La cooperación entre México y la Unión Europea en materia de derechos humanos

Los diálogos institucionales permanentes, como el que mantenemos en materia de derechos humanos con nuestro socio europeo son herramientas valiosas para continuar fortaleciendo no sólo la cooperación, sino una relación fincada en valores compartidos.

COMPARTIR 
México Global 17/03/2014 01:20
La cooperación entre México  y la Unión Europea en materia  de derechos humanos

Juan Manuel Gómez Robledo V.

 

El 18 de marzo se llevará a cabo en Bruselas, Bélgica, la cuarta edición del Diálogo de Alto Nivel en materia de Derechos Humanos entre México y la Unión Europea. Dicho foro gubernamental fue acordado en 2010 en el marco del Plan Ejecutivo Conjunto de la Asociación Estratégica México-Unión Europea.

Esta será la segunda ocasión en que el diálogo será precedido, el día anterior, de un seminario de la sociedad civil, que ofrecerá un espacio para que organizaciones de México y de la Unión Europea intercambien experiencias y buenas prácticas en temas de interés común sobre la realidad de los derechos humanos, incluyendo los logros y retos actuales que enfrentan las sociedades mexicana y europea.

La cuarta edición de este foro de alto nivel refleja la madurez y profundidad con la que México y la Unión Europea abordan su relación en materia de promoción y protección de los derechos humanos. Se trata de un diálogo político franco y abierto, en el que ambas partes encuentran un espacio para compartir sus coincidencias en los foros multilaterales de derechos humanos, lo mismo que sus enfoques en lo que toca a la interacción bilateral, o bien preocupaciones específicas sobre las realidades de México y la Unión Europea. Temas como género y violencia contra la mujer; el combate a la delincuencia transnacional organizada y los derechos humanos; las empresas y los derechos humanos, así como las políticas de cooperación en materia de derechos humanos, son temas prioritarios de interés común sobre los cuales se erigirá el diálogo en esta ocasión. Por su parte, las organizaciones de la sociedad civil de ambas parten abordarán la misma temática, lo que permitirá que el diálogo gubernamental se complemente y nutra también de las contribuciones que ellas aporten. La participación activa de la sociedad civil, en todas sus expresiones, es un elemento toral de la relación que México sostiene con la Unión Europea, y deberá seguir siéndolo en el contexto de la eventual modernización del acuerdo global con esa importante región.

Los diálogos institucionales permanentes, como el que mantenemos en materia de derechos humanos con nuestro socio europeo son herramientas valiosas para continuar fortaleciendo no sólo la cooperación, sino una relación fincada en valores compartidos. Como el Presidente de la República lo manifestó durante la presentación del Informe de Actividades 2013 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, “México está decidido a adoptar las mejores prácticas de derechos humanos que hay a nivel global y, sobre todo, hacer un Estado que cumple y contribuye con el Sistema Internacional de Derechos Humanos”.

En los foros multilaterales, México y la Unión Europea mantenemos una serie de coincidencias enraizadas en el respeto a los derechos humanos. Nuestras afinidades son evidentes en asuntos tales como los derechos de los niños, la abolición de la pena de muerte, la equidad de género, los derechos de los pueblos indígenas y los derechos de las personas con discapacidad. Ambos estamos comprometidos con el fortalecimiento de foros globales clave como el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas —en el que México fungirá como miembro hasta 2016—, o bien, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Es claro que quedan espacios de cooperación por fortalecer. De ahí que el Diálogo de Alto Nivel entre México y la Unión Europea cobre especial relevancia. Estamos convencidos de que, una vez que concluya la sesión del Diálogo y el Seminario de la Sociedad Civil, compilaremos un amplio repertorio de temas y nichos de oportunidad para elevar la relación bilateral a un nivel más estratégico y seguir acordando soluciones para los retos comunes en materia de derechos humanos.

Por último, el diálogo político entre México y la Unión Europea en materia de derechos humanos no podría ser entendido sin el componente de la cooperación. Tal es el caso del denominado “Laboratorio de Cohesión Social II”, cuyo objetivo general es coadyuvar en la instrumentación de proyectos que mejoren la igualdad de oportunidades en el acceso a la justicia, la seguridad ciudadana y los derechos humanos en México. Se trata de un marco de cooperación basado en la corresponsabilidad y el cofinanciamiento que, además, es reflejo de la madurez que ha alcanzado la relación México-Unión Europea.

Es así que México acude a esta cuarta edición del Diálogo de Alto Nivel, tomando como referencia la quinta meta del gobierno del presidente Peña Nieto.  Así, en Bruselas, el gobierno mexicano reitera su voluntad política para desempeñarse, frente a los socios clave, como un actor con un alto sentido de responsabilidad global en materia de protección y promoción de los derechos humanos. Es justo ésta una de las agendas en las que el sentido de la responsabilidad nacional y global adquiere mayor relevancia y sin duda alguna, exigencia.

*Subsecretario de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos

Comparte esta entrada

Comentarios