3 DÍAS PARA MATAR

COMPARTIR 
La Crítica 10/05/2014 00:26
3 DÍAS PARA MATAR

Por Adrián Ruiz

Después de algunos ayeres Kevin Costner aún demuestra chispa y adrenalina para la acción, así queda asentado en la piel de Ethan Runner, un agente del servicio secreto, con ciertas rencillas hacia su hija adolescente, quien luego de un diagnóstico poco favorable decide resarcir afrentas con su “pequeña”, así como con su esposa, todo ello en París como marco primordial. Lo que parecería un final apacible se tornará en una última misión llena de persecuciones y misterios, encomendada por Vivi (Amber Heard), una agente inminentemente sexy ataviada en indumentarias pegadas que no dejan nada a la imaginación y quien funge como fantasía y tipo ideal de todo hombre en sus propias palabras. 

La premisa se ha visto hasta el cansancio en innumerables filmes, siendo protagonizadas por actores de mediana edad como Nicolas Cage o Liam Neeson, y aunque se torna extrañamente pasable, el filme adolece de incoherencias e incongruencias. Un guión escrito por Luc Besson, amo de la violencia, pero también del humor involuntario como ha quedado asentado en cintas como Bandidas o las entregas de El transportador, la cinta carece de motivaciones para atrapar a un villano, del que desconocemos mucho; a su vez la invasión de paracaidistas en el inmueble del protagonista, aún más risible resultará el efecto del vodka en la salud de un hombre en vísperas de su deceso.

Si hay algo que se agradece del filme son las imágenes de la ciudad luz, París, en la que sus calles, la carencia de policías de tránsito, al menos en la cinta, así como la memorable Torre Eiffel son los elementos visuales a destacar. La selección de canciones en un tono ecléctico se agradece. Los ritmos por los que se transitan oscilan entre The temper trap con el tema Sweet disposition, también incluido en 500 días con ella; el lado romántico se gesta con Make it with de Bread; o incluso un timbre de celular que nos evoca al éxito de Icona pop, I love it, el cual suena en los momentos más inesperados.

Netamente palomera es el resultado de este filme, en el que Costner se divide en una misión llena de persecuciones y violencia así como los deberes de un padre buscando redención, si es que quiere reestablecer vínculos con su hija adolescente (Hailee Steinfield), en las que una bicicleta púrpura y las dolencias de la pubertad harán de las suyas. Incluso en uno de estos momentos el ganador del Oscar emula una escena clásica del filme El guardaespaldas

 

Dirige: McG.

Actúan:

  • Kevin Costner.
  • Amber Heard.
  • Hailee Steinfield.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red