Mi gran oportunidad

COMPARTIR 
La Critica 02/08/2014 00:00
Mi gran oportunidad

Por Adrían Ruiz Villanueva

Inspiracional y para muchos emotiva resulta ser una historia, más si está basada en el hecho real, de un sujeto capaz de vencer sus propios temores y probar que la vocación que escogió es la correcta. Tal fue el caso de Paul Potts, un vendedor de celulares con altibajos emocionales y cierto bullying, quien pese a los trastibillos de la vida cotidiana, acompañado de su talento, la suerte le sonrió en el famoso reality show Britain Got´s talent, en el que conmovió hasta las lágrimas con la interpretación de Nessun dorma, fragmento de una ópera Turandot, de Giacomo Puccini,cuyo significado obedece a “nadie se duerme” . Este es el tema puesto en la película, con la cual más de uno se puede identificar.

El director de El diablo viste a la moda, David Frankel, ejecuta una cinta de fórmula comprobada en el cual los gags fungen como catarsis en los momentos que pudiesen llegar a ser incómodos, el romance, la autoestima pisoteada, algunas rencillas familiares y la gente que intenta sabotear. El soundtrack aborda, además de obviamente ópera, otros ritmos que van desde el YMCA de Village People; Never Gonna give up, de Rick Astley o Taylor Swift con Sweeter than fiction, son algunos de los elementos que hacen que el filme funcione a varios niveles.

Una película a la que podría ser equiparable es Billy Elliot, los puntos pueden ser varios, en primera instancia de puede hacer gala al hecho de que  el alcanzar las metas es primordial, de igual modo un padre que se opone o no cree del todo en el sueño de su vástago, a su vez la maestra o madre que apoya y alienta el anhelo del protagonista. Irónicamente estos dos papeles, tanto en Billy como en Mi gran oportunidad, recaen en Julie Walters, quien con su característica picardía fluye natural y simpática en este filme.

La cinta no podría ser equiparable, en cuanto a biopics de cantantes refiere, a clásicos imborrables como Sweet dreams, La hija del minero, Johnny y June pasión y locura o Ray; en las que además de ser aderezadas por ritmos y canciones emblemáticas compuestos por los artistas originales en los que están basadas las películas, sus respectivos protagonistas fueron acompañados de nominaciones o premios de la Academia; sin embargo la tesitura, el vibrato y demás son idóneas para pasar un momento entretenido e incluso dar algunos indicios de quedar conmovido, con ciertas reservas.

Dirige:

  • David Frankel

Actúan:

  • James Corden
  • Julie Walters

Comparte esta entrada

Comentarios