La promesa incumplida de Barack Obama

De octubre 2013 a junio de 2014 más de 51 mil menores de edad fueron detenidos por la patrulla fronteriza.

COMPARTIR 
Ruth Zavaleta Salgado 04/07/2014 02:02
La promesa incumplida de Barack Obama

La situación de pobreza y violencia que han vivido a lo largo de su historia algunos países centroamericanos ha ocasionado en diversas coyunturas que el flujo de personas que cruza nuestro país para alcanzar ya no el sueño americano, sino una tierra no prometida para salvarse, sea de forma constante y en muchas ocasiones dramático para los mexicanos y escandaloso para los estadunidenses.

Nuestra cultura solidaria y garante de los derechos humanos ha obligado a que la Ley de Migración haya sido modificada en dos ocasiones para proteger a los niños y adolescentes migrantes que sin compañía optan en la desesperación por cruzar nuestras fronteras. Así lo marca el srtículo 112 y sus diversas fracciones.

A decir del gobierno de Estados Unidos en una nota publicada el 10 de junio en Nueva York por la Unicef: “… más de 47 mil niños no acompañados tratan de entrar a su país”. El revuelo causado por esta noticia la hacía ver como nueva, pero el conocimiento de las lamentables condiciones en las que ingresan los niños centroamericanos a nuestro país para cruzar la frontera ya es añeja, hay hasta películas que dan cuenta no sólo del maltrato a los niños, sino del abuso de la delincuencia organizada hacia estos seres humanos. Pero lo que la nota no hace transparente es de dónde son la mayoría de esos infantes, porque los datos oficiales de 2012 y 2013 nos dicen que no son de Guatemala, de Nicaragua, del Salvador o de cualquier otro país, sino de México.

Según datos del Instituto Nacional de Migración en 2012 de un total de 17 mil 129 menores de edad mexicanos repatriados, 13 mil 589 estaban en el rubro “no acompañados”, y en 2013 de nueve mil 215; siete mil 564 estaban en la misma situación. Centroamericanos menores de edad devueltos en 2012 no acompañados fueron tres mil 946 de un total de cinco mil 857, y en 2013, tres mil 205 de cuatro mil 554.

Varias reflexiones surgen a partir de esta declaración de la Unicef y de estos datos de la página del Instituto Nacional de Migración (que no tiene publicados los datos de 2014); en primer lugar, los números no coinciden con la tendencia a la baja desde que el presidente Enrique Peña Nieto asumió el cargo. En segundo lugar, la declaración se realiza en el supuesto de que dicha alza de migrantes niños no acompañados se está dando, entre otros factores, por la violencia e inseguridad de la región y de nuestro país.

Pero los datos dados a conocer el miércoles por el titular de Gobernación muestran una clara tendencia de la baja de ciertos rubros relacionados con la inseguridad, incluso de la que tiene que ver con la violencia que en el sexenio pasado pudieron haber obligado a menores de edad a emigrar. Pero quizá lo que no está en esa declaración, del 10 de junio, son los horrorosos datos de deportación de migrantes durante la más decepcionante administración del presidente Barack Obama. Miles o quizá millones de personas han sido deportadas, muchas de ellas infraganti han sido capturados sin tener oportunidad de despedirse de sus hijos.

En la página de www.cimacnoticias.com.mx podemos encontrar datos más precisos que se dieron a conocer el 7 de julio a propósito del estudio “Niñez migrante no acompañada en la región Norte y Centroamérica”. Según éste, de octubre 2013 a junio de 2014 más de 51 mil menores de edad fueron detenidos por la patrulla fronteriza, de los cuales 12 mil 146 son de nacionalidad mexicana y de éstos, mil 200 son niñas. Según dicho documento, el gobierno de EU se declara en “crisis humanitaria” y entonces para solucionarlo aumentaron los centros de detención y activaron la eficiencia de los sistemas de repatriación. Ante esta política, México tiene que actuar para proteger a sus niños, ya que de ese gran y exitoso país vecino no podemos esperar gran cosa, porque en la relación que mantenemos, pocas veces se ha debatido de forma bilateral los orígenes y soluciones de la migración o de otros temas que nos aquejan. Hoy 4 de julio, no se nos olvida que la ley de migración fue una promesa incumplida del actual Presidente de EU.

                *Maestra en derecho constitucional por la UNAM

                ruthzavalaetas@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red