Europa para los americanos

COMPARTIR 
Pascal Beltrán del Río 26/06/2014 01:11
Europa para los americanos

Una de las cosas que ha llamado la atención y generado múltiples comentarios en torno del Mundial de Brasil es el bajo desempeño que han mostrado varias selecciones europeas.

Ya fueron eliminadas tres potencias futbolísticas de ese continente: los excampeones Italia e Inglaterra y el actual campeón España.

Ha resurgido la presunta maldición que persigue a las selecciones del viejo continente cuando la Copa del Mundo se celebra en América.

Los siete Mundiales que se han organizado en este lado del Atlántico —antes de esta edición— han sido ganados por selecciones americanas: tres veces por Brasil, dos por Argentina y dos por Uruguay.

Más aún, de los 15 enfrentamientos que han tenido entre sí americanos y europeos en esta Copa, los primeros se han llevado ocho, por tres empates y cuatro triunfos europeos.

Se ha alegado que a los europeos se les dificulta “el clima americano”, como si Chicago, Río de Janeiro, Montevideo, Viña del Mar, Rosario y la Ciudad de México tuvieran el mismo clima.

Sin duda, sería necesario hacer un análisis Mundial por Mundial para saber por qué les va mal a los europeos en las Copas celebradas en América (aunque en cinco de las siete haya llegado una selección europea a la final).

Sobre por qué ha pasado así en Brasil 2014, la mejor explicación que he escuchado es la de Juan Carlos Osorio, técnico colombiano que trabajó por varios años con el Manchester City, de la Liga Premier inglesa, y actual entrenador del Atlético Nacional, el campeón de su país.

A los europeos les está yendo mal en este Mundial —dijo Osorio recientemente— porque las ligas europeas tienen cada vez menos jugadores locales y cada vez más latinoamericanos.

Me puse a revisar las plantillas de los tres primeros lugares del último campeonato de diez de las principales ligas europeas: las de Alemania, Inglaterra, España, Italia, Francia, Holanda, Bélgica, Portugal, Suiza y Rusia, todos ellos países que calificaron para el Mundial de Brasil.

De los cerca de 750 jugadores en las plantillas de esos 30 clubes, casi una sexta parte (114) provienen de América Latina.

Entre éstos hay 54 brasileños, 26 argentinos, diez uruguayos, ocho colombianos, cinco venezolanos, tres paraguayos, dos mexicanos, dos peruanos, dos costarricenses y un hondureño.

En el Benfica de la Primeira Liga portuguesa hay una docena de latinoamericanos en su plantilla de 25 jugadores; en el Atlético de Madrid, nueve, y en el París Saint-Germain hay ocho. Solamente en dos de los 30 equipos no militan latinoamericanos: el Borussia Dortmund, de la Bundesliga, y el Feyenoord, de la Eredivisie holandesa.

De acuerdo con Osorio, la importación de jugadores de otras partes del mundo, como Latinoamérica, ha sustituido a los que provenían de las canteras de los equipos.

En el Manchester City sólo seis jugadores de la plantilla de 27 son ingleses. En el Liverpool hay ocho y en el Chelsea únicamente aparecen tres registrados.

Un informe del centro de estudios suizo sobre el futbol CIES Observatory Football encontró que el año pasado había 515 brasileños jugando en los 478 equipos de primera división de las 31 ligas de la UEFA. Detrás de los expatriados brasileños venían los franceses (269) y los serbios (205), pero inmediatamente después los argentinos (188).

Es verdad que ocurren hechos raros, difíciles de explicar en torno de la participación de las selecciones europeas en Mundiales en el continente americano.

Sin embargo, esto parece más obra de la casualidad, pues no se celebraba un Mundial en América desde 1994; en Latinoamérica desde 1986, y en Sudamérica desde 1978. Las conexiones entre esta Copa y aquéllas no son fáciles de establecer.

Lo que ocurre con las selecciones europeas en el Mundial de Brasil 2014 parece más bien un efecto del aumento en la importación de jugadores por parte de los clubes europeos.

Un estudio de la BBC que se dio a conocer en octubre pasado encontró que los jugadores ingleses de la Liga Premier estuvieron en la cancha sólo 32% del tiempo de juego. El estudio fue encargado por el presidente de la Asociación de Futbol de Inglaterra, Greg Dyke, preocupado por la caída en el número de jugadores locales.

Actualmente sólo hay 66 jugadores en la Liga Premier elegibles para representar a Inglaterra en competencias internacionales. Dyke ha dicho que quiere incrementar ese número a 90 para 2022, lo que implicará frenar las importaciones.

La lógica puramente de mercado con que opera el futbol profesional europeo parece estar dando al traste con el rendimiento de las selecciones del viejo continente en la Copa del Mundo y otros torneos internacionales.

Aunque no puede descartarse que Alemania, Holanda o Francia pudieran ganar el Mundial de Brasil (no tanto así Bélgica, Grecia o Suiza), el número de selecciones de América que van a calificar a la siguiente ronda muy probablemente será mayor que el de Europa: Brasil, México, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, Costa Rica y, casi seguro, Estados Unidos.

Hace ocho años, en el Mundial de Alemania, de las 16 selecciones que pasaron a octavos de final, diez eran europeas y cuatro americanas. Los cuatro equipos en semifinales fueron de Europa.

Lo ocurrido en la última década en cuestión de importación de jugadores no ha sido buen negocio para Europa. Al menos para la calidad de su futbol.

Comparte esta entrada

Comentarios