Los errores económicos de Peña Nieto

COMPARTIR 
Laura Rojas 02/03/2014 02:05
Los errores económicos de Peña Nieto

En esta semana, con diversos anuncios, el presidente Peña ha mostrado su preocupación por la marcha de la economía. Y no es para menos, la Reforma Fiscal que impulsó el Presidente a través del PRI y con el apoyo del PRD está frenando la economía y deteriorando la calidad de vida de los mexicanos.

Después de tres años de crecimiento promedio por arriba de 4%, 2013 terminó con un crecimiento raquítico de 1.1%, un porcentaje mucho menor a 3.5% que pronosticó el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a inicio de año. La creación de empleos quedó también muy por debajo de la meta gubernamental, menos de la mitad del millón de empleos que se requieren.

A pesar de los errores que el gobierno cometió en 2013, tales como el subejercicio del gasto durante el primer semestre y el anuncio precipitado de la nueva política de vivienda que frenó de golpe el sector de la construcción, el presidente Peña decidió imponer una reforma fiscal que, en vez de dinamizar la economía, la está frenando aún más.

Durante el debate que se dio el año pasado, el PAN insistió que antes de recaudar más, el gobierno debía mejorar la forma en cómo gasta el dinero. Dijimos, reiteradamente, que la mejor política social es la creación de empleos y que un aumento excesivo de impuestos dirigido a los contribuyentes cautivos y, específicamente, a las clases medias iba a mermar la capacidad de consumo de los mexicanos.

El presidente Peña insistió que su Reforma Fiscal era una reforma social, pero hoy los datos económicos desmienten su discurso. A causa de los nuevos impuestos, el aumento de la inflación de casi 4.5% está deteriorando el poder adquisitivo de los trabajadores; algunas frutas y verduras han incrementado su precio entre 25% y 200 por ciento. Aunado a ello, el aumento del desempleo en 4.81% durante enero hace válida la pregunta: ¿dónde quedó el beneficio social de la Reforma Fiscal que anunciaron el PRI y el PRD?

Aunque el Presidente no acepta su error de forma abierta, por lo menos sí lo hace implícitamente, al tener que anunciar un Acuerdo de Certidumbre Tributaria. Saben que los nuevos impuestos están frenando la inversión; tan sólo en el sector minero se habla de más de cien proyectos cancelados. Ahora el gobierno habla de no subir los impuestos hasta 2018, pero el daño ya está hecho. ¿No hubiera sido mejor un aumento de los impuestos gradual y realmente equitativo, en vez de hacerlo en un sólo golpe?

El Presidente se esfuerza en decir que la economía marchará mejor, pero es difícil convencer a los ciudadanos que ya resintieron en la primera quincena de enero el deterioro de su salario. Por ello, el índice de confianza del consumidor se desplomó en más de 15%, su peor caída en 11 años. Esto tiene varias implicaciones. Por un lado, los mexicanos gastarán menos, la economía se moverá de forma lenta y se crearán pocos empleos. Pero lo más grave es que millones de mexicanos en situación de pobreza y riesgo no verán oportunidades de una vida mejor. Se han perdido ya 15 meses desde que el PRI asumió nuevamente el poder.

Sumado a ello, se hace cada vez más presente la cultura del endeudamiento irresponsable que pone en riesgo el futuro. El gobierno federal decidió aumentar el déficit fiscal en 4.1% para cumplir promesas de campaña. Por su parte, los gobiernos estatales y municipales siguen la fiesta del dispendio y su deuda está cerca de los 500 mil millones de pesos. La población también ha echado mano de la deuda, pero ha disminuido su capacidad de pago y ello se ve reflejado en el aumento de la cartera vencida que ya superó los 102 mil millones, con un peligroso crecimiento anual de 46 por ciento.

El camino que queda para corregir el rumbo económico tiene tres prioridades. Por un lado, lograr que las reformas secundarias lleguen al fondo a pesar de las presiones de diversos actores que intentan mantener los monopolios y frenar la competitividad. Por otra parte, se requiere mejorar el gasto gubernamental en todos los niveles de gobierno frente a la creciente corrupción y la falta de rendición de cuentas. Por último, es necesario aumentar la productividad mejorando aspectos como la infraestructura, el Estado de derecho y la educación. En esta ruta el gobierno tiene a Acción Nacional como un aliado, que quiere construir de forma responsable el mejor futuro para México.

Al margen. La decisión del gobierno del presidente Vladimir Putin de usar al ejército ruso en la península de Crimea —en el contexto de la crisis en Ucrania—, ha generado una nueva tensión entre la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia. Muchos países han expresado su preocupación por una posible escalada del conflicto. Habrá que estar pendientes.

                *Politóloga. Senadora de la República.

                Twitter: @Laura_Rojas_

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red