencia de sus esposos contra ellas o sus hijos, es normal.

Multiplican la igualdad

Otras mujeres víctimas propusieron una solución, y entonces caminaron kilómetros de bosque, llanuras y serranías, para apoyarlas, para empoderarlas ante la violencia masculina o machista.

Una de estas multiplicadoras es Carmen Palma Cobos, oriunda de la comunidad de San Elías, en el municipio de Bocoyna, muy cerca del poblado turístico de Creel.

“Todas somos ignorantes”, dijo tras capacitarse en el ICHIMUJ.

Carmen se armó de valor para salir a las comunidades a decirles a las mujeres que la violencia no es normal.

“Todos dicen que sí, que todas hemos sido violentadas de una u otra forma, es difícil, porque las persona que es violentada no se acerca, como que todo lo esconde, entonces tenemos que ganarnos la confianza y tenemos que ver que algo le está pasando, tenemos que buscarla”, dijo.

Como a ella, el ICHIMUJ ha capacitado a otras 19 mujeres tarahumara, las llamadas multiplicadoras.

Al respecto, Liliana Valencia, vocera del Instituto, dijo admirar a quienes que se capacitan, porque son mujeres que de inmediato se empoderan y se convierten en líderes de su comunidad.

Este diario recorrió, junto con ellas, los albergues de Bocoyna, en las comunidades de Creel y Sisoguichi.

Una de estas mujeres que rompió el hilo de la violencia es Margarita, o Mague: “Yo le digo a él, porque me golpeaba, nomás porque hay mucho alcohol, mucho pisto que toma él, pero ya con las pláticas ya no hay tanta violencia contra quienes hemos ido. Los hombres dicen que está bien que les digan que no deben golpearlas”.

Sin embargo, la tarea es difícil.

Hay que recorrer grandes distancias, kilómetros de sierra, cerros y caminos sinuosos.

Cuando se puede se hace en camión, en mulas, burros o a pie. Son cuatro comunidades que por fuerza deben visitar al año y extender sus conocimientos en contra de la violencia de género.

En algunas ocasiones las multiplicadoras deben hacer los recorridos en potentes camionetas todo terreno, de doble tracción, conocidas como 4X4, porque no hay otra manera de llegar a las abruptas comunidades.

En otras ocasiones, deben dejar su labor, amenazadas por la violencia de los narcotraficantes.

Pero como Carmen, dicen que el esfuerzo vale la pena, porque la violencia contra la mujer indígena es un problema muy grave y desgarrador.

Otras, en solidaridad, se suman a la labor para analizar el fenómeno, se trata de Ángela Mancinas Reyes, trabajadora social, y Fabiola Rocha Valdez, sicóloga de profesión.

Ángela acompañó a la Unidad Itinerante, visitando comunidades indígenas, y quien también hace las veces de intérprete por ser oriunda de la región y descendiente de la raza tarahumara.

Ella asesora a las familias sobre salud, economía, violencia y hasta cuestiones legales.

Compartió cómo se ha complicado   esta labor: “Antes teníamos problemas porque no llegábamos a las comunidades que tenían terrenos muy quebrados o nos atascábamos, o de plano no podíamos llegar”.

Y añade: “La comunidad de Kira es la más lejana, hacíamos una hora y media, en el municipio de Batopilas y la quitamos de la ruta por la violencia y la inseguridad, por eso esa ruta la tuvimos que quitar. Pero si no vamos ellas nos hablan, y eso nos da una gran satisfacción de poder ayudar a mi gente indígena”.

Fabiola, su compañera de viajes, añadió que toma unas ocho sesiones ayudar a una mujer indígena violentada por su pareja.

La mayoría sufre de golpes, violencia sicológica e incluso la violencia sexual, la cual es aceptada por la comunidad.

Carmen, una de las primeras multiplicadoras que recibió una remuneración económica por su labor, dice que en ocasiones el trabajo es difícil porque las pláticas las tienen que hacer frente a las mujeres maltratadas y sus esposos.

“Ellos no nos dicen nada, pero también aprenden”, explica.

Un caso de San Elías es el de Celso Miguel Cobos Cruz, de 48 años de edad, quien dice que aprendió de las multiplicadoras, como Carmen, que no se debe pegar a la mujer.

Él tiene seis hijos, una de ellas es María Luisa Cobos Batista, quien se acaba de graduar en la Universidad La Salle, camino que ahora recorre su otro hijo, Reyes Ramiro.

Incluso comentan que a pesar que la violencia entre parejas de indígenas y de criollos o chabochis es similar, en el caso de los hombres tarahumaras aprenden más rápido y dejan de hacerlo casi de inmediato cuando se les dan las pláticas.

Celso Miguel así lo refiere y dice que antes para su familia y muchos de su comunidad el problema era la violencia en sus viviendas, contra las mujeres o los hijos.

 Pero ahora dice las cosas han cambiado y el problema es la violencia de “los malos”, como nombra a los narcotraficantes o gavilleros que circulan a diario impunemente, por las carreteras o caminos de la Sierra Tarahumara.

“Ellos son los violentos, a veces nomás entre ellos, pero hay que tener cuidado cuando te los topas, porque luego andan borrachos o drogados y no respetan a nadie con sus rifles”, lamentó.

Multiplicadoras

Arman equipo

Grupos de mujeres recorren comunidades para difundir los derechos de las mujeres:

Las agresiones extremas que padecen las indígenas rarámuri de forma cotidiana alertaron al Instituto local de las Mujeres.

Año con año, las activistas viajan por diversos puntos de la Sierra Tarahumara para enseñar a otras víctimas sus conocimientos para evitar mayores ataques.

Comentarios

Lo que pasa en la red