Reforma Energética, una realidad

La legislación tiene muchas bondades que no han sido bien comunicadas a la población; falta una campaña informativa gubernamental

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 10/06/2014 01:19
Reforma Energética, una realidad

Por jorge luis lavalle maury*

En próximos días comenzaremos la dictaminación de las leyes secundarias de la Reforma Energética, lo que implica el final de una discusión que el país ha tenido durante la última década. En agosto del año pasado publiqué en este diario mi primer artículo sobre el tema, hoy retomo algunas partes.

“La realidad energética de nuestro país muestra cifras poco alentadoras: importamos 50% de nuestras gasolinas, mientras el parque vehicular, y en general el consumo interno, ha crecido 92% en los últimos diez años; en el caso del gas natural importamos 40%, la producción nacional de crudo ha caído 25%, los costos de producción de Pemex se han incrementado 46% a una tasa anual de más de 7%; el subsidio a las gasolinas equivale a más de 220 mil millones de pesos y, en general, a más de 300 mil millones de pesos en el sector.”

Con lo anterior debemos entender que la Reforma Energética es una necesidad que tenemos como país, no un capricho; esta reforma lleva una década de retraso, el costo que como nación hemos pagado por quienes en el pasado y en el presente se han opuesto a ella es el de tener rezago tecnológico, empleos no creados, inversiones perdidas y un rezago absoluto en garantizar nuestra soberanía energética.

La reforma tiene muchas bondades que no han sido bien comunicadas a la población, debido, fundamentalmente, a la falta de una eficiente campaña informativa gubernamental, y a la cruzada que los opositores de ella, han emprendido basada en falacias, mitos y cálculos electorales.

Expertos en la materia han señalado que entre los beneficios que podríamos alcanzar con esta reforma, está la creación de hasta 300 mil empleos anuales relacionados directamente con el sector, inversiones directas que podrían llegar a 50 mil millones de dólares anuales, y detonar el crecimiento del PIB por encima de 2% adicional. Los beneficios no los veremos en el corto plazo, pero con esta reforma no estamos pensando en el próximo año, si no en el garantizar seguridad energética a las próximas generaciones.

Para Acción Nacional, las leyes secundarias tienen cinco ejes: reglamentario, regulador, fiscal, medioambiental, y el de empresas productivas del Estado. Con absoluta responsabilidad y seriedad, los legisladores panistas, hemos trabajado sin interrupción en estos temas el último año; nuestro debate ha sido de argumentos, no de pretextos, y aunque tenemos importantes coincidencias con las iniciativas presentadas por el Ejecutivo, estamos trabajando en las diferencias y en enriquecer cada propuesta que fue enviada al Legislativo.

Sin duda será un debate intenso, donde estamos obligados a hacer lo mejor para México —para ello fuimos electos—, no hay espacio para la irresponsabilidad, haremos lo correcto para el futuro de nuestro país, justo como en 1938 lo hiciera el general Cárdenas, a quien jamás se le pidió que dejara la expropiación petrolera para después de la Copa Mundial de Futbol de Francia.

Los legisladores de Acción Nacional sabemos que los hidrocarburos no son símbolos patrios, sino recursos que deben servir a todos los mexicanos, es por ello que pueden tener certeza absoluta de que lograremos las leyes no que mejoren el presente, sino que garanticen un mejor futuro.

 

*Senador por Campeche

Twitter: @JLavalleMaury

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red