México y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos: una asociación mutuamente provechosa

Hoy nuestro país cuenta con las mejores condiciones y herramientas de su historia para consolidar la cultura de los derechos humanos.

COMPARTIR 
México Global 18/08/2014 01:29
México y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos: una asociación mutuamente provechosa

 

Juan Manuel Gómez-Robledo*

 

A invitación del gobierno de México, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos celebró un periodo extraordinario de sesiones en nuestro país entre el 11 y el 14 de agosto.

La presencia de la Comisión en México es de gran importancia por tres razones: es signo del respaldo que el país brinda a su labor; es un reconocimiento a la política del gobierno de la República y acerca al ciudadano al sistema hemisférico de protección de los derechos humanos.  

Al mismo tiempo, constituye un justo tributo a las realizaciones que México ha logrado en la escena global en términos del desarrollo de las normas protectoras del ser humano y las garantías de su ejecución.   

A lo largo de los últimos años, México ha sido uno de los estados miembros de la OEA que mayor apoyo ha brindado a la Comisión Interamericana porque es consciente del papel central que desempeña en favor de la defensa y protección de los derechos humanos y en la expansión de la democracia en nuestro continente.

En un momento en que sigue abierto un debate en la región respecto del papel de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y su futuro, nuestro país ha respaldado su independencia e integridad, ha contribuido con propuestas constructivas a su reforma reglamentaria para garantizar un más eficiente funcionamiento, y ha acompañado esfuerzos para que enfrente mejor el reto financiero que le presenta una carga de trabajo muy grande y un presupuesto limitado para desahogarla. 

México también auspició el periodo extraordinario de sesiones de la Comisión para difundir su labor más allá de su sede (Washington, DC) y del público especializado que es usuario regular del Sistema Interamericano.

Nuestro país hace votos para que otros países comprometidos con la protección internacional de los derechos humanos acojan esta labor itinerante de la Comisión y generen así un sentido de mayor pertenencia al sistema que creamos en las difíciles condiciones del autoritarismo que cubrió gran parte de América Latina.      

La presencia de la Comisión en México ha facilitado que los mexicanos conozcan mejor el conjunto de derechos inalienables del que son titulares y las garantías con que cuentan para su protección, entre ellas, desde luego, el recurso ante el propio Sistema Interamericano, cuando hubieren agotado los recursos de la jurisdicción interna o estos resultaren ineficaces.

Durante muchos años, la colaboración de nuestro país con los mecanismos especializados del Sistema Interamericano de Derechos Humanos ha sido clave para el cumplimiento de sus obligaciones internacionales y para el diseño de sus políticas públicas en la materia.

Hoy México cuenta con las mejores condiciones y herramientas de su historia para consolidar la cultura de los derechos humanos: un marco jurídico de vanguardia, criterios revolucionarios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación para garantizar el mayor nivel de protección de esos derechos, instituciones gubernamentales orientadas a su promoción y protección y un Programa Nacional de Derechos Humanos que rige con claridad la política del Estado mexicano en la materia, por sólo citar los más relevantes. 

Es menester decir, una y otra vez, que las hondas y trascendentales transformaciones que está experimentando México para elevar los niveles de vida de todos sus habitantes no podrán arraigarse sin la vigencia del Estado de derecho, el goce pleno de todos los derechos del hombre y la consolidación de la democracia. 

México continuará impulsando el fortalecimiento de nuestro sistema regional con la determinación y el sentido de responsabilidad que corresponde al papel que desempeñamos en el mundo. 

*Subsecretario para asuntos multilaterales y derechos humanos (SRE)

Comparte esta entrada

Comentarios