La Gendarmería Nacional

COMPARTIR 
Ruth Zavaleta Salgado 09/05/2014 02:55
La Gendarmería Nacional

Demanda añeja, la creación de una Gendarmería Nacional que modifique el enfoque desde el cual vemos a las autoridades encargadas de la seguridad pública, está a punto de concretarse. Su creación tiene que ver también con la modificación conceptual que tuvo la Secretaría de Gobernación en enero de 2012, cuando fueron decretados cambios a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal. Desaparecida la Secretaría de Seguridad Pública federal, las tareas fueron asumidas por la Secretaría de Gobernación con el fin de establecer mejores estrategias y capacidades y evitar la dispersión.

Hace algunos días, en la Cámara de Diputados, el comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, en reunión con los integrantes de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados, informó que en tres meses estará en funcionamiento la Gendarmería Nacional, integrada por cinco mil elementos destinados a tareas de proximidad (tres mil) y de reacción (dos mil).

La creación de la gendarmería no ha sido un proceso sencillo porque implicó certificar y elegir de entre 90 mil solicitantes a los elementos que la integrarán. Es decir, elementos que tengan una nueva visión y que no estén permeados de los viejos vicios que deterioraron la imagen de la seguridad pública.

La presentación del titular de la Comisión Nacional de Seguridad se efectuó luego de que hace unos días el Sistema Nacional de Seguridad Pública cumpliera el compromiso contraído en la XXXV Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública para hacer pública la información. Los datos señalan que los homicidios y los secuestros se han incrementado, pues en el mes de marzo se registraron 179 secuestros más que los de febrero; mientras que en homicidios fueron 26 más que en febrero (mil 590 frente a mil 564).

Como es evidente, las incidencias aumentaron en estos dos rubros: homicidios y secuestros, pero resulta importante destacar que el delito de privación ilegal de la libertad, secuestro, es del fuero común; es decir, cada institución de procuración de justicia de los estados de la República tiene competencia para investigar y perseguir a los responsables. Entonces, resulta importante atisbar que algunos de los estados parecen incumplir con su labor.

La creación de la Gendarmería Nacional es sumamente importante dentro de la Estrategia Nacional de Seguridad; hace aproximadamente un mes, la revista The Economist había señalado como una derrota la ausencia de la Gendarmería Nacional. El diario señaló: “Los líderes militares y los gobernadores estatales mataron el plan”. La información del reciente titular de la Comisión Nacional de Seguridad viene a aclarar importantes puntos y a confirmar que la estrategia continúa pese a que los retrasos —derivados de la evaluación de los elementos— la haya frenado.

Es evidente que la fuerza de los gobernadores continúa presente y es muy probable que la afirmación de The Economist no esté alejada de la realidad. Una de las materias pendientes en la agenda de la seguridad pública nacional tiene que ver con la responsabilidad que deben asumir los estados de la República, promover el desarrollo y garantizar la seguridad de los ciudadanos. En tanto, el presupuesto y endeudamiento para ellos se incrementa, su tarea para asumir los temas prioritarios que afectan a la población parecen no mejorar. Los datos están ahí.

La idea de una Gendarmería Nacional ya ha sido puesta en marcha en diferentes países como Francia, Argentina, Chile o Colombia, cuya Policía Nacional surgió a partir de una modificación en el modelo y la puesta en marcha del Plan de Transformación Cultural y Mejoramiento Institucional. La Gendarmería Nacional unificará tareas fundamentales en materia de seguridad pues, de acuerdo con la información que se ha venido dando sobre ésta, tendrá un mando civil y fortalecerá la seguridad en zonas rurales y marginadas.

La Estrategia Nacional de Seguridad tiene en la gendarmería un soporte que se conjuga con la prevención del delito y la reconstrucción del tejido social. Amén de los programas de corte social que se aplican para que los jóvenes y los niños tengan un mejor entorno que los lleve por mejores caminos.

En tres meses veremos el inicio de un cambio radical en la política pública de seguridad. Habrá que evaluar y fortalecer donde se requiera.

                *Maestra en derecho constitucional por la UNAM

                ruthzavaletas@hotmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios