¿Usted qué hace cuando el gobierno no funciona?

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 15/01/2014 01:55
¿Usted qué hace cuando  el gobierno no funciona?

Pues busca alternativas. Lo vemos todos los días. Cuando una familia tiene el dinero suficiente, envía a sus hijos a una escuela privada. ¿Por qué? Pues porque tienen la percepción que el nivel educativo en las públicas es deficiente. Lo mismo pasa con la salud. Si un paciente tiene los recursos, prefiere tratarse en instituciones privadas. ¿No llega agua potable? Pues a comprarla en pipas. ¿Y la seguridad? Cuando el gobierno no puede proveerla, la gente busca opciones. Los más ricos contratan guardias privados para cuidar sus viviendas. Algunos son escoltados por ejércitos de guardaespaldas que llevan armas supuestamente exclusivas de las Fuerzas Armadas. Todo porque el gobierno no funciona. Y es lo que está pasando en Michoacán: como no hay gobierno, algunas comunidades han buscado alternativas para resolver el tema de la seguridad.

Alguna vez escuché a José Manuel Mireles, líder de las autodefensas, contar la historia de lo que pasó en Tierra Caliente. Los Zetas llegaron a esta región michoacana. Se apoderaron de varios pueblos donde impusieron sus reglas. Extorsionaban, secuestraban, violaban y asesinaban. Los pobladores se quejaron, pero los gobiernos no hicieron nada. Entonces apareció La Familia Michoacana que prometió combatir a Los Zetas. Las comunidades los apoyaron. Eventualmente disminuyó la presencia de Los Zetas. Pero La Familia Michoacana, transformada en Caballeros Templarios, comenzaron a hacer exactamente lo mismo: extorsionar, secuestrar, violar y asesinar. Se convirtieron en los nuevos amos del crimen organizado.

Las comunidades otra vez quedaron desprotegidas. Mireles decía que su paciencia llegó a un límite el día que comentó con un ganadero de la región cómo había aumentado las violaciones a niñas por Los Templarios. “Unos criminales quisieron llevarse a su ahijada de 15 años, como no pudieron raptaron a la prima. El empresario le dijo que el cártel también intimidó a su hija y a las de otros ganaderos. Hicieron cuentas de cómo 25 mil habitantes del municipio podían enfrentar a 90 narcos bien armados que los tenían en jaque.” Así surgieron los grupos de autodefensa para combatir a Los Templarios.

Alejandro Sánchez, de La Razón, cuenta cómo Los Templarios hoy controlan Tierra Caliente. Cobran por todo: “A productores de limón, un peso por kilo vendido. A ganaderos, ocho pesos por kilo de res en pie. A carniceros, cinco pesos por kilo. A habitantes de la zona hasta 200 pesos al mes por cuarto construido. En días recientes Los Caballeros empezaban a medir lotes para cobrar por metro cuadrado: fue lo que hizo estallar a la gente para ponerles un hasta aquí”.

La guerra entre Templarios y autodefensas se debe a la ausencia del gobierno. Desde luego que se entiende la frustración de las comunidades por tratar de resolver la inseguridad. Pero me temo que se equivocan. La solución no son grupos de paramilitares. Ellos mismos ya vivieron cómo, una vez que Los Templarios expulsaron a Los Zetas, éstos se convirtieron en sus victimarios. Si los autodefensas ahora le ganan a Los Templarios, ¿no corren el riesgo de transformarse en los nuevos criminales que azoten a la población?

Ya lo estamos viendo. En La Jornada apareció una foto donde se ve cómo las autodefensas someten a policías municipales en Nueva Italia porque sospechan que son parte de Los Templarios. La foto dice que se trata de un “arresto” ciudadano. ¿Arresto ciudadano? ¿Se vale? ¿Y luego? ¿Qué van a hacer con estos policías? ¿Quién los va a juzgar? ¿Y si los matan?

Alejandro Sánchez de La Razón cuenta que, mientras platicaba con uno de los líderes de las autodefensas, conocido como Papá Pitufo, “dos mujeres jóvenes con un niño en brazos cada una se acercaron a buscarlo para decirle algo. Traían el rostro descompuesto y cuando estuvieron cerca una de ellas le dijo:  —¡Patrón, patrón! Sus hombres entraron a casa, nos golpearon, pusieron la casa de cabeza y se llevaron a mi marido. Por favor, devuélvanmelo, —suplicó y se echó a llorar.” La mujer aceptó que su esposo había sido soplón de Los Templarios, “pero que desde hace un tiempo ya se dedicaba a vender tamales”. Papá Pitufo “pidió por radio a sus células que le reportaran quién tenía al muchacho. El líder prometió entregarlo con vida, pero hasta el cierre de la edición no se sabía del chico de 26 años”.

Sánchez concluye que las autodefensas “son los que llevan la voz cantante del ritmo de la vida” en esas comunidades. Todo por culpa de un gobierno que simplemente no funciona.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red