Telecomunicaciones: la batalla

COMPARTIR 
Laura Rojas 29/06/2014 01:45
Telecomunicaciones: la batalla

Se cuentan con los dedos las verdaderas encrucijadas ante las que puede encontrarse un parlamentario a lo largo de su vida profesional. Son esas decisiones las que lo conforman a uno como persona y como político. Hacer lo que uno cree que es lo correcto es a veces difícil, pero mucho más difícil es saber qué es lo correcto, sobre todo, cuando lo que hay que decidir es polémico y afecta grandes intereses como la Reforma secundaria en Telecomunicaciones que esta semana discutiremos en el Senado. En mi caso, saber qué es lo que debo hacer es mucho más sencillo si pongo en el centro de la decisión a mi hijo y en cómo lo afectarán a él, junto a millones de mexicanos, mis decisiones legislativas. Entonces todo se aclara.

En la sociedad del siglo XXI, la capacidad de comunicarnos define nuestra posibilidad de progreso. La telefonía, la televisión, el internet y la radio son medios por los cuales las personas acceden al mundo, dialogan, aprenden, hacen negocios y se divierten.

Desgraciadamente, en nuestro país, el sector de las telecomunicaciones está rezagado frente a otros países, incluso, del mismo nivel de desarrollo, y los costos están por encima de lo que pagan otros consumidores en el mundo. ¿Cuánto más tendrán que pagar las familias mexicanas los altos costos de internet? ¿Cuánto tiempo más sufrirán los usuarios de telefonía celular por llamadas que se cortan una y otra vez a media conversación? ¿Cuánto más seguiremos quejándonos por el cobro excesivo en nuestro recibo telefónico? Todo esto es consecuencia de empresas que monopolizan el mercado y nos imponen sus altos precios y sus malos servicios.

Por eso, el año pasado el Congreso aprobó una reforma constitucional que busca abrir la  competencia en el sector para que se oferten mejores servicios, haya más opciones en contenidos a costos más bajos y se brinde una mejor atención al usuario. En los próximos días, se aprobará la reforma reglamentaria de dicha reforma constitucional, de la cual depende su concreción en la realidad.

Uno de los debates clave versa sobre declarar a las empresas que brindan servicios en telecomunicaciones, agentes preponderantes por el sector al que pertenecen (radiodifusión y telecomunicaciones), o  por el tipo de servicio que brindan (telefonía fija, móvil, radio, internet, etcétera). La preponderancia es importante porque define el tamaño de la concentración que un agente económico tiene en un determinado mercado.

Esta diferencia es fundamental para que el órgano regulador (el que vigila que no haya monopolios) pueda determinar si una empresa es dominante en la prestación de un servicio y, por ende, se le tenga que limitar.

Los cabilderos de los grandes intereses de las telecomunicaciones buscan la preponderancia por sector, con lo cual evitarían ser regulados como concesionarios preponderantes. De esta forma, bloquearían la posibilidad de que nuevas empresas puedan competir efectivamente en los mercados, afectando a los usuarios, que seguiremos pagando las consecuencias de servicios caros y de mala calidad.

Otro tema de la mayor relevancia es el derecho de las audiencias. Si bien es importante que el Instituto Federal de Telecomunicaciones, como órgano autónomo, tenga facultades para incentivar la libre competencia, también lo es que las tenga para procurar que los contenidos mejoren. Mantener la regulación de contenidos en la Secretaría de Gobernación implica negarse a avanzar en la consolidación de nuestra democracia.

La batalla que viene esta semana será por concretar, sin ambigüedades, una reglamentación que privilegie el interés de la mayoría por encima del de las empresas. Mi voto está decidido por lo que creo que es lo correcto, es decir, la preponderancia por servicio, porque como en todas las demás reformas, lo que nos jugamos es la posibilidad de construir un México más justo y más próspero para los hijos de todas las familias de este país.

                *Politóloga. Senadora de la República.

                Twitter: @Laura_Rojas_

Comparte esta entrada

Comentarios