Madero: huele a reelección

Es viable que sea reelecto por la mayoría de alrededor de 225 mil afiliados al PAN.

COMPARTIR 
Martín Moreno 21/01/2014 00:00
Madero: huele a reelección

Gustavo Madero —un político sin gran discurso ni carisma refulgente, medio atrabancado verbal, a quien los priistas lo apodaban el senador palitos porque, decían, ni a madero llegaba—, está a punto de hacer la hombrada: vencer al ex presidente Calderón, a su grupo, doblar a la poderosa nomenclatura panista y ser reelecto como presidente del PAN. Nada más.

Madero —uno de los pilares del Pacto por México— ha navegado con la banderita de… iluso, ¡pero vaya que ha puesto de cabeza al PAN! Vituperado y menospreciado por los calderonistas, reformó al panismo y logró una victoria clave: permitir que sea la militancia panista la que elija o reelija a su nuevo dirigente en votación abierta, desplazando en esa función al Consejo Nacional.

Calderón —próximo a regresar a México para intentar fortalecer a su corriente hoy debilitada al interior del PAN— cometió un error con Madero, lección de primer año en política: minimizar al rival. Y allí están las consecuencias.

Hoy por hoy, es viable que Madero sea reelecto por la mayoría de alrededor de 225 mil panistas afiliados a Acción Nacional en votación abierta para, se calcula, mayo próximo; atrás quedó la anquilosada nomenclatura blanquiazul, la soberbia élite de 380 consejeros panistas, hoy relegada.

Y cómo la pongan: en cualquier partido será más democrática la elección abierta de la militancia que la decisión cupular de un Consejo.

Madero huele a presidente reelecto del PAN, que estaría al frente del partido hasta mediados de 2015 por modificación de estatutos internos.

¿Y Calderón? ¿Y Cordero? ¿Y Vázquez Mota? ¿Y Oliva?

Calderón —quien sin duda sigue siendo el activo político de mayor peso, se quiera o no reconocer, dentro del panismo— simplemente tuvo que hacer una elección de vida: o se cuidaba la espalda de los saldos de su gobierno y sobre todo de la guerra contra el narco, o se dedicaba a mantener su control dentro del PAN. Eligió la primera opción y se fue a Harvard.

Cordero ha perdido fuerza dentro del PAN y se habla de que bien podría declinar en favor del ex gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, para intentar ungir —a la manera del priismo— a un “candidato de unidad” que haga contrapeso al consolidado Madero.

Vázquez Mota nada más no se decide a entrar de lleno a la pelea, al menos de manera pública y abierta, por la presidencia del PAN. Que sí va. Que no va. La ambigüedad es mala consejera en política, debería saberlo Josefina, figura con prestigio, pero que algo o alguien la frena para erigirse en un factor de lucha, de peso y de proyecto.

Oliva —el menos conocido de los aspirantes a la presidencia panista—, viajó a Harvard para entrevistarse con Felipe Calderón, en un lance de “bendición” para buscar la presidencia partidista. Oliva tiene influencia en el “Yunque” del Bajío, pero carece del peso nacional para enfrentarse a Madero.

Dicen que Cordero podría declinar en favor de Oliva. ¿Y? O que sumados con Josefina enfrentarían a Madero. ¿Y? Es un planteamiento que no resiste un análisis riguroso.

¿Por qué?

Porque Madero tiene una ventaja de fondo sobre Cordero, Josefina y Oliva, y el calderonismo: durante su gestión consolidó el apoyo de los jefes estatales del panismo, obteniendo ese liderazgo a su favor; depuró el padrón panista, a grado tal que ahora se le conoce como “el padrón Madero”; los operadores políticos regionales, hoy por hoy, le responden a Madero, y no a Calderón ni a su grupo, y, sobre todo, gran parte de la militancia le agradece que la tomara en cuenta para elegir a su presidente nacional, terminando con el cacicazgo de la nomenclatura blanquiazul. Casi nada.

A Madero lo apoya directamente el grupo de Santiago Creel, arrinconado por los calderonistas tras la interna panista para la Presidencia en 2006, así como por parte de “El Yunque”, encabezado por el ex gobernador de Morelos, Marco Adame. Lección política y de vida para Calderón: cuando “el hijo desobediente” derrotó a Fox y le arrebató la candidatura presidencial, Fox se hizo a un lado.

Hoy, ¿Calderón dará un paso al costado ante la evidente pérdida del control del PAN?

ARCHIVO CONFIDENCIAL

NARCO MARCA AGENDA. La consecuencia natural del repliegue de grupos armados en Michoacán —llámense Templarios o guardia comunitarias—, se debe a la llegada de soldados y federales a la entidad. No podía ser de otra manera. La pregunta es: ¿Estarán toda la vida allí los federales? Hoy es Michoacán. Mañana serán otros estados, y el narco seguirá marcando agenda mientras se carezca de una estrategia integral, eficaz y coordinada. Allí están los Oxxo atacados en Hidalgo. ¿Quiénes siguen?

Twitter: @_martinmoreno

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red