Los errores de Madero

Su gestión al frente del PAN quedará marcada por una serie de omisiones...

COMPARTIR 
Martín Moreno 13/05/2014 00:00
Los errores de Madero

Gane o pierda Gustavo Madero el próximo domingo, su gestión al frente del PAN quedará marcada —más para mal que para bien— por una serie de errores y omisiones que han convertido al panismo en una rémora del gobierno peñista. De oposición necesaria a aliado incondicional. De contrapeso democrático a comparsa dócil.

Algunas encuestas le dan el triunfo a Madero. Otras a Ernesto Cordero. Se antoja cerrada la elección panista del domingo 18. Empero, pase lo que pase, ya hay elementos suficientes para evaluar el paso de Madero como cabeza blanquiazul.

1) Con Gustavo Madero al frente, el PAN perdió la Presidencia. Como la pongan, pero con el chihuahuense dejaron de gobernar a nueve millones de mexicanos: de 26 millones en 2010 (año de su elección como líder panista), a 17 millones en la actualidad. El desplome electoral con Madero fue brutal y aniquilante para Acción Nacional.

2) El entreguismo de Madero hacia el gobierno priista. Si durante el salinato a Diego Fernández de Cevallos le llamaban La ardilla porque no salía de Los Pinos, a Madero se le compara con la rémora: un pez diminuto que sobrevive bajo la sombra de los peces grandes. Durante el maderismo, el tradicional humanismo panista mutó al servilismo oficialista. Una cosa es la negociación —piedra angular de la política— y otra, muy diferente, es la incondicionalidad, decir sí a todo sin cuestionar.

3) La simulación de Gustavo Madero para no investigar los moches dentro del PAN que involucran a su operador político en la Cámara de Diputados: Luis Alberto Villarreal. Aunque públicamente Madero declara una cosa, en la praxis jamás movió un dedo para que se abriera una investigación sobre las múltiples acusaciones de alcaldes sobre extorsiones financieras de panistas durante los procesos de obra pública en los estados. Sí: la corrupción blanquiazul.

4) “El PAN cogobierna con Peña Nieto”, declaró Gustavo Madero (Ariadna García. El Universal. 21/04/2014). Sus palabras levantaron ámpula entre miles de panistas. Lo que Madero califica de “cogobierno” fue interpretado por gran parte del panismo como la ratificación de que, con Madero, el panismo sólo es capaz de responder a las órdenes y designios del gobierno, sin chistar.

5) Ignorar, soslayar u —lo que es peor— ocultar los graves problemas nacionales dentro de la agenda política —economía estancada, violencia al alza, secuestros fuera de control, falta de estrategias, intentos de censura, entre otros—, para no conflictuar su relación con el gobierno, ha ubicado a Madero en un plano lamentable: un líder de ornato, sin fuerza como factor de oposición.

6) Apostarle más a los cacicazgos regionales panistas para ganar la elección interna, al establishment blanquiazul desde la presidencia panista, en lugar de recurrir a los panistas de a pie, casa por casa, para pedir el voto, es algo que se le ha criticado a Madero. ¿Para qué hacer brecha si allí están los caciques estatales?

7) Al estilo priista, Madero reventó a Cordero como coordinador de los senadores del PAN, imponiendo a un incondicional: Jorge Luis Preciado, en un golpe bajo que le valió el regaño de Felipe Calderón vía TW: “Vieja regla del PAN: los asuntos internos se ventilan internamente. Cuando los presidentes la preservábamos, el partido avanzó notablemente”.

8) Madero evitó debatir abierta y públicamente con Cordero. Optó por un debate “encapsulado”, en casa. Un político incapaz de debatir es un político incapaz por no debatir.

9) Gustavo Madero, descendiente directo del expresidente Francisco I. Madero, ignora la fecha de su asesinato. Públicamente dijo que fue en 1910 cuando, en realidad, fue en 1913. Parecería trivial la falla, pero tiene un fondo: la cada vez más evidente falta de luces de Madero en diversos asuntos.

10) Con Madero al frente del PAN, un sector considerable del panismo advierte que la derrota en la presidencial en 2018 es casi segura. ¿Por qué? Por una razón evidente: mientras el PRI controle a Madero, el PAN tendrá menores posibilidades de regresar a Los Pinos. Así de sencillo.

Allá los panistas que quieran votar por Madero.

ARCHIVO CONFIDENCIAL

CASO LORENA. Dentro de la injusticia cometida contra Lorena González Hernández, acusada y encarcelada sin pruebas del secuestro de Fernando Martí, la SCJN desechó la solicitud de atracción del caso que presentó su defensa, con lo cual validó una aberración jurídica: juzgar a dos personas por el mismo delito carece de relevancia para que los ministros se pronuncien al respecto. Recordar que la verdadera culpable de participar en dicho plagio, María Elena Ontiveros, está confesa y detenida. Aun así, Lorena sigue en prisión. ¿Hasta cuándo, juez Jesús Ubando?

                Twitter: @_martinmoreno

Comparte esta entrada

Comentarios