Educación ambiental... o caos

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 26/01/2014 00:35
Educación ambiental... o caos

POR ENRIQUE GARCÍA Y GARCÍA*

 

Cada vez son más frecuentes las situaciones climatológicas atípicas que deben ser consideradas como manifestaciones del cambio climático que estamos viviendo, originado, fundamentalmente, por las actividades del hombre que afectan el equilibrio ecológico. El efecto invernadero es causado por el uso de combustibles fósiles como energético primario, razón por la cual el mundo entero está llevando a cabo acciones para disminuirlo, so pena de tener mayores consecuencias adversas para el medio ambiente.

Como todos los problemas complejos, sus soluciones también lo son, y el ambiental no es la excepción. No obstante, para garantizar el éxito es imprescindible atender el aspecto educativo en todos los niveles a partir de párvulos. Todos.

La importancia que reviste el tema ha sido tal, que la ONU, desde 1972, ha propuesto el día 26 de enero para difundir cada año las diferentes aristas que tiene.

La educación ambiental atiende dos aspectos importantes. Uno se refiere a la forma como la naturaleza interactúa entre sí con sus principales participantes, como son la atmósfera, el suelo y el agua. Lo anterior se refleja en el análisis del clima, composición e interacción de los suelos, y el ciclo hidrológico en todas sus etapas.

El segundo se enfoca a la interacción del hombre con el medio ambiente, señalando la forma como ha aprovechado los recursos naturales para su supervivencia y también las acciones que han trasgredido el entorno, dando como resultado contaminación en sus diferentes formas, como deforestación y agotamiento de recursos, por mencionar algunas. También atiende las actividades para remediar y prevenir los estragos, como son acciones de tratamiento de residuos, rehabilitación de cuencas y actividades de uso eficiente de recursos y reciclaje de diversos materiales.

Los objetivos que persigue la educación ambiental son secuenciales y, dependiendo de los grupos a quienes está dirigida, utiliza diferentes mecanismos didácticos; sin embargo, en todo caso debe cubrir múltiples aspectos, a partir de la sensibilización de la población, para crear conciencia del problema con ejemplos concretos, y a la vez, es preciso proporcionar conocimientos básicos para entender la situación ambiental.

Otro aspecto de capital importancia es el fomentar la participación ciudadana. Ya pasó el tiempo en el que sólo los gobiernos atendían los problemas suscitados por la convivencia humana y su entorno, y ahora es imperativo que la ciudadanía esté involucrada en las soluciones; para fortuna de todos, ya iniciamos ese proceso, pero falta mucho por hacer.

La tarea no es fácil, pues estamos frente a un problema que debe atenderse de manera integral, incluyendo aspectos ecológicos, sociales, económicos, políticos y otros, por lo que las soluciones son multidisciplinarias y toman mucho tiempo. Además, la problemática ambiental rebasa el ámbito local y debe considerarse desde un ángulo nacional e internacional, lo que demanda una cooperación en esas esferas. Todo un reto que empieza en casa.

La sociedad está en espera de información, directrices claras, formas de participación, adiestramiento en habilidades y los elementos básicos para implementar soluciones. En una palabra, está ávida de educación ambiental, pues sabe que de no tener soluciones, tendrá que enfrentar situaciones difíciles, si no caóticas.

                ptfsc@prodigy.net.mx

                Twitter: @fisicogarcia

*Físico Nuclear con diversas especialidades en energía, agua y transferencia  de  tecnología.

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red