Apuesta aceptada

COMPARTIR 
Max Cortázar 18/03/2014 01:09
Apuesta aceptada

La semana pasada, un buen amigo, Pascal Beltrán del Río, expuso en su columna una serie de motivos por los cuales cree que Gustavo Madero ganará la elección a la dirigencia nacional del PAN. Incluso lanzó al aire una apuesta para quien no estuviera de acuerdo. Usando el mismo espacio, me dedicaré a exponer mis motivos por los que estoy seguro de todo lo contrario.

La elección para renovar la dirigencia nacional del PAN —la cual arranca mañana miércoles— será la oportunidad para la militancia de retornar a nuestro partido al camino que perdimos desde hace tres años, será el momento en el que la militancia le podrá regresar a Acción Nacional los valores y principios que le dieron origen, será la oportunidad de reconstruir el partido que México y los ciudadanos necesitan y no el que a las cúpulas exigen.

Desde la llegada de la administración de Gustavo Madero, en diciembre del 2010, nuestro partido se ha desdibujado en la arena política y electoral, producto de un liderazgo lleno de soberbia y más interesado en cerrar acuerdos con la oposición que dentro del propio Acción Nacional. La desorganización de la dirigencia llevó al PAN a perder la Presidencia de la República y centenas de alcaldías y diputaciones locales, así como decenas de diputados federales y gubernaturas.

No sólo eso, en el PAN se han perdido los valores y hemos desconocido las banderas que alguna vez nos caracterizaron. Mientras la dirigencia se preocupaba por planear una estrategia de reelección, a Acción Nacional lo acusaban de corrupción y uso de recursos públicos; mientras la dirigencia hacía uso de los tiempo oficiales de televisión, Acción Nacional se valía de prácticas que alguna vez condenamos y criticamos.

Madero se ha dedicado a llevar una presidencia autoritaria basada en decisiones unilaterales. Los ejemplos sobran, pero el más claro fue la negociación del Pacto por México, en la que ni la militancia ni ningún liderazgo panista fue consultado hasta el momento de su publicación. Madero busca más la aprobación de los de afuera que la de sus correligionarios y hoy quiere buscar de nuevo la dirigencia para seguirlos ignorando.

El desconocimiento que Gustavo Madero se ha ganado va más allá de las derrotas electorales o de las cúpulas que ha creado, Madero se ha dedicado a defender más al gobierno actual que a los emanados del PAN, algo que sin duda ofende a los militantes, contrario a lo que muchos pueden afirmar.

La militancia sabe el rumbo que ha tomado el partido bajo la cabeza de Gustavo Madero y lo desaprueba, más de una encuesta coloca al expresidente nacional 20 puntos debajo de la fórmula de Ernesto Cordero y Juan Manuel Oliva. Nueve de cada diez panistas quieren un cambio en la dirigencia y se niegan a la reelección de Madero.

Es por eso que estoy seguro que Gustavo Madero no contará con el apoyo de la militancia y por lo tanto no saldrá triunfador en las próximas elecciones. Es por eso, Pascal, que acepto tu apuesta.

Al margen: Pascal Beltrán del Río compara a Gustavo Madero con Francis Underwood por su amplia visión y estrategia. Habrá que recordar que el protagonista de la serie House of Cards es el político más corrupto de Washington, sin principios ni valores, que no conoce límites cuando se trata de conservar el poder.

                *Diputado del PAN

                max.cortazar@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios