Creíamos que el país se despedazaba, pero aquí seguimos

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 06/01/2014 00:00
Creíamos que el país se despedazaba, pero aquí seguimos

Se cumple el vigésimo aniversario de aquel peculiar 1994. Ese año se vivieron eventos transformadores para el futuro de México. En el ámbito económico, entró en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que hoy, 20 años después, alteró de manera significativa la economía nacional. Pasamos de un modelo de desarrollo basado en la sustitución de importaciones a uno exportador. Hoy, gracias al TLCAN, México es prácticamente la única potencia exportadora de América Latina.

Pero también en lo económico ese año comenzó una de las peores crisis de la historia contemporánea. Fue en diciembre cuando cambió el gobierno. El viejo chiste lo resume bien: “Zedillo le reclama a Salinas que le dejó la economía del país colgada de alfileres. Salinas le replica: ¿Y tú por qué se los quitaste?”. El mundo se nos vino encima: devaluación, inflación, altas tasas de interés, insolvencia, quiebra del sistema bancario y la peor pérdida en el valor de los activos mexicanos que se tenga memoria. A la postre esta crisis se resolvió gracias a un programa durísimo de ajuste fiscal y la ayuda del presidente Clinton para garantizar la deuda mexicana. Mucho aprendimos de aquella crisis. Yo diría que las dos lecciones principales es que el Estado mexicano no puede endeudarse mucho y que es un error mantener un tipo de cambio fijo o de banda como lo teníamos en épocas de Salinas.

En el ámbito político, el primero de enero de 1994 nos enteramos del levantamiento en armas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional comandado por Marcos. A balazos se agarraron los rebeldes con el Ejército Mexicano en Chiapas. Muertos, heridos y una sensación de que el “México bronco” estaba despertando. El gobierno de Salinas no supo cómo reaccionar al principio. Luego le dio prioridad a resolver este evento que contradecía la imagen de un país dirigiéndose hacia el Primer Mundo. Salinas nombró a Manuel Camacho como negociador. Los balazos se acabaron. Pronto el neo-zapatismo se convirtió en un asunto más mediático. Marcos se transformó en celebridad. Para apaciguar los ánimos, a partir de entonces se invirtieron miles de millones de pesos en Chiapas. Pero este evento sirvió, sobre todo, para que los priistas aceptaran abrir más el juego democrático. Gracias a él se hizo la Reforma Electoral más audaz y profunda de la historia contemporánea. Esto permitió que seis años después se diera la alternancia en el poder que paradójicamente ganó la derecha y no la izquierda.

En 1994 también vivimos un shock cuando nos enteramos que el candidato del PRI a la Presidencia, Luis Donaldo Colosio, había sido asesinado. Y es que el último magnicidio que había ocurrido en este país había sido en 1928 cuando mataron al presidente electo, Álvaro Obregón. Si bien Colosio era candidato, la realidad es que todo mundo esperaba que sería el próximo mandatario en la vieja tradición priista. El asesino, Mario Aburto, cimbró a toda la nación. El homicidio de Colosio fue para México lo que el de Kennedy para Estados Unidos.

Este evento le pegó durísimo a la imagen del presidente Salinas. Hoy todavía hay muchos que piensan que el asesinato de Colosio fue un complot fraguado desde Los Pinos. No existe evidencia al respecto y, de hecho, de ningún otro tipo de conspiración. Al parecer Aburto actuó solo. Pero la hipótesis del “asesino solitario” sólo la creen poquísimas personas.

Héctor Aguilar Camín ha argumentado que en 1994 se le dio permiso a la violencia. La rebelión zapatista alentó a personajes como Aburto. Luego, en septiembre, vino otro homicidio que conmocionó de nuevo al país: el de José Francisco Ruiz Massieu, uno de los hombres más cercanos a Zedillo, entonces Presidente electo, y quien sería el próximo secretario de Gobernación. El asesino fue Daniel Aguilar quien confesó que se trató de un complot urdido por varias personas lideradas por el ex diputado Manuel Muñoz quien desapareció. El asunto se complicó aún más cuando las autoridades involucraron a Raúl Salinas, hermano de Carlos, ambos ex cuñados de Ruiz Massieu. Mucha gente comenzó a percibir que Salinas, el Presidente que había prometido llevar a México hacia el Primer Mundo, en realidad era la cabeza de una familia al estilo de los Corleone.

1994 fue un año que cambió a México. Eventos de trascendencia que hicieron que nos desilusionáramos rápidamente de la promesa de un país moderno. No obstante, 20 años después aquí seguimos a pesar de que entonces pensamos que el país se nos caía a pedazos.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red