Pasan los días

COMPARTIR 
Max Cortázar 28/01/2014 01:52
Pasan los días

Y la capital de nuestro país sigue inmóvil. Pasan los días y vemos cómo el Distrito Federal pierde competitividad, dinamismo y pericia; vemos cómo la inercia se apodera de este gobierno, quien sólo ve pasar los problemas uno a uno sin darles una solución concreta. Sólo vueltas.

Las autoridades del Gobierno del DF han delegado el control y la toma de decisiones, no hay un jefe de Gobierno. Una de las ciudades con mayor población en el mundo se encuentra abandonada por sus autoridades, dejando que el destino y la voluntad de sus habitantes resuelvan los problemas que día a día enfrentan.

Los que vivimos en el Distrito Federal nos hemos dado cuenta de que a la ciudad ha regresado la violencia, el ambulantaje, la inseguridad y la falta de planeación urbana. Cada vez son más las avenidas descuidadas con baches e inundaciones, cada día es una nueva situación a la que los capitalinos se tienen que enfrentar, si no es una inundación en la Colonia del Valle, es un socavón en Periférico Norte o un incendio en el mercado de La Merced.

Ante cada uno de estos inconvenientes la administración del DF ha reaccionado tardíamente, no ha podido informar a los ciudadanos y por lo tanto ha ofrecido pocas soluciones. Los problemas siguen creciendo.

A esto se suma la inseguridad que enfrentan cada día más colonias en las que los asaltos a mano armada, el robo de automóviles y los secuestros exprés se llevan a cabo bajo las narices de policías que hacen caso omiso al crimen que dicen combatir. Hasta el momento, seguimos —y tal vez seguiremos— sin saber qué pasó en la Zona Rosa y quiénes fueron los responsables de la desaparición y muerte de 13 jóvenes de la colonia Morelos.

Esta misma corrupción transita hasta algunas delegaciones en las que los funcionarios que ahí trabajan piden comisiones por permisos, licencias, actas o cualquier trámite financiero. Nadie rinde cuentas.

Finalmente la reinstalación de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en el centro de la ciudad es una amenaza latente contra la vida cotidiana de los ciudadanos. Ante una autoridad sin voz, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación advierten con volver a tomar calles y violentar nuestra escasa tranquilidad.

Así, la que otrora fuera la fuerza del perredismo, hoy se ha convertido en una administración fantasma. Un gobierno que no puede tomar decisiones, que no cuenta con una estrategia ordenada y tampoco con el control de la ciudad.

                *Diputado del PAN

                max.cortazar@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios