Diez efectos del triunfo de Madero

COMPARTIR 
Pascal Beltrán del Río 20/05/2014 01:14
Diez efectos del triunfo de Madero

1) No es común que el líder de un partido que pierde el gobierno en una elección logre mantenerse mucho tiempo al frente de la organización. La priista Dulce María Sauri quiso renunciar de inmediato, luego de la derrota de 2000, pero le pidieron que se quedara… sólo hasta que se consolidó el proyecto de Roberto Madrazo de apoderarse del tricolor. La capacidad de operación política de Madero ha sido subestimada con frecuencia. Trataron de armarle un Tucom, pero no pudieron. Aquí escribí, desde el 19 febrero pasado, que el chihuahuense se reelegiría, y repetí el pronóstico el 12 de marzo.

2) El Pacto por México fue la tabla de salvación de la que se agarró Madero en los difíciles días posteriores a la elección de 2012, cuando el PAN, el partido de gobierno, se fue al tercer lugar. Al chihuahuense le cargaban la responsabilidad de la derrota y enfrentaba una fuerte oposición interna. Hoy Madero puede negociar con el gobierno desde una posición de mayor fuerza. Dentro de poco tiempo, solidificará su mando sobre las bancadas del partido. Muchos legisladores rebeldes, por conveniencia, regresarán al redil.

3) Las horas de Jorge Luis Preciado como coordinador de la bancada panista en el Senado están contadas. El hombre que Gustavo Madero usó, hace justo un año, para desplazar de la coordinación del grupo parlamentario a Ernesto Cordero, no pudo ganar Colima para su causa. Desde antes de la elección del domingo, se hablaba en el equipo maderista de su remoción. ¿Qué apetece el jefe nacional? ¿Un Vega Casillas, un Romero Hicks o un Larios Córdova?

4) Aunque está menos amenazado, tampoco debería sentirse tan seguro Luis Alberto Villarreal en el puesto de coordinador de los diputados. Su estado, Guanajuato, fue uno de los diez que perdió Madero, y donde se dio con mayor holgura el triunfo de su opositor. ¿Qué le aporta Villarreal a Madero? Ha ido de escándalo en escándalo. Es candidato perfecto al sacrificio, a menos de que el jefe nacional encuentre algo más que le pueda exprimir o le nombre un coadjutor.

5) Ave, Madero, los que están por arrimarse, te saludan. En el grupo de conversos cuente usted a los senadores corderistas que están pensando en ir por alguna de las gubernaturas próximas a renovarse. Por orden de aparición, primero están los potosinos Sonia Mendoza Díaz y Octavio Pedroza Gaitán. Mejor se alinean de una vez por la derecha. No se les vaya a atravesar un Zapata Perogordo. En San Luis ganó Cordero el domingo. El pulgar de Madero anda inquieto.

6) ¿El fin del calderonismo? Depende qué entendamos por eso. El expresidente Felipe Calderón seguirá teniendo influencia en el partido, pero ahora deberá negociar con el jefe nacional hoy reelecto, cosa que hasta ahora había creído innecesaria. Lo que sí se acabó es la carrera de Ernesto Cordero. Duró poco. La muerte de Juan Camilo Mouriño, en noviembre de 2008, lo convirtió, sin querer, en cabeza de grupo, pero sus descalabros consecutivos muestran que para la operación política le faltó madera.

7) En ninguna entidad del país, ni siquiera los estados que gobierna el PAN, ganó Gustavo Madero con tanto margen como en Nuevo León. El triunfo maderista en el estado norteño fue casi al son de 4 por 1. Si bien antes del domingo pocos dudaban que Margarita Arellanes será la candidata blanquiazul a la gubernatura, hoy, además, la alcaldesa de Monterrey —a quien se atribuye la victoria en Nuevo León—, aparece como buena operadora política. Y así, sin la intervención de Cristo, se anota puntos para la contienda del año entrante contra el PRI.

8) La estrella fulgurante del panismo, el diputado Ricardo Anaya —quien sorprendió al país con su talento político fresco, sensatez y espíritu conciliador —, no resultó tan bueno para hacer campaña. O, al menos, una campaña tan negativa como la que se dio en el PAN. Madero perdió Querétaro, el estado de Anaya. Eso significa que el otro aspirante a la gubernatura, el panista Francisco Domínguez se acerca más a la meta. Domínguez apoyó a Cordero, pero lo hizo sin la estridencia de otros, por lo que su relación con Madero podría recomponerse.

9) Este jueves o viernes tomará posesión Madero de su segundo periodo y habrá nueva correlación de fuerzas en el partido. Se constituirá, por primera vez, la Comisión Permanente, creada en la reforma estatutaria, y asumirá muchas de las funciones que ha tenido el CEN. Lo integrarán 60 personas, de las cuales 20 serán coordinadores parlamentarios, más los exjefes nacionales (¿asistirá a sus sesiones el expresidente Calderón?), cinco jefes estatales y los gobernadores. De los 60 lugares, 27 son propuestos directamente por el jefe nacional; trece más salen del Consejo Nacional. El maderismo tendrá mayoría en este nuevo espacio deliberativo y resolutivo. 

10) Cuidado con obnubilarse. Luego de su triunfo, Madero anda en las nubes. Pero ¿qué pasa en las bases del partido y qué visión del panismo tiene el electorado? La larga campaña interna (¡dos meses!) y, sobre todo, las acusaciones de corrupción que volaron de un lado a otro han dejado al PAN con una imagen pública de partido-despapaye, a un año de las elecciones de 2015. Siempre se puede caer más bajo. Y si no, pregúntenle al PRI de Roberto Madrazo.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red