Un Presidente que va cambiando de opinión

Barack Obama se está dando cuenta de que la prohibición ha fracasado para resolver el problema del consumo y la adicción de las drogas.

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 21/01/2014 00:52
Un Presidente que va cambiando de opinión

Fantástico el artículo Going the Distance en el New Yorker de esta semana. El autor, David Remnick, tuvo la oportunidad de convivir y platicar con Barack Obama a dos años de que deje la Presidencia. Son muchas las reflexiones —cómo se ejerce el poder hoy en día en un Washington polarizado, por ejemplo— que vale la pena analizar. Hoy me gustaría empezar con la postura del Presidente de Estados Unidos acerca de la legalización de la mariguana. No lo está diciendo cualquiera: es el mandatario en turno de nuestro vecino, el país que históricamente nos ha presionado para combatir el narcotráfico.

Remnick habla de cómo un político se acomoda frente a los cambios “en el viento y las corrientes” sobre algunos temas. Menciona, por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo sexo y cómo la postura de Obama ha “evolucionado” en el tiempo. Es ahí donde Remnick entra al tema de la mariguana. Reproduzco todo lo que dice al respecto:

“Cuando le pregunté a Obama acerca de otra área de cambio de opinión pública —de la legalización de la mariguana—, parecía menos dispuesto a evolucionar con un mensaje y ponerse al frente de este tema. ‘Como se ha documentado, yo fumaba mariguana cuando era chavo, y me parecía un mal hábito y un vicio, no muy diferente al de los cigarrillos que fumaba cuando era joven y hasta un buen pedazo de mi vida adulta. No creo que sea más peligrosa que el alcohol’.

“¿Es menos peligrosa? Le pregunté.

Obama se inclinó hacia atrás y dejó pasar un momento. Ése es uno de sus movimientos. Cuando es entrevistado, en particular para medios impresos, tiene la costumbre de desacelerarse a sí mismo: el resultado es un carrete de lucidez prudente. Habla en párrafos con momentos de revisión. A veces se detendrá en medio de la frase y dirá ‘borra eso’ o ‘yo creo que las reglas gramáticas en esa frase están fregadas así que déjame comenzar de nuevo’.

“Menos peligroso, me dijo: ‘en términos de su impacto sobre los consumidores individuales. No es algo que yo anime, y le he dicho a mis hijas que creo que es una mala idea, una pérdida de tiempo, no muy saludable’. Lo que claramente le molesta es lo radicalmente desproporcionado de las detenciones y encarcelamientos por mariguana entre las minorías. ‘Los chavos de clase media no son encerrados por fumar hierba, pero sí los chavos pobres. Los chavos afroamericanos y latinos tienen más probabilidades de ser pobres y de tener menos recursos y apoyos necesarios para evitar duras penas indebidas’. Pero dijo que ‘no deberíamos encerrar a chavos o usuarios individuales por largos periodos de tiempo en la cárcel cuando algunas gentes que están escribiendo esas leyes probablemente han hecho lo mismo’. En consecuencia dijo de la legalización de la mariguana en Colorado y en Washington ‘es importante que siga avanzando porque es importante para la sociedad el no tener una situación en la que una gran parte de la población en un momento u otro ha violado la ley y sólo unos pocos han sido sancionados’.

“Como es su costumbre, con agilidad argumentó hacia el otro lado. ‘Habiendo dicho todo esto, aquellos que argumentan que la legalización de la mariguana es una panacea y que resuelve todos estos problemas sociales creo que probablemente están exagerando el caso. Hay una gran cantidad de ‘pelos’ en esa política pública. Y el experimento que está ocurriendo en Colorado y Washington va a ser, creo, un desafío’. Señaló los argumentos de pendiente resbaladiza que podrían surgir. ‘También pienso que, cuando se trata de drogas más duras, el daño que se hace al usuario es profundo y los costos sociales son profundos. Y uno comienza a tener dificultades en temas de dónde pintar la raya. Si la mariguana es totalmente legalizada y en algún momento la gente dice, bueno, podemos llegar a una dosis negociada de cocaína que podamos demostrar que no es más dañina que el vodka, ¿estamos abiertos a eso? Si alguien dice, tenemos una dosis finamente calibrada de metanfetamina, algo que no va a matar o podrir tus dientes, ¿vamos a estar OK con eso?’”.

La postura de Obama está “evolucionando”. Qué bueno. Como muchos otros, se está dando cuenta de que la prohibición ha fracasado para resolver el problema del consumo y la adicción de las drogas. Que castiga más a los pobres en Estados Unidos. Lo que no dijo es que también ha castigado más a los países productores y exportadores, como México, que se han desangrado en una lucha estéril y estúpida. Ojalá que Peña Nieto, como Obama, lo comience a entender así y también “evolucione” en su postura.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red