ZMVM-Línea 12

COMPARTIR 
Manuel Frías Alcaraz 15/05/2014 01:05
ZMVM-Línea 12

Sin duda, el destino de la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) se torna incierto y poco alentador... Esta región sui géneris fue la única del altiplano que evolucionó de cuenca abierta (perteneció al río Balsas) a cuenca endorréica con el surgimiento del Eje Neovolcánico —lo equivalente a una gigantesca presa natural—. Tan especial suceso geológico-hidrológico originó un pantano-embalse que, con el transcurso del tiempo, se azolvó, quedando como vestigios lagos a dos mil 240 msnm y acuíferos confinados dentro de un inigualable territorio. En contraposición, la actividad del volcán Popocatépetl evapora-consume ingentes volúmenes de agua subterránea (con frecuencia forma nubes) que, al conjuntarse con la actual expansión urbana —dos mil kilómetros cuadrados— y la concentración humana —20 millones de habitantes—, comprometen la permanencia y el futuro de la ZMVM.

Ante esta perspectiva, el Valle de México se vuelve ingobernable e inhabitable —ya desaparecieron la mayoría de los lagos y el nivel freático está en algunos sitios a 500 metros de profundidad—, tanto por la progresiva e incontrolada extracción de agua subterránea, con sus serias consecuencias en la planicie lacustre: hundimientos, grietas, oquedades, desecación, cavernas, fracturas-fugas en redes subyacentes, inundaciones, menor calidad y mayor profundidad del agua, deforestación, invasión de zonas de recarga, como por la reducción de los caudales transferidos y el gradual azolvamiento de las presas del sistema Cutzamala, así como conflictos por el uso del agua en el Alto Lerma. Es decir, cualquier acción, plan, programa u obra oficial queda insuficiente, en riesgo y rebasada mucho antes de su puesta en servicio.

Como evidencia de las alteraciones hidrogeológicas, destacan los daños a varias líneas superficiales y elevadas del STC, con asentamientos y ondulaciones del terreno tan severos —a las horas de máxima demanda los convoyes del Metro de 365 toneladas circulan cada tres o cuatro minutos— que, no obstante construirse con criterios y procesos correctos, la esencia de las desnivelaciones-afectaciones a sus estructuras y el prematuro deterioro de sus instalaciones —trenes, vías y equipos electromecánicos— radica en los cambios-acomodamientos del subsuelo lacustre, planicie que ocupa un área de mil 200 kilómetros cuadrados, y en imprevisiones de diseño. Así, la moderna Línea 12 del STC, al adolecer serias fallas de concepto y planeación, desarrollarse por zonas densamente pobladas afectadas con hundimientos desiguales —la parte este-sureste-noreste de la ZMVM se asienta un milímetro diario—, exhibe con variados efectos lo que acontece en el subsuelo aluvial de la cuenca endorréica del Valle de México.

Con un presupuesto original de mil millones de dólares y una abrumadora propaganda oficial de sus bondades y cualidades, fue puesta en operación con un sobrecosto de otros mil millones de dólares. Esta connivencia se complica por el gravoso mantenimiento en su tramo elevado, que por las características físicas del subsuelo serán permanentes y, por lo mismo, disminuirá su participación, funcionamiento y vida útil. Así, la Línea Dorada, en lugar de ser un valioso patrimonio de la ZMVM, se convierte en una perdurable carga financiera para los gobiernos federal y local, con inversiones de capital irrecuperables, al cumplir solamente sus funciones y objetivos de transporte masivo de pasajeros en su tramo subterráneo. De ahí que resulta elemental efectuar una imparcial y verdadera auditoría técnica-financiera a los organismos públicos-privados que intervinieron en su concepción-planeación-construcción, a fin de aplicar y ejercer la línea de responsabilidades.

Por lo anterior, resulta apremiante afrontar íntegramente los problemas de la ZMVM conforme a acciones, planes y programas de amplia visión y largo alcance, coordinados con proyectos factibles y bien definidos de ordenación y desconurbación de las entidades de la región central. De compartirse este congruente horizonte, el Proyecto Chauzingo-Amacuzac-Valle de México (ChAVM), tanto por su ubicación como por aprovechar casi todos los escurrimientos una vez que se utilizaron en las áreas de captación de los estados de México y Morelos (55 metros cúbicos por segundo), lo vuelven una obra sumamente competitiva y atractiva para resolver a fondo y a largo plazo el abasto del vital líquido. Conceptuado y planificado para dotar de agua a 16 millones de habitantes en la ZMVM y a dos millones en el estado de Morelos, remediará en definitiva la previsible escasez de agua en el principal centro político, económico y social del país, aunado a que contribuirá a restablecer la calidad de vida en la ZMVM

El amplio proyecto ChAVM, al estar coordinado con las obras del Proyecto de País México Tercer Milenio facilitará controlar, ordenar y reducir la sobrepoblación en la región central. Al sustituir el mismo caudal que ahora se extrae del deteriorado acuífero, alejará la ya iniciada ruina del Valle de México. La energía eléctrica requerida por sus cuatro potentes plantas de bombeo provendrá del vanguardista y sui géneris Proyecto Geotermoeléctrico Popocatépetl. También este proyecto volcánico suministrará un alto porcentaje de la electricidad requerida en la ZMVM, hecho que se traducirá en importantes ahorros económicos y energéticos.

Sin sofismas e impugnaciones oficiales, el Proyecto ChAVM —junto con el PGT Popocatépetl y el Puerto Aéreo Internacional Benito Juárez II— deben simbolizar el objetivo principal para la región central. El porvenir del Valle de México está en entredicho. La dispendiosa Línea 12 del Metro, con su deficiente operación-participación, es un claro ejemplo de las graves alteraciones regionales. Es el momento oportuno de asumir responsabilidades y tomar decisiones trascendentes para construir un México nuevo, moderno, equitativo, dinámico, con trabajo útil y en paz.

                *Autor del Proyecto de País México Tercer Milenio

                www.blog.friasgroup.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red