Cuatro mil 159 secuestros

“A mí no me secuestran porque no soy rico”. Hoy por hoy, esa teoría ya no existe.

COMPARTIR 
Martín Moreno 30/05/2014 04:00
Cuatro mil 159 secuestros

El secuestro en México galopa imparable, doloroso. Las cifras aterran, estremecen: durante 17 meses del gobierno peñista se han denunciado cuatro mil 159 plagios. Alrededor de 245 cada mes. Sesenta semanales. Entre ocho y diez diarios. Es una de las desgracias que arrodillan a los mexicanos.

Las cifras divulgadas por la valiente Isabel Miranda de Wallace, en su calidad de presidenta de la Organización Alto al Secuestro (OAS), desnudan una realidad que lastima y que, ante los gobiernos federal y estatales, carentes de estrategia eficaz, se ha vuelto un mar de impunidad y de dolor para miles de familias.

Revisemos las cifras comprendidas del uno de diciembre de 2012 al 30 de abril de 2014:

-Cuatro mil 159 secuestros.

-De enero a abril de 2013 se registraron 752 plagios; en el mismo periodo de 2014 fueron mil 322. Un incremento de 75 por ciento.   

-Sólo… ¡511 secuestros! fueron atendidos por alguna autoridad.

-Tres mil 648 denunciados formalmente.

A la tragedia nacional por los secuestros, la incapacidad oficial: el Secretariado Nacional de Seguridad Pública (SNSP) reconoce dos mil 395 plagios. ¿Por qué? No toma en cuenta cifras de la propia PGR.

“El secretariado, de manera inexplicable, no está tomando en cuenta estas cifras (de la PGR); ya hemos hablado con el nuevo secretariado ejecutivo y nos dicen que ya están haciendo los trámites”, advierte Wallace, quien se ha integrado al grupo de consejeros ciudadanos de la estrategia nacional antisecuestro.

Pero el número de secuestros se queda corto en México. En realidad, es exorbitante.

De acuerdo al coordinador nacional Antisecuestro, Renato Sales Heredia, únicamente se denuncia uno de cada diez secuestros. Con las cifras disponibles, usted, lector de estos Archivos del poder, multiplique por diez. Es un delito que ya está fuera de control. 

Y más cifras negras de secuestro:

Los estados que concentran casi 70% de los plagios en el país de diciembre de 2012 a la fecha, son:

-Estado de México, Morelos, Guerrero, Tamaulipas, Distrito Federal y Veracruz.

Otras entidades con altos índices son Michoacán, Tabasco y Zacatecas.

Secuestros por todos lados.

Hasta hace algunos años era frecuente decir o escuchar: “A mí no me secuestran porque no soy rico”. Hoy por hoy, esa teoría ya no existe. ¿Por qué lo decimos?

Revisemos más estadísticas de la OAS:

-Siete de cada diez víctimas de secuestro son personas asalariadas, comerciantes, estudiantes y profesionistas. Nadie está a salvo. A cualquier hora y en todo lugar.

Sales Heredia reconoce y alerta sobre un escenario de altísimo riesgo: en la actualidad, el secuestro afecta más a las clases medias que a las altas. Hasta en eso pierden los que más trabajan.

“Se ha ampliado el margen de las personas víctimas de este delito”, señala Sales Heredia.

El secuestro lastima a los mexicanos. Mutila a las familias.

Conmueve el caso del profesor Nelson Vargas —un buen empresario, mejor persona— que, ante el secuestro y muerte de su hija, Silvia Vargas Escalera, ha enfrentado también, como miles de mexicanos, la tragedia más dolorosa que puede tener un padre: la pérdida de un hijo.

El martes pasado, Martín Monroy —un canalla que participó en el plagio de Silvia, encargado de vigilarla en la casa de seguridad en el Ajusco— fue sentenciado a 52 años de prisión por un juez federal. Pero el caso ni está cerrado ni mucho menos.

“Yo le recuerdo a la autoridad que la famosa banda de Los Rojos (encargada de secuestrar a Silvia) viene operando desde el año 2000 y el líder de esta banda, Raúl Ortiz González, fue detenido ese año en Guerrero, se fugó del penal, y debemos recordar que hizo lo mismo del hospital de Xoco”, advierte Nelson.

Ortiz González continúa prófugo.

“Yo no me voy a quedar tranquilo hasta que estas personas (el resto de la banda de Los Rojos) sean sentenciadas por la autoridad, les pongan las penas que les corresponden, porque es una desgracia lo que ocurre durante los juicios en México.

“Me dice la autoridad: ¿por qué te preocupas si están encerrados?  Pues sí, les digo, pero muchos ya están fuera y no sabe uno ni por qué”, señala Vargas.

Monroy, alias El Chelas, es el primero en ser sentenciado por el secuestro de Silvia, luego de ¡cinco años de haberse iniciado el proceso penal!

Esa es la otra tortura para las familias que enfrentan el secuestro: el proceso legal. Son tortuosos, desgastantes, crueles y, en no pocos casos, hasta favorables para los delincuentes. Tal parece que algunas leyes fueron diseñadas más para los plagiarios que para las víctimas.

Por algo México sigue como líder de secuestros en el mundo, de acuerdo al Mapa de Riesgos 2014 de Control Risks.

¡Qué vergüenza!

            Twitter: @_martinmoreno

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red