Pemex, ¿empresa o comandita?

COMPARTIR 
Pascal Beltrán del Río 10/12/2013 01:45
Pemex, ¿empresa o comandita?

Ayer comenté en este espacio que no habría Reforma Energética de fondo sin una revisión de las relaciones laborales y la organización interna de Petróleos Mexicanos.

Al momento de escribir estas líneas, PRI y PAN negociaban en torno de la demanda de este partido para que el sindicato de Pemex deje los asientos que tiene en el Consejo de Administración de la empresa.

Es una perversión que el sindicato dirigido por Carlos Romero Deschamps tenga poder de veto de facto sobre dónde y cómo extraer los hidrocarburos, como establece actualmente el contrato colectivo.

Es prácticamente un hecho que esta situación se modifique en la ley. Así que no hay base para declarar a Romero Deschamps como el ganador de esta reforma.

Las diferencias que persistían anoche entre los negociadores eran de forma.

El PAN ha pedido que la expulsión del sindicato del Consejo de Administración quede asentada en el texto constitucional. Sin embargo, los priistas —que, en principio han aceptado el cambio— opinan que debe ser materia de las leyes secundarias.

De hecho, el dictamen de la Reforma Energética —aprobado ayer en lo general por 24 votos a nueve en comisiones del Senado— prevé que Pemex y la Comisión Federal de Electricidad se conviertan en “empresas productivas” y que con motivo de ese cambio de denominación sean reestructurados sus órganos de decisión administrativa. 

Fuentes del PRI y el PAN, que pude consultar anoche, daban por hecho que ni el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana ni el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana seguirán teniendo asientos en el Consejo de Administración de Pemex ni en la Junta de Gobierno de la CFE, respectivamente.

La capacidad del sindicato de incidir en las decisiones técnicas de Petróleos Mexicanos pudiera ser inconstitucional —como ha dicho el jurista Diego Valadés—, pues le otorga ventajas que no tienen otros mexicanos.

Pero, sobre todo, rebaja en los hechos la naturaleza de la empresa a una sociedad en comandita, una figura de cogestión que sigue apareciendo en la ley, pero prácticamente no existe en la realidad.

Pemex no debiera ser manejada como comandita. La Constitución establece que el dueño de la empresa es el Estado mexicano, y es un muy mal mensaje que el Estado ceda una parte de las decisiones de la empresa a un gremio que siempre velará por sus propios intereses antes que por los de la sociedad.

Apuntes al margen

El rechazo de Morena a coordinarse con el PRD en la protesta contra la Reforma Energética demuestra que —más allá de las diferencias, legítimas, que pueden tener muchos mexicanos sobre las modificaciones que se discuten en el Congreso—, las movilizaciones son un pretexto para hacerse de clientelas electorales de cara al 2015.

Un caso más. La colega Zoila Edith Márquez Chiu, corresponsal y editora de la agencia Línea Informativa, de Zacatecas, está desaparecida desde el sábado pasado. Reporteros Sin Fronteras y Artículo 19 han lanzado alertas sobre su ausencia. El momento de actuar intensamente en su búsqueda es ahora. Y si se trata de un secuestro, investigarlo hasta sus últimas consecuencias y sentar precedente.

Para cuando usted lea estas líneas, se habrá llevado a cabo (3:00 am, hora del Centro de México) el homenaje a Nelson Mandela en el estadio de Johannesburgo. Debían hablar, entre otros, los presidentes Barack Obama, Dilma Rousseff y Raúl Castro. Si finalmente llegan a Sudáfrica 91 jefes de Estado y de Gobierno, como se adelantó, el de Madiba será el funeral más concurrido de la historia por parte de figuras de primer nivel.

Cayó una de las estatuas más significativas de Lenin. Casi 90 años después de la muerte del líder de la Revolución de Octubre y casi 23 de la disolución de la URSS, una multitud tiró en Kiev el monumento que había sido inaugurado por Nikita Jrushchov, en 1946, y que alguna vez fuera declarado el más bello del mundo. Los ucranianos están divididos entre un mayor acercamiento con Europa o con Rusia.

Elián González, el niño balsero, cuyo caso provocó en 2000 un conflicto entre Estados Unidos y Cuba sobre su custodia, salió por primera vez de la isla hace unos días, justo en su cumpleaños número 20. Actualmente es cadete militar y estudia ingeniería industrial. Está de visita en Quito, donde representa a Cuba en el XVIII Festival Mundial de la Juventud.

Comparte esta entrada

Comentarios