DF: sin pies ni cabeza

COMPARTIR 
Max Cortázar 24/06/2014 01:47
DF: sin pies ni cabeza

La semana pasada, los habitantes del Distrito Federal vivimos uno de los episodios más caóticos de los últimos meses. Las lluvias registradas desde inicios de mes terminaron de colapsar una ciudad que, sistemáticamente, en esta época del año, se convierte en un gran estacionamiento.

El pasado jueves 19 de junio, el coordinador de la Unidad Tormenta del Sistema de Aguas del Distrito Federal, Miguel Ricaño, informó que durante una hora con 33 minutos cayó la lluvia más fuerte en lo que va del año. Un promedio de 100 litros de agua por metro cuadrado se llegó a calcular en algunas zonas de la ciudad.

La capital del país dejó de ser la “Ciudad en movimiento” y, con sus principales vías inundadas, el tráfico se prolongó por más de cuatro horas. Las principales afectaciones se registraron en Circuito Interior, en su cruce con avenida Paseo de la Reforma, San Cosme, Thiers, Marina Nacional, Avenida Oceanía, Ejército Nacional y Moliere, así como en Presidente Masaryk y Mariano Escobedo.

Tal fue el caos, que inmediatamente las autoridades del DF activaron los inútiles protocolos para dicha situación y el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, se vio obligado a abrir gratuitamente el segundo piso del Periférico para aligerar la carga vehicular, que hizo que miles de capitalinos estuvieran anegados en sus automóviles.

De acuerdo con las cifras preliminares, el saldo que dejó esta lluvia fue de 168 encharcamientos, la caída de nueve árboles y decenas de autos varados. A ello se le suma la desesperación de los millones de mexicanos que vivimos en esta capital, habitantes cansados de estar en las manos de un gobierno ineficiente que es incapaz de garantizar una buena calidad de vida en la ciudad.

Y es que este tipo de fenómenos no son una sorpresa. El Valle de México cuenta con una temporada de lluvias que dura alrededor de cuatro meses, temporada que llega cada año y que invariablemente cada año causa daños a las vialidades y a las propiedades de miles de capitalinos.

A pesar de que el 30 de marzo pasado Miguel Ángel Mancera anunció el programa para el desazolve de siete mil kilómetros de tubería de drenaje, el trabajo no  ha iniciado y los únicos afectados hemos sido los habitantes de una ciudad en la que nuestras autoridades prefieren renovar calles como Masaryk, a arrancar un programa efectivo para mejorar la infraestructura hidráulica de esta ciudad. 

Al final, las tormentas que afectaron la capital durante los últimos días provocaron un repunte en el número de denuncias ciudadanas hasta alcanzar las dos mil 37 demandas entre el 13 y el 20 de junio pasado. Es evidente que la gente ha llegado al hartazgo con esta administración y sus decisiones.

La Agencia de Gestión Urbana reportó 309 peticiones por fugas de agua, 234 peticiones para la limpieza de calles y avenidas, 219 denuncias por la presencia de ramas en calles y vías de circulación, 193 solicitudes de desazolve y 125 reportes para que se le diera mantenimiento a componentes de la red de drenaje. A este descontento se suma la inseguridad que día a día aumenta, una crisis social que agudiza la falta de un plan claro de gobierno… ¿Y Miguel Ángel Mancera?

                *Diputado del PAN

                max.cortazar@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red