Puntualidad

Debo decir que a los presidentes les interesan muchas cosas: caminos, puentes, presas, obras con las que se puedan lucir, pero no les interesa la salud, a menos que se trate de inaugurar un hospital (aunque esté a medio terminar); la salud no es prioridad para los gobiernos, y el enfoque hacia la salud se ha limitado a recibir a los enfermos en clínicas, hospitales y demás; los programas de prevención y control son muy deficientes.

COMPARTIR 
Rafael Álvarez Cordero 20/02/2014 02:13
Puntualidad

“La puntualidad es cortesía de reyes”, dicen que decía Luis XIV; pero en nuestro medio la puntualidad parece no tener importancia: las bodas comienzan una hora después de lo señalado en la invitación, las inauguraciones se retrasan porque al invitado principal se cree importante y no le preocupa la puntualidad; presidentes, gobernadores, alcaldes y hasta síndicos y funcionarios menores desprecian a los asistentes a cualquier acto y los hacen esperar —a veces al rayo del sol— durante horas… y no pasa nada. Pero no quiero hablar de esa impuntualidad, sino de una falta de puntualidad que ha costado muchas vidas y costará más aún, me refiero al retraso para tomar acciones en asuntos prioritarios de salud.

Debo decir que a los presidentes les interesan muchas cosas: caminos, puentes, presas, obras con las que se puedan lucir, pero no les interesa la salud, a menos que se trate de inaugurar un hospital (aunque esté a medio terminar); la salud no es prioridad para los gobiernos, y el enfoque hacia la salud se ha limitado a recibir a los enfermos en clínicas, hospitales y demás; los programas de prevención y control son muy deficientes; existe, sí, el Instituto Nacional de Salud Pública, que tiene investigadores, epidemiólogos y maestros, y publica riquísimos y sesudos documentos, pero su impacto en la salud del país, en la salud pública, es casi nulo.

Esto se vio con claridad en dos reuniones de los más altos funcionarios de Salud en estos días: en Ixtapan de la Sal se celebró el Foro Nacional de Intercambio de Experiencias Exitosas en Materia de Combate al Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes, en donde la doctora Mercedes Juan claramente señaló que, de no revertirse las tendencias de sobrepeso, obesidad y la diabetes en la población mexicana, el costo de atender a los afectados podría alcanzar los 101 mil millones de pesos para 2017, costo al que se debe sumar el sufrimiento, el dolor y la afectación a los enfermos y sus familias.

Y en esta semana se celebró la Primera Reunión Latinoamericana de Alto Nivel en Diabetes, con la participación de autoridades de salud de todo el continente, una vez más, se hizo patente que, en contra de los discursos triunfalistas de las acciones para combatir la diabetes, en nuestros países no se ha podido lograr casi nada mientras aumenta el número de enfermos, inválidos y muertos por este mal en todo el continente.

Y eso confirma que los gobiernos de la región llegaron tarde para enfrentar un problema que ya en el siglo pasado el doctor Rafael Álvarez Alva señalaba: “Entre nosotros, la Medicina Preventiva no ha alcanzado el lugar que le corresponde, dada su importancia y su trascendencia; buscar los factores que han determinado esta situación y procurar modificarlos, es la forma de conseguir que el personal de salud cumpla cada vez mejor su responsabilidad profesional” (Álvarez A. R., Salud pública y medicina preventiva, 1999).

Por primera vez, algunos ponentes, como el doctor Héctor Gallardo Rincón del Grupo Carso; el experto Edwin Jiménez Sancho, presidente de la Región Sudamericana y del Caribe de la Federación Internacional de Diabetes; el doctor Simón Barquera, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud, y la comunicadora Lolita de la Vega, diabética exitosa, promotora de las mejores prácticas en diabetes, señalaron las enormes deficiencias y equívocos al abordar el problema de diabetes, y confirmaron que, nuevamente, las autoridades de nuestros países llegaron tarde, con un retraso ya de varios lustros, y que será muy difícil remontar el problema.

La puntualidad es importante y, en salud, es asunto de vida o muerte.

                *Médico y escritor

                raalvare2009@hotmail.com

                www.bienydebuenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red