El nuevo diálogo

COMPARTIR 
Max Cortázar 10/12/2013 02:12
El nuevo diálogo

Durante el curso de esta administración hemos sido testigos de las reformas propuestas por el Pacto por México y que posteriormente han sido aprobadas por el Legislativo. Hemos presenciado su desarrollo y también cómo poco a poco se han diluido las vías de diálogo y negociación dentro del mismo.

Las reformas Educativa, de Telecomunicaciones y Financiera fueron las primeras que salieron a flote, pero fue desde las elecciones de julio pasado cuando los acuerdos comenzaron a desgastarse y fue necesaria la creación de un addendum para garantizar su seguimiento. Este addendum establecía la necesidad de una reforma político-electoral y que en las primeras propuestas sólo hablaba de la creación el INE y que tras la exigencia de algunos senadores y diputados del PAN a su dirigente nacional se enriqueció con temas como la reelección, la autonomía de los ministerios públicos, entre otros.

A partir de ese momento, la negociación fue mucho más complicada y se comenzó a construir un puente directo entre Ejecutivo y Legislativo —sin interlocutores de por medio. Esta nueva etapa de diálogo se fortalecía con la presentación de la Reforma Hacendaria, una propuesta que laceraba la economía de todos los mexicanos, pero que en palabras del presidente Peña Nieto, “representaba los compromisos en materia fiscal del Pacto por México”.

Fue una negociación entre PRI y PRD la que avaló más impuestos para los mexicanos y menos oportunidades para sus familias, la misma que comenzó a pulverizar la dinámica y acuerdos del Pacto, mientras que el enlace del gobierno con los legisladores se fortalecía.

A este desgaste inicial se sumó la salida del PRD de la mesa de negociaciones de la reforma político-electoral y de la discusión de la Reforma Energética, dos reformas que realmente cambiarán el futuro de México generando certeza política y transparencia en las instituciones así como un sector energético más competitivo y moderno.

Es por eso que hoy el gobierno federal tiene como vía para la construcción de consensos el fortalecimiento de su relación con el Legislativo, la verdadera puerta a las reformas que necesita el país. Serán los integrantes de ambas Cámaras los nuevos interlocutores y será en ellos en donde estará la correcta aplicación de la negociación.

El Pacto rindió lo que tenía que rendir y ahora es tarea del Ejecutivo construir nuevos puentes de interlocución con el Congreso y con los partidos políticos. El gobierno federal tendrá que trabajar por igual y en conjunto con diputados y senadores para de ahora en adelante continuar con la aprobación de reformas modernas y competitivas.

                *Diputado del PAN

                max.cortazar@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios