El Tucom azul está muerto

COMPARTIR 
Pascal Beltrán del Río 19/02/2014 02:41
El Tucom azul está muerto

Quizá murió antes de nacer, porque la oposición a la reelección de Gustavo Madero, presidente nacional del PAN, en algo se parece a la oposición que quiere tumbar al mandatario venezolano Nicolás Maduro: tanto en el PAN como en Venezuela, quienes rechazan el statu quo quieren ser cabeza de ratón, no cola de león.

En noviembre pasado se empezó a gestar la idea de enfrentar a Madero lanzando a un solo candidato contra él en la elección interna.

El día 18 de ese mes, la excandidata presidencial Josefina Vázquez Mota hizo un llamado a “reconstruir el partido” y desterrar “visiones grupales y corruptas”.

El día 30, Vázquez Mota y los otros dos opositores visibles a Madero en la carrera por la jefatura nacional panista, Ernesto Cordero y Juan Manuel Oliva, firmaron un llamado para que la dirigencia acelerara los trabajos previos a la contienda interna.

Desde entonces se han realizado reuniones entre los tres aspirantes, como la del pasado martes 11, en las cuales se ha intentado acordar que haya un solo aspirante… pero al parecer ninguno ha querido desistir de ser él o ella quien aparezca en la boleta.

Y tal parece que Vázquez Mota ya ha tomado una decisión: no participar en el proceso y permanecer neutral. Lo que se dice en el partido es que la también exsecretaria de Estado lo hará público en las próximas horas.

Unas versiones apuntan a que la decisión es producto de un pacto con Madero. Otras indican que no hay tal pacto, pero no descartan que pudiera haberlo más adelante.

Lo cierto es que sin el apoyo de Vázquez Mota, cualquier acuerdo al que pudieran llegar Cordero y Oliva para que alguno de los dos declinara a favor del otro será fútil. Y eso no quita que muchos duden de que ambos sean capaces de formar dicho frente.

Tampoco parece tener esa fuerza —la de conformar formalmente un Tucom, Todos Unidos contra Madero—, la organización Panistas por México, integrada por veteranos y experimentados políticos blanquiazules.

Quienes han observado las reuniones y convocatorias del grupo apuntan a que excluyeron desde el principio al exgobernador Oliva, con lo que murió de manera anticipada su llamado a enfrentar a Madero desde una posición unitaria.

Tampoco tuvo tanta fuerza dicho grupo, pues para apoyar a Madero puso en la mesa la condición de que los coordinadores del PAN en el Congreso fueran removidos. Al menos en el caso del diputado federal Luis Alberto Villarreal, el jefe nacional se opuso terminantemente a cambiarlo.

Mientras tanto, Madero está a punto de emprender su marcha triunfal hacia la reelección, que varios panistas influyentes —como el exjefe nacional Germán Martínez— ya dan por hecho.

El jueves 27, aniversario del nacimiento de Manuel Gómez Morin, fundador del PAN, el partido dará inicio a los festejos por su 75 aniversario.

Se espera que al día siguiente Madero pida licencia como presidente del partido para buscar la reelección. La secretaria general Cecilia Romero cubrirá el interinato y se convertirá en la primera mujer en dirigir a Acción Nacional.

Madero también tiene conformada la mitad de la planilla que lo acompañará en la elección (tres hombres y tres mujeres). Por lo pronto, la parte varonil está definida por Marco Adame, Santiago Creel y Ricardo Anaya.

También, afirman algunos en el PAN, está listo el lugar de arranque de su campaña. Hay quienes aseguran que es Puebla, con lo que Madero recibiría el espaldarazo del más prominente de los gobernadores de sello panista, Rafael Moreno Valle, quien también es visto como uno de los gallos para la aún lejana elección presidencial de 2018.

Aunque otros son más cautos al hablar de la agenda de la campaña maderista, Puebla fue el lugar donde se dejaron ver por primera vez juntos los aspirantes Vázquez Mota, Cordero y Oliva —en el último informe del alcalde Eduardo Rivera—, una imagen que sirvió para que se comenzara a hablar de la posibilidad de un Tucom azul.

Es posible que Madero emprenda su campaña con otro trofeo: el espaldarazo de sus socios en el Pacto por México. Se espera que el próximo lunes o martes haya una reunión para dar el cerrojazo al Pacto —el entierro formal, que no ha existido— y se lea un panegírico que resalte los beneficios que dicha alianza trajo al país.

Ya con eso cerraría la pinza Madero: sus enemigos internos, derrotados antes de pelear; las acusaciones de corrupción interna, minimizadas, y los rivales externos, reconociendo al jefe nacional del PAN como un estadista.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red